Fusión FCA y Grupo Renault: las claves para que ambos salgan beneficiados

FCA y Grupo Renault podrían llegar a un acuerdo en las próximas horas para fusionarse y estas son las posibles claves.

La fusión entre FCA y Renault contempla un intercambio de acciones 50/50, es decir, en partes iguales, y podría convertirse en el tercer fabricante de autos a nivel mundial con 9 millones de unidades anuales, solo por debajo de las poco más de 10 millones que comercializan Toyota y el Grupo Volkswagen.

No todo es volúmen, porque para sobrevivir deberán ser muy inteligentes para utilizar todos sus recursos en la forma más eficiente, sin que puedan traslaparse.

Las marcas son, en gran medida, complementarias. FCA es fuerte en Norteamérica y con la producción de SUVs y pickups, mientras que Renault domina el mercado europeo y tiene tecnologías de electrificación. Ambas son débiles en China, el mercado más importante del mundo, pero podrían trabajar en equipo para hacer una incursión definitiva, compartiendo costos.

Eléctricos y autónomos

El cambio hacia la movilidad autónoma y eléctrica no será barata para nadie y la realidad es que con una fusión podrían compartir los costos, para desarrollar una sola tecnología que fuera útil para ambas marcas.

De momento, FCA está muy por detrás de su competencia en el desarrollo de tecnologías para autos eléctricos mientras que Renault ya cuenta con una serie de motores electrificados, desde microhibridación hasta eléctricos de cero emisiones. De esta forma, FCA podría acceder a esas tecnologías para ser competitiva, mucho que si las diseñan por cuenta propia y con un costo más bajo.

Producción en Norteamérica

Si hay un área en la FCA podría serle de mucha ayuda a Renault es precisamente con la producción en nuestro continente. FCA tiene plantas en Toluca y Coahuila, mientras que Renault solamente ha podido acceder a la de Nissan en Cuernavaca para producir la Alaskan, exclusiva para el mercado sudamericano.

Renault podría producir en México para el mercado local en lugar de tener que importar desde Brasil, Colombia y Corea del Sur, para luego pensar en una incursión al mercado estadounidense en el que todavía no participa.

Producto

En el continente europeo los autos compactos y subcompactos siguen siendo de vital de importancia, y FIAT no cuenta con una gama competitiva. La marca italiana no tiene un subcompacto que en el viejo continente que pueda competir contra el Ford Fiesta, Volkswagen Polo, Peugeot 208 o SEAT Ibiza, entre otros, y podrían aprovechar al nuevo Clío V para ello.

Por otro lado, el FIAT Tipo, Dodge Neon para nosotros, no parece estar a la altura de lo que pueden ofrecer el Ford Focus, Volkswagen Golf, Peugeot 308, Honda Civic o Toyota Corolla, y una variante del Renault Megane para FIAT podría hacer maravillas por ellos. Después de todo, a PSA le ha funcionado con la adquisición de Opel.

Por otro lado, si Renault pensara incursionar en el mercado estadounidense, como ya ha anunciado Peugeot que lo hará, tendrían un socio comercial con una presencia sólida en aquel país y con producto que puede ser interesante para la firma gala. Imaginemos que Renault intentará comercializar en Estados Unidos los autos que vende en Europa y nada tiene sentido, pero con plataforma como la del Jeep Wrangler, Ram 1500, Dodge Charger o Chrysler Pacifica, Renault podría convertirse muy rápidamente en un participante a tomar en cuenta en el Canadá y Estados Unidos.

Compartiendo capacidad

FCA tiene años persiguiendo una fusión como estas y una de las principales razones era para poder compartir volumen y echar mano de las economías de escala.

Imaginemos por un instante que FIAT tiene una planta en Italia que no se encuentra trabajando a tope porque simplemente no hay demanda que lo justifique, y que Renault tiene un Francia que se encuentra en las mismas circunstancias.

Podrían entonces cerrar o vender una de esas dos plantas para trasladar la operación a la otra, y así tener una operación más esbelta y robusta, reduciendo costos.

Se estima que se podrían ahorrar alrededor de 5 millones de euros al año solo por compartir los costos de compra, investigación y otras operaciones.

¿Huyendo de Nissan?

Según los reportes, la relación dentro de la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi ha sido tensa desde que Carlos Ghosn fue arrestado en Japón el año pasado. Ghosn quería unificar a la alianza para alcanzar una fusión pero la parte japonesa buscaba más autonomía. De esta forma, podría ser que Renault quiera separarse de Nissan de forma definitiva y que FCA sea el socio que buscaban.

Ahora lee