Ford Fiesta se renueva, pero no lo veremos en México

Las fotos espía que mostramos hace unas semanas lo confirmaban, el Ford Fiesta de actual generación tendría un rediseño de carácter estético ante la noticia de la nueva generación, presentada en Europa el año pasado, no se vendería en el continente americano. Este nuevo auto será exclusivo para Sudamérica, fabricado en Brasil, país desde donde Ford no exporta autos a México desde hace algunos años eligiendo a India como el lugar de origen de sus autos de entrada.

El cambio más importante está en el frontal, que incorpora una parrilla de nueva hechura terminada en color negro o con detalles cromados en función de la versión elegida. Los faros mantienen la misma silueta, pero añaden proyector y LED como opción en versiones tope de gama. El trasero se mantiene, aunque agrega tecnología LED en las calaveras y algunos detalles en color negro brillante, también exclusivos para las versiones tope de gama.

Por dentro, el cambio es más profundo y coincide con lo visto en la nueva EcoSport, ya que la pantalla central de coloca en posición flotante que puede equipar cámara de visión posterior, sistema de navegción y Sync 3 con interfaces para Android y Apple.

Mecanicamente se mantiene el bloque de 1.6 litros con 120 caballos de fuerza acoplado a cajas manuales de 5 relaciones o las automáticas de doble embrague de 6 cambios. Es interesante porque a pesar de su edad, el Fiesta es un auto que sigue siendo competitivo en México, equipando dos bolsas de aire en todas las versiones, aunque las 6 llegan desde versiones SE intermedias con control electrónico de estabilidad, cosa que 6 años después de su lanzamiento en México siguen siendo complicadas de encontrar en ese segmento, solo las tienen Kia Rio y Hyundai Accent en versiones tope.

En Brasil se fabrica el propulsor EcoBoost de 1.0 litros con 125 caballos de fuerza y 148lb-pie de par, parece que con solo añadir este propulsor, aun sin una plataforma nueva, tendríamos en México un producto que podría posicionarse cerca de la cima del segmento por terminados, seguridad, eficiencia y dinámicas de manejo.

El auto que se vende en México se ensambla en Cuautitlán, Estado de México desde el 2010, y todo apunta a que la producción cesará en el transcurso de 2018 para dar lugar a EcoSport o C-Max, y entonces Figo se quedaría como el único auto de entrada para Ford en nuestro país.