General Motors Corea del Sur llega a un acuerdo con el sindicato

La unidad de General Motors en Corea del Sur desechó el plan que consideraba entrar en bancarrota tras llegar a un acuerdo con el sindicato respecto a pagos, bonos y beneficios.

El acuerdo representa una inyección de capital de aproximadamente 500 millones de dólares por parte del gobierno de Corea del Sur, dándole a General Motors la liquidez que necesitaban para afrontar los pagos a los proveedores y empleados.

Las concesiones realizadas por el sindicato de trabajadores de Corea del Sur deberán presionar a otros sindicatos para que lleven a cabo estrategias similares, puesto que la industria automotriz en Corea del Sur se enfrenta a la problemática de altos sueldos y baja demanda de mercados como el de Estados Unidos.

“A través del acuerdo, General Motores Corea del Sur será una compañía de manufactura competitiva,” dijo Kaher Kazem, director ejecutivo de General Motors Corea en una declaración oficial.

General Motors impactó a todo Corea del Sur cuando en febrero presentó su plan de reestructuración para la unidad de negocio de aquel país, que se encontraba perdiendo dinero. Se incluyó la clausura de una de las cuatro plantas de producción en aquel país y el despido voluntario de 2,600 empleados.

La empresa había solicitado concesiones del sindicato y fondos del gobierno para salvar a las tres factorías restantes.

El consejo de General Motors en Corea del Sur retrasó la decisión para entrar en bancarrota hasta el día de hoy, después de que la armadora fallara en su intento por llegar a un acuerdo con el sindicato el viernes pasado.

Hay que recordar que actualmente, General Motors Corea del Sur es la subsidiaria que provee a México y a todo el continente de uno de los vehículos mejor vendidos de la firma, el Spark NG, que tendrá una actualización en unos meses.