Día internacional de la mujer: Bertha Benz, la mujer que revolucionó el transporte motorizado

Bertha Benz fue la primera persona en realizar un viaje en automóvil hace casi 130 años, y hoy la recordamos en del día de la mujer.

La perspectiva femenina siempre es muy importante para la industria automotriz, desde su punto de vista para la toma de decisiones de compra hasta consejos de cosas que podríamos pasar por alto en el uso de los coches día a día.

A Bertha Benz se le puede considerar como la piedra angular de la industria automotriz, ya que hace más de 130 años, fue ella quien, con parte de su patrimonio, financió el proyecto de carruaje sin caballos de su esposo, Karl Benz, el primer vehículo automotor de la historia. El Benz Patent-Motorwagen de 1888.

Sin embargo, el rol de la esposa del creador del automóvil, va más allá de ser una inversora en el proyecto de su esposo, fue la primera persona en utilizar al automóvil par realizar un viaje de ‘larga distancia’, lo que le dio una perspectiva de lo que el invento de su esposo necesitaba y que quizás hubiera pasado por alto.

Una mañana de Agosto en aquel lejano 1888, la determinada señora, tomó a sus dos hijos y se embarcó en un viaje de 106 km a bordo del Motorwagen Typ III de su esposo para viajar al pueblo de Pforzheim con la finalidad de visitar a sus familiares en su lugar de nacimiento, desde el poblado de Mannheim, en donde residía con su esposo.

Además de viajar para visitar a sus familiares, la intención de Bertha era anunciar la capacidad del invento de Karl, de cubrir sin ningún problema distancias largas, en orden de poder promocionarlo debidamente como una verdadera alternativa a los carruajes tirados por caballos.

El viaje lo realizó a espaldas de su esposo, incluso empujó el vehículo de tres ruedas para que al momento de encenderlo, el sonido del motor no despertara a su esposo, quién más tarde se daría cuenta por una nota que Bertha le había dejado en la cocina, comunicando de su viaje.

Durante su viaje, pudo darse cuenta de elementos fundamentales para el funcionamiento óptimo del vehículo en viajes largos. Por ejemplo, le propuso a su esposo incluir un segundo engrane pequeño para que el paso por colinas o pendientes fuera de manera más eficiente, en un claro antecesor de la caja de cambios como la conocemos.

Asimismo, junto con sus dos hijos que la acompañaban en el viaje, realizaron una serie de mejoras y reparaciones menores para poder completar el viaje sin mayores contratiempos; por ejemplo, utilizaron un broche de su sombrero para destapar el conducto del combustible que llegaba a taparse, o cubrieron el sistema de frenos de bloques de madera que había ideado su esposo con un trazo de cuero que consiguieron con un zapatero de la zona.

A lo largo del trayecto, necesitó combustible para seguir andando, así que consiguió un químico removedor de manchas llamado ligroin, que obtuvo en una botica. Y le dio la idea a su esposo de que incluyera un deposito para el combustible, buscando no tener que parar tan seguido a recargar.

Gracias a su audacia, y a que tuvo el coraje de probar el invento que su esposo no quería mostrar por miedo a que no funcionara, podemos decir con seguridad que el desarrollo de los automóviles desde el inicio de su historia estuvo influenciado por las opiniones y punto de vista de las mujeres.

Video relacionado

Lecturas relacionadas