Ford Performance: Focus RS y Shelby GT350, más de 850 HP en circuito

La marca fundada por Henry Ford y su división de vehículos deportivos Ford Performance, nos invitaron a experimentar el desempeño en circuito de dos de sus piezas automotrices más enérgicas. Tuvimos casi 900 caballos en nuestras manos y diferentes ejercicios en pista que pusieron a prueba nuestras capacidades detrás del volante.

El apartado Ford Performance se encarga de trasladar toda esa herencia y conocimiento que la marca ha ganado en el mundo de la competición a productos homologados para circular en la calle. Después del venidero y exclusivo Ford GT, el Shelby GT350 y el Focus RS son los responsables de transmitir toda esa pasión por el mundo de las carreras a los clientes del óvalo azul.

Gracias a nuestra prueba de una semana, ya conocemos a fondo las características del venenoso GT350. Recordemos que echa mano del propulsor atmosférico más potente en la historia de Ford. Hablamos de un V8 de 5.2 litros con 526 HP que puede subir hasta los 8,500 rpm gracias a la incorporación de un cigüeñal plano proveniente del mundo de la competición. La caja de velocidades sigue la esencia de los deportivos de hace una década y se gestiona manualmente con seis cambios al frente más el engrane de reversa. Este Shelby es, para nosotros, un deportivo en peligro de extinción que rema contracorriente en un mundo donde la sobrealimentación, la electrónica y las cajas automatizadas son una constante. Llevarlo fuerte en pista y escuchar el rugido de todos esos equinos es único.

Guardando el debido respeto que merece el Shelby, el equipo de Autología llegó a la pista con el firme propósito de sentir el desempeño del nuevo representante de la familia RS de Ford. Y es que desde su presentación oficial, no habíamos podido ponerle las manos encima.

Todo lo que habíamos escuchado y leído es verdad. El Focus RS es el mejor deportivo de nueva factura que puedes comprar en el rango de los 600 mil pesos. Tiene todo lo que un verdadero amante del desempeño puede pedir, de hecho, su construcción está pensada para aquellos que no sólo gustan de la velocidad, sino que también conocen sobre técnicas de manejo, sueñan con conducir en las pistas más icónicas alrededor del mundo y saben diferenciar entre un AC Cobra original y una réplica.

¿Un Focus RS es mejor que un BMW M2?

Son 350 caballos provenientes de un L4 2.3 litros EcoBoost, tracción integral con programas de manejo, caja manual de seis escalones y un esquema de suspensiones que puede ser regulado en dureza para obtener el máximo desempeño posible. Insistimos, el Focus RS de tercera generación es para aquellos que son realmente apasionados por el mundo motor.

Ford Performance ya cocina un Focus RS más radical

Gracias a Ford Performance y a Ford de México pudimos evaluar en circuito a dos de las mejores propuestas deportivas que existen actualmente en el mercado mexicano. Entregan sensaciones únicas que sólo se pueden experimentar cuando las manos tocan el volante y los pies accionan los pedales de aceleración y freno.