Ford Escape 2017 desembarca en México con la cima de su segmento entre cejas

Hace exactamente un año, conocíamos en el Salón de Los Ángeles 2015 al rediseño de media vida del Ford Escape y ahora, finalmente, la tenemos de forma oficial en México. No es una generación completamente nueva y comparte varios de sus componentes con el modelo anterior, pero hay un cambio que resulta especialmente relevante y que también justifica el retraso que tuvo para llegar a tierras mexicanas: todos los Ford Escape que se comercialicen en México a partir de 2017 vendrán de Europa, específicamente, de la planta que la firma del ovalo tiene en Almusafes en Valencia, España. Anteriormente teníamos una mezcla en donde solo las versiones topes de la gama venían de Europa y las más económicas se hacían en Louisville, Kentucky para nuestro país.

No hemos tenido oportunidad de ponernos tras el volante del nuevo auto -y lo haremos en breve-, pero si podemos confirmar que, por ser de especificación europea, el nuevo Escape tendrá una puesta a punto distinta en suspensiones, con modales característicos de los autos del viejo continente que creemos resultan más afines a las calles en nuestro país. Por ejemplo, la suspensión deberá ser ligeramente más rígida y, sin ser incomoda, resultará más estable que la configuración estadounidense en las carreteras y autopistas sinuosas que abundan en nuestro país.

El rediseño exterior consiste en un frontal que, con el refresco, es más audaz que el anterior y gana carácter, podemos decir que resulta más cercano a las SUVs más grandes de la marca que a los autos compactos. Ahora, el diseño es más similar al de un Edge pequeño que al de un Focus más alto y tratándose de una camioneta utilitaria eso se agradece. La parte trasera también se percibe más agresiva con unas calaveras de doble tono y nueva manufactura.

Por dentro, es más una evolución que una revolución y a nuestro juicio recibe lo necesario, el modelo anterior no mostraba el paso de los años y es por eso que tampoco necesitó grandes cambios para seguir estando fresca y al día. El volante es ahora de tres radios en lugar del anterior de cuatro, idéntico al de la gama Focus. Los materiales y ensambles son uno de sus puntos más fuertes y colocan a este nuevo producto de Ford muy cerca de la cima del segmento en el que participa, emparejada con Mazda CX-5.

Bajo el cofre no hay cambios notables, seguirá estando impulsada por el bloque de 2.5 litros y 4 cilindros o, como opción en versiones Trend Advance y Titanium, el EcoBoost de 2.0 litros que gana 5hp y 5 lb-ft para alcanzar los 245 caballos y 275lb-ft de par, este tren motriz lo convierte en el más potente dentro de su segmento. Aunque no hay quejas con el motor base, hubiéramos querido ver al más eficiente EcoBoost de 1.5 litros que, por ser turbocargado, resulta ideal para moverla con la altitud de muchas de nuestras ciudades. Debemos recordar que muchas de sus rivales se renovarán totalmente en 2017, Honda CR-V y Chevrolet Equinox tendrán mecánicas de este tipo cuando las nuevas generaciones hagan su debut en los próximos meses.

Un atributo que muchos de sus rivales ofrecen como opción y que nos extraña no encontrar en Escape es el sistema de tracción integral, Mazda CX-5, Kia Sportage y Toyota Rav4 si lo incorporan en sus versiones más costosas. Creemos por ser un nicho de bajo volumen Ford prefirió no entrar y apostar en su lugar por las versiones de alto volumen.

Otra de las particularidades que resaltan de este nuevo auto es el completo equipamiento con el que se ofrece desde sus versiones de entrada, todas las versiones están equipadas con luces de conducción diurna con LED y calaveras con la misma tecnología, paletas de cambio tras el volante, sistema SYNC con Bluetooth para manos libres, volante forrado en piel, freno de mano electrónico y climatizador electrónico de doble zona y las versiones S Plus agregan SYNC 3 con interfaces Android Auto y Apple CarPlay y sistema de audio Premium de 9 altavoces firmado por Sony. Las versiones topes de la gama añaden rines de aluminio de 18 pulgadas, faros de alta intensidad, retrovisores abatibles eléctricamente y, con el motor EcoBoost, sistema Start-Stop. Agradezcamos a los europeos.

Actualmente, Escape es competitiva en precio y comienza justo por debajo de los 350,000 pesos y se va en versiones tope hasta los 450,000. No se han anunciado los precios oficiales de esta nueva oferta, ello sucederá durante el mes de noviembre cuando comience oficialmente su comercialización en México, pero si no se despegan demasiado de los precios actuales, el nuevo Escape bien podría convertirse en una de las mejores compras en esta categoría, a la espera de ver como se posicionan sus también renovadas rivales de Mazda, Chevrolet, Honda, Jeep y Volkswagen.

Precios estimados:

$365,000-$465,000

Motores:

L4 2.5L; 168hp @6,000rpm y 168lb-ft @4,500rpm

L4 2.0L turbocargado; 245hp @5,500rpm y 275lb-ft @3,000rpm

Transmisión:

Automática SelectShift; 6 velocidades

Volumen en cajuela:

963L

Consumo mixto estimado:

13.8km/L