Foto Espía: Mercedes-Benz prepara mejoras sustanciales para el Clase G

A pesar de los constantes -y aparentemente falsos- rumores sobre su desaparición, el Mercedes-Benz Clase G estaría a punto de recibir cambios significativos, seguramente para 2018, en vísperas de su 40 aniversario.

Las líneas cuadradas y la icónica silueta que evocan al vehículo de enfoque militar de finales de los setentas permanecen prácticamente intactas, pero si habrá mejoras debajo, haciendo al nuevo auto más capaz, ligero y cómodo que el actual.

En las más recientes fotos espía, en donde encontramos a un Clase G con espeso camuflaje mientras hacía pruebas tempranas de desarrollo en algún lugar cerca de los Alpes suizos, apreciamos que la nueva camioneta será considerablemente más ancha (hasta 10 centímetros) y gracias al uso de metales ligeros de alta resistencia, podría perder 200 kilogramos de peso en pro del desempeño, maniobrabilidad y consumos de combustible.

Los rumores apuntan a que la suspensión delantera recibirá un nuevo esquema independiente para mejorar la calidad de marcha y hacerla más útil dentro del pavimento mientras que el eje trasero seguirá usando un eje rígido con resortes helicoidales. La altura respecto al suelo seguirá intacta para mantener sus ya legendarias capacidades fuera del pavimento.

Se ha especulado también en que esta nueva iteración del Clase G podría usar trenes motrices híbridos y aun si esto resulta ser cierto, no abandonará del todo los motores de combustión tradicionales y conocidos. Las versiones de entrada, denominadas G400, llevarían el bloque V6 biturbo con más de 380hp mientras que las G500 tendrán bajo el cofre el V8 biturbo de 4.0 litros con alrededor de 450 caballos. Las variantes preparadas por Mercedes-AMG en Affalterbach recurrirían al mismo V8 de 5.5 litros que llevan actualmente, potenciado hasta los 600 equinos y, con menos masa, podrían acelerar de 0 a 100 kilómetros por hora en menos de 5 segundos.

Es razonable y hasta cierto punto lógico que, dado el claro enfoque de todoterreno, la potencia iría en todos los casos a las cuatro ruedas a través de un complejo, pero muy efectivo sistema de tracción integral con diferenciales bloqueables independientes delante, en medio y atrás. Se usarían, dependiendo del motor, cajas automáticas de 7 o 9 escalones.

Información e imágenes cortesía de Motoring.com.au