Esta es la clave para incrementar la producción del Tesla Model 3, pero se encuentra a miles de kilómetros de la planta de Tesla en Estados Unidos

Para nadie es un secreto que los retrasos en la producción del Model 3 con los llamados cuellos de botella en la línea de ensamble de baterías. De hecho, la marca culpa a estos retrasos por los malos resultados financieros obtenidos en el 2017, con casi 2,000 millones de dólares de pérdida neta para la firma californiana.

Bien, Tesla ya tiene la clave que la ayudará a alcanzar los objetivos de producción impuestos desde el año pasado, solucionando los cuellos de botella en el montaje de baterías para incrementar el ritmo de producción y así poder entregar todos los autos que ya vendió.

El problema es que la llave se encuentra del otro lado del Océano Atlántico, en Alemania, a miles de kilómetros de la planta de ensamble de Tesla en Nevada, Estados Unidos, donde más útil le seria a Tesla en este momento.

Tesla construyó y desarrolló un módulo de instalación automatizado para las baterías que deberá impulsar los números de producción del pequeño sedán eléctrico. El problema es que este módulo debe ser desensamblado y enviado a Nevada, para que entonces pueda volverse a ensamblar y ponerse en marcha dentro del complejo de producción.

“Tiene que desensamblarse, traerse a la gigafactoría y luego re ensamblarse para ser puesto en operación,” declaró Elon Musk en una conferencia hace unos días. “No es cuestión de si funcionará o no. Es solo cuestión de logística.”

El problema es que Tesla les dijo a sus inversionistas que espera duplicar la producción del Model 3 para finales del mes en curso. Para no volver a quedarse corta en sus objetivos, tienen solo unos días para que su módulo haga la travesía por el Atlántico.

Cuando eso suceda, entonces comenzaremos a ver más Model 3 en las calles de nuestro país, aunque de momento las entregas en territorio mexicano están presupuestadas para comienzos del 2019, en poco menos de un año.