Foto espía: Volkswagen T-Roc Cabrio enseña su techo de lona

El sucesor espiritual del Volkswagen Golf Cabrio fue confirmado hace unos meses, y ya recorre kilómetros en Nürburgring.

La firma alemana ya había confirmado los planes de producción de un crossover convertible basado en el nuevo T-Roc después de la cancelación del Golf Cabrio, y aquí están las primeras imágenes antes de su debut el próximo verano.

La producción del nuevo modelo arrancará en 2020, y aunque sabemos que las versiones regulares del T-Roc no formarán parte de la oferta para compra de autos en México, en este caso podría ser diferente por tratarse de un modelo de especialidad, similar al Golf R.

Es la segunda aplicación de la plataforma MQB con un auto descapotable, después del Audi A3 Cabrio, y aunque el camuflaje cubre todos los detalles clave del diseño, podemos esperar un aspecto similar al del concepto T-Cross Breeze presentado en Ginebra hace casi 3 años.

Volkswagen invertirá 80 millones de euros en la planta de Osnabrück, que actualmente produce a las versiones europeas del Tiguan y al Porsche Cayman, para la nueva T-Roc Cabrio, de la cual se fabricarán 20,000 unidades por año.

“Volkswagen se encuentra evolucionando en una marca de SUVs. Con la versión Cabriolet, se agregará un modelo altamente emocional a la gama,” declaró del Dr. Diess, CEO de Grupo Volkswagen.

Las versiones convencionales de T-Roc se fabrican en la planta portuguesa de Setúbal, donde solía hacerse el Scirocco y en donde además, se hacen los SEAT Alhambra y Volkswagen Sharan.

Mecánicamente, esperamos motores diésel y gasolina turbocargados de entre 115 y 190 caballos, aunque de llegar a nuestro país, seguramente tendríamos una versión única con motor intermedio, y el precio no será bajo, pero se convertiría en un modelo deseado por los coleccionistas y entusiastas de la marca.

Ahora lee

>> Primer contacto: Volkswagen T-Roc 2018, el GTI de las SUVs está de vuelta

>> Análisis: Estas son todas las SUVs que tendrá Volkswagen

>> Volkswagen T-Roc Cabriolet; evolución necesaria, aunque no prioritaria

>> A prueba: Audi Q2 2018 lo mejor de un hatchback y un crossover