El radical interior del nuevo Mercedes-Benz Clase A

Un nuevo cuadro de instrumentos digital destaca en el paquete interior de la cuarta generación del Clase A. La cuarta generación será moldeada con cuidado para resolver algunos de los inconvenientes que tiene su predecesor, con pasos enormes hacia adelante en las áreas de confort, espacio y capacidad de cajuela, introduciendo también una serie de nuevas tecnologías.

Estrenará un nuevo servicio que actúa como conserje, además de tener realidad aumentada y disminuyendo la intrusión del tablero en la cabina con el fin de optimizar el espacio. La mejora más notable de espacio viene con la reingeniería del chasis que estaba comprometida por la necesidad de acoplarse a los autos pequeños de Chrysler. Aunque el divorcio de Daimler Chrysler significó que las versiones de Chrysler nunca se fabricaron, los autos de Mercedes conservaron algunas de las piezas más baratas que estaban pensadas para un mercado de entrada. Es con Chrysler, y no con Nissan como se piensa, con quien el Clase A debió compartir componentes.

En todo el mundo se han vendido más de tres millones de unidades de Clase A y será el primer auto en usar la nueva arquitectura, que albergará hasta a 8 modelos en lugar de los 5 que nacen de la arquitectura actual. El cambio más obvio con el nuevo Clase A es que la nueva arquitectura incrementa en 20cms el ancho del compartimento de carga e incrementa la capacidad total en 29 litros, hasta 370.

El resto del interior agrega más espacio: 35mm más para codos adelante y 36 en la parte trasera, 9mm para hombro adelante y 22mm detrás, mientras que el espacio para cabeza crece 7mm al frente y 8mm en la parte trasera. También limpia la estructura en blanco y permite un 10 por ciento de visibilidad hacia afuera, mejorando uno de los problemas más importantes que tienen actualmente los A, CLA y GLA.

Los dueños podrán abrir el auto, quemacocos y ventanas desde una aplicación para teléfonos inteligentes y cuenta con sistema de ‘oficina en el auto’ que puede precargar números telefónicos, juntas y conferencias para evitar que el conductor tenga mirar el teléfono en la ruta. Es capaz de conectarse con Internet de las Cosas y servicios de nube para que los conductores puedan preguntar cualquier información sobre el auto, la ruta o su propio trabajo. Esta función se llama Ask Mercedes y se espera que sea una de las opciones más populares.

Ask Mercedes ayudará también a que los conductores conozcan todos los atributos de sus autos y puedan usarlos combinando la inteligencia artificial con un chatbot de realidad aumentada, para que todos los pasajeros puedan preguntar lo que quieran entrando la información en sus teléfonos o usando reconocimiento de voz. La Clase E y S llevan esto más allá, pues se puede escanear cada botón en el auto con sus cámaras para que el sistema les diga que función tiene y como usarla. De forma extraña, primero estará disponible en inglés y solo para Sudáfrica o Malaysia, n lugar de alemán o chino.

Lo que va a destacar principalmente es el salto en tecnología y calidad, junto con una luz ambiental que presenta 64 colores y luces que prenden dentro de las esculpidas ventilas de aire acondicionado, que han sido tomadas directamente del Clase E Coupe.

Las dos pantallas centrales se unen en lo que parece estar tomado directamente de un auto concepto. Es muy similar a lo visto en el Clase S, pero no hay una división entre ambas pantallas. Habrá tres versiones disponibles de este sistema, con dos pantallas de 7 pulgadas, una de 10.3 pulgadas al centro unida con una de 7 en el cuadro de instrumentos o dos unidades de 10.3 pulgadas cada una colocadas en todos los casos una a lado de otra.

Hay una nueva hilera de mandos para el sistema de ventilación, con aluminio debajo de las tres ventilas centrales y un descansabrazos cubierto por un material suave justo detrás del touchpad para mejorar la ergonomía del sistema.

El interior usa mucho del equipamiento del resto de las ofertas de Mercedes-Benz, incluyendo los mandos a volante de la Clase S y dos trackpads para navegar por los menús del sistema. Después de décadas de montar los mandos del control crucero en una palanca detrás del volante, Mercedes-Benz ha cedido a la presión de sus compradoras y finalmente va a montar los botones directamente en los radios del volante.

El paquete de asientos ha tenido también una remodelación total, y los modelos tope de gama pueden equipar ventilación y sistema de masaje, mientras que desde versiones de acceso habrá ajuste de altura en los dos asientos delanteros por primera vez. En una movida para superar al Volkswagen Golf (que fue uno de los benchmarks en el aspecto dinámico y de manejo) y al futuo Audi A3, dopta materiales como madera de poro abierto para justificar el movimiento como un auto más Premium que antes. También imita al A3 porque puede almacenar botellas de hasta 1.5 litros en la puertas delanteras y unidades de un litro atrás. Los portavasos al frente tienen espacio para tazas de medio litro y pueden ser removidos para tener más espacio de almacenamiento para otras cosas.