Especial Día de Muertos: 5 tecnologías en los autos que han desaparecido (o están por hacerlo)

La tecnología avanza a pasos agigantados y la industria automotriz no es ajena a ello, por eso en estas fechas tan representativas para nuestra cultura, hacemos un recuento de las tecnologías que han sido muy importantes en el desarrollo del automóvil, pero que hoy día son obsoletas o están cerca de serlo dando paso a la evolución que ellos mismos generaron.

Carburador: su objetivo era generar la mezcla de aire y combustible. Funcionaba basándose en el efecto Venturi, un fenómeno que permite generar una succión de aire o en este caso combustible para llevarlo a los cilindros.

Funciona de manera mecánica, con la depresión que generan los pistones en su carrera de bajada y es el encargado de hacer la mezcla ideal para la combustión. Fue común desde los inicios de los primeros motores combustión, aunque hoy en día ha sido ampliamente reemplazado por la inyección de combustible, sobre todo en la industria automotriz.

Frenos de tambor: si bien todavía los encontramos en varios modelos, su aplicación se debe a factores de precio y no de efectividad. Sus inicios se remontan a principios del 1900 y no fue sino hasta mediados del siglo, por ahí de 1950, que Jaguar empleo los frenos de disco en las competencias, ganando incluso Le Mans gracias a la efectividad de estos; los de tambor se caracterizan por perder efectividad ante la exigencia o incluso el agua. Los frenos de tambor fueron reemplazándose poco a poco en los ejes delanteros entre las décadas de 1960 y 1970; hoy en día la enorme mayoría de los autos los equipan, salvo en mercados emergentes, como el nuestro.

Faros de halógeno. Si bien no han desaparecido del todo, están condenadas a morir, pues comparadas con las luces de xenón o Led, su durabilidad y efectividad son muy inferiores. En los 70 los faros de halógeno significaron una revolución, hoy en día los de halógeno han evolucionado hacia sistemas de proyección elipsoidales que les permite dirigir con mayor efectividad el haz de luz; también agregan los más evolucionados variación de la altura para evitar deslumbramientos, sin embargo, por alcance, intensidad y vida útil, se quedan muy detrás de los anteriores.

De hecho, los de Xenón puede que tengan también la vida contada pues su efectividad en términos de rapidez y manipulación es complicada (algunos fabricantes tienen que recurrir a sistemas de tri xenón) y comienzan se reemplazados por los ledes en los proyectos futuros de las marcas.

Los led por ejemplo emiten una luz con una intensidad de 5,500 grados Kelvin, equiparable a la luz del sol, además de un bajo consumo energético.

Dirección hidráulica. Significó una revolución para los autos, aliviando la fuerza del movimiento de las ruedas. Al inicio, las direcciones asistidas fueron las de al vacío junto con las hidráulicas, pero estas últimas prevalecieron por su efectividad, pues funcionaban mediante una bomba hidráulica conectada al motor a través de una correa.

La dirección con asistencia electro hidráulica se ha vuelto mucho más popular pues reemplaza la correa por un motor eléctrico para generar el nivel de asistencia de la bomba hidráulica, reduciendo espacio y consumo de combustible pues no agrega esfuerzo al motor del auto. Al final, la eléctrica depende únicamente de un motor eléctrico para generar la asistencia, lo que reduce espacio, peso y es mñás efectiva en la variación de la asistencia. Las primeras solían ser poco comunicativas pero poco a poco ofrecen mejor sensación y respuesta, sobre todo para quienes gusten de un manejo menos anestesiado. Y éstas también tiene los días contados. La evolución parece dirigirse hacia sistemas de dirección wireless es decir, sin conexión mecánica entre las ruedas y las llantas, sólo mediante impulsos eléctricos.

Sistemas de sonido. Atrás quedaron los años en que lo primero que se hacía saliendo de la agencia, era correr a ponerle al auto un equipo de sonido decente. Los tiempos de permanencia en el auto, junto con la evolución de la conectividad a través de dispositivos móviles (primero iPod, luego Smartphone), obligo a las marcas a poner mayor cuidado en equipos de sonido decentes, con conectividad primero de entradas auxiliares y hoy en día a plena interacción con la tecnología móvil; además es ya un recurso de venta y de valor tecnológico del propio automóvil.