El Tesla Model 3 es criticado fuertemente por un analista de Wall Street

Tesla lanzó a su primer producto realmente accesible hace unos meses en los Estados Unidos, y aunque los retrasos en la producción han ocasionado que la mayoría de los clientes que hicieron un depósito para apartar sus autos no vayan a recibirlos sino hasta el primer semestre de 2018, las críticas de los medios estadounidenses eran buenas, hasta el momento.

Autoblog nos cuenta que la marca invitó a inversionistas institucionales a una prueba de manejo en un evento a puertas cerradas en el concesionario de Brooklyn. Muchas de las reseñas fueron favorables, pero uno de los analistas fue más critico con el nuevo auto eléctrico.

Toni Sacconaghi, un analista para la firma Bernstein escribió que “los terminados en los dos autos que vimos – no de forma sorprendente – eran relativamente pobres.” Sacconaghi dijo haber encontrado malos enraces en el techo de vidrio, paneles de la carrocería, bordes de hule alrededor de las ventanas y costuras en el techo del auto.

“Nuestra inspección reveló extensos defectos en los terminados. Los representantes de Tesla reconocieron algunos de los problemas, pero mencionaron que creían que el Model 3 ya está muy por delante de lo que estaban los Model X y Model S en ese punto de la producción,”

“Creemos que las declaraciones son creibles, no podemos dejar de notar que muy probablemente Tesla eligió comprtir con nosotros las unidades mejor ensambladas y de mejor calidad, por lo que los problemas en otros autos podrían ser todavía más marcados.”

Tesla afronta problemas con la capacidad de producción del Model 3 y hace unas semanas anunciaron oficialmente que retrasarían los objetivos de producción una vez más hasta el primer trimestre de 2018, cuando en teoría finalmente comenzarán a fabricar los 5,000 autos semanales, ritmo que debía estar listo para este mes de diciembre. Hasta ahora solamente han producido 260 unidades debido a cuellos de botella en el proceso de ensamble de baterías.

Las invitaciones para la prueba de manejo fueron enviadas a clientes prospecto. Los conductores estuvieron acompañados por representantes de Tesla en todo momento y se les prohibió tomar fotos o videos durante la prueba.

Hay otra cosa que potencialmente le preocupa a Sacconaghi, “la mala calidad general podría quebrantar a la marca y abrumar a su red de servicio.” También da argumentos válidos sobre porqué piensa que el Model 3 podría afectar negativamente a las ventas del Model S, porque la variante de largo alcance del Model 3 es 30,000 dólares más económica y tiene una autonomía mayor.

Encima de todo esto, Tesla acaba de presentar su nuevo Semi Truck para grandes negocios y sorprendió con el teórico sucesor de su primer auto, el Tesla Roadster, que presume de números de aceleración y velocidad máxima impresionantes. Parece difícil de creer que Tesla pueda producir autos con tales especificaciones cuando no han logrado ensamblar de forma eficiente un modelo más económico y mucho menos complejo en su proceso como es el Model 3.

Aparte, Tesla ha estado perdiendo grandes cantidades de dinero en sus últimos ejercicios y parece que tanto el Semi Truck como el Roadster podrían terminar siendo distractores de lo que es realmente importante, el Model 3, que también es el producto que traerá rentabilidad a la marca. O tal vez es un distractor para el entorno, porque es claro que a pesar de las apariencias, Tesla no atraviesa por un gran momento.