Ginebra 2019: Mercedes-AMG GT R Roadster

Todas las profundas modificaciones técnicas para conseguir el AMG GT más rápido ahora también se pueden adquirir con una carrocería descapotable. De momento, solo se tiene previsto producir 750 unidades.

Con respecto a otros AMG GT, bien sabemos que el V8 de cuatro litros con doble turbo entrega 585 caballos y 700 Nm entre 2,100 y 5,500 rpm, energía transmitida a las ruedas traseras a través de una transmisión de doble embrague con siete velocidades.

La aerodinámica activa, la construcción mixta de la estructura en aluminio, magnesio y fibra de carbono, así como la dirección que incide también en el eje posterior o una suspensión adaptable acondicionada para esta variante, son aspectos que no se alteraron. De hecho, las prestaciones oficiales son prácticamente las mismas: un 0 a 100 km/h en 3.6 segundos y una velocidad máxima que pasa de 318 a 317 km/h.

El techo retráctil de lona y el mecanismo para operarlo agregan 80 kilogramos al conjunto (1,630 a 1,710 kg), mientras la escasa cajuela (en este apartado se distingue el más deportivo AMG GT del más viajero SL, por ejemplo) pierde diez litros para quedar en 165 l. No se dice explícitamente si hubo algún cambio en la rigidez torsional al remover el techo fijo, aunque por el tipo de construcción es de esperarse que no haya sido el caso.

También como en el AMG GT R Coupé, de opción se ofrece un sistema de frenos carbono-cerámicos que además del compuesto en sí que los hace 15 kg más ligeros y más resistentes a la fatiga, aumenta el diámetro de los discos frontales de 390 a 402 mm.

No se sorprendan en lo más mínimo si más de una de esas 750 unidades llega a México.

Ahora lee: