Esto dijeron los CEOs de Ford, General Motors y FCA tras su reunión con Trump

Hace unas horas hubo, en los Estados Unidos, una junta entre el nuevo presidente de los Estados Unidos y los tres directivos de las marcas norteamericanas, Sergio Marchionne de FIAT-Chrysler Automobiles, Mark Field de Ford Motor Company y Mary Barra por parte de General Motors Corporation.

Tras meses de especulación, era sabido que las marcas no iban a dejar pasar mucho tiempo para llevar a cabo esta junta que resulta de suma importancia para el futuro de la industria automotriz en México. Antes de que comenzara la reunión, Trump declaró vía Twitter lo siguiente: “¡Quiero que nuevas plantas se construyan aquí [en los Estados Unidos] para los autos que se venden aquí!”

En una declaración oficial tras la junta, Mary Barra dijo que la reunión fue “constructiva y de gran alcance” y que “estuvo enfocada [la reunión] en políticas que apoyen a una economía y a una industria fuerte y competitiva”.

Marchionne, por su parte, dijo “aprecio el enfoque del Presidente de hacer de los Estados Unidos un gran lugar para hacer negocios. Esperamos trabajar con el Presidente Trump y con los miembros del Congreso para fortalecer la manufactura estadounidense”.

Finalmente, Mark Fields, CEO de Ford Motor Company, declaró a los reporteros tras la reunión que está dispuesto a trabajar en conjunro con el Presidente y su administración en políticas fiscales, de regulación y de comercio para crear un renacimiento de la manufactura estadounidense. Finalmente, terminó apoyando la salida de los Estados Unidos del TPP o Alianza Trans-Pacifico. “Hemos dicho en repetidas ocasiones que la madre de todas las barreras de comercio es la manipulación de las monedas y el TPP fallaba con eso, apreciamos el coraje con el que el presidente [Trump] se alejó de un mal acuerdo de comercio.”

Es interesante mencionar que no se dijo absolutamente nada del TLCAN tras la reunión, creemos que eso es una buena noticia para la industria manufacturera en México, el acuerdo es favorable para nuestro país en las condiciones actuales por lo que la no modificación del mismo, incluyendo el tan mencionado impuesto a los autos mexicanos del 35%, es una excelente noticia. Es probable que más adelante, Trump pueda reunirse también con los directivos de las marcas coreanas, japonesas y alemanas que han invertido en México, pero que también han invertido en los Estados Unidos y que producen una gran cantidad de autos en nuestro vecino país del norte para consumo local y para exportación.