El Hyundai Tucson N-Line es visualmente más deportivo

Esperábamos el debut de la nueva Hyundai Tucson en el pasado Salón de Ginebra, pero la marca coreana ya nos ha revelado las primeras imágenes oficiales.

La Tucson es la primera crossover que recibe el tratamiento de N-Line. Este apellido le da un aspecto más deportivo sin ser totalmente un miembro de la familia N como lo son el Veloster y el i30. N-Line es una paquete de apariencia parecido a lo que Volkswagen hace con sus productos R-Line.

Como tal, mantiene los motores de la Tucson y el más potente disponible es un turbodiésel de 2.0 litros con asistencia híbrida que eroga 182 hp, a penas uno más que los 181 que tiene la Hyundai Tucson en México con el motor de 2.4 litros.

También está disponible un 1.6 litros turbo de gasolina con 174 hp y otro diésel de 1.6 litros con asistencia mild-hybrid, y en todos los casos se puede optar por transmisiones manuales de seis relaciones o una automática de doble embrague con siete cambios.

Un paquete estético muy al estilo de los modelos R-Line de Volkswagen

La gran diferencia es que la Tucson N-Line adopta una fascia más agresiva con tomas de aire de mayor tamaño y nuevos grupos ópticos con luces de marcha diurna. La parrilla es de cromo obscuro y tiene biseles negros alrededor de los faros, ventanas y en las manijas de las puertas.

Todas las Tucson N-Line tendrán rines de 19 pulgadas, alerón trasero, techo y carcasas de espejos en color negro.

Por dentro, hay plásticos y pieles negras con bordado rojo en el tablero, volante y asientos. Los pedales de aluminio también están presentes y se incluye de serie un sistema de sonido firmado por Krell con nueve bocinas, mientras que el techo panorámico es un opcional por costo extra.

El único cambio mecánico está en la dirección y los amortiguadores, que son más firmes. La dirección por su parte recibe una puesta a punto distinta que le permite trabajar con los rines de 19 pulgadas.

La nueva Tucson N-Line estará disponible en mercados globales a partir del mes de mayo, pero su incorporación a la oferta para compra de autos en México es una incógnita. Aun si no ofrece más potencia y los cambios son visuales, sería una buena idea tener el paquete estético con el motor de 2.4 litros como preparación para lo que pueda venir más adelante, como la Tucson N con más de 350 hp o el propio Veloster N.

Ahora lee