Consumer Electronics Show 2016: Volkswagen Budd-e Concept

Durante uno de los eventos de más relevancia para la industria de la tecnología, el CES, que se lleva a cabo cada principio de año las armadoras han aprovechado para mostrar nuevos autos concepto con nuevas técnicas enfocadas principalmente a hacer los sistemas de conectividad más amigables e intuitivos para que la conducción sea más segura y Volkswagen ha aprovechado este escaparate para presentar al Budd-e Concept, un auto que toma algunas líneas e ideas de la Combi que tan querida fue en nuestras tierras pero las lleva al futuro haciendo gala de un interior con asientos reconfigurables y grandes pantallas táctiles.

Este concepto, según Volkswagen, no es necesariamente una pista sobre un modelo futuro concreto, pero sí de hacia dónde quiere ir la marca de Wolfsburg en las áreas de conectividad y tecnología de tren motriz, es un adelanto de lo que veremos dentro de nuestros autos en unos años.

El Budd-e Concept echa mano de una plataforma completamente nueva para el grupo Volkswagen y a la que llaman MEB (Modularer Elektrisch Baukasten o matriz de construcción eléctrica), una base con componentes modulares que puede ser escalada a diferentes tamaños para albergar autos eléctricos de toda talla, idea similar a la que ya vemos en la MQB que utiliza el actual Golf y que será utilizada por autos tan grandes como el Passat o tan pequeños como el Polo.

En el frente se ubica un motor eléctrico que provee de potencia al eje delantero mientras que en la parte de atrás hay otro motor bajo el esquema de suspensión multilink que provee tracción a las ruedas traseras. Bajo la carrocería se encuentra la batería plana que envía energía a los motores en ambos ejes y que optimiza el espacio interior por su forma plana.

El Budd-e representa a un vehículo con un alcance entre recargas de 600 kilómetros bajo el régimen de pruebas europeo y que puede recargar el 80% de su batería en solo un cuarto de hora, sin embargo, decimos que el Budd-e representa a un vehículo de estas características porque esta tecnología no está disponible actualmente para el grupo Volkswagen pero es un indicador de lo que se cree será posible en la próxima década y de ser así el auto eléctrico cobraría importancia porque sería útil para todo tipo de personas y no solo para aquellos que recorren pequeñas distancias al día dentro de la selva urbana.

El interior es ultra moderno y superficies sensibles al tacto remplazan totalmente a todo tipo de botón, también encontramos una pantalla de 12.3 pulgadas al frente del conductor y en donde normalmente encontraríamos al tablero de instrumentos, esta enorme pantalla se mezcla con otra de 13.3 pulgadas en la consola central y ambas trabajan en conjunto para dotar al conductor y a los ocupantes de toda la información referente al vehículo y al trayecto.

Volkswagen ha comentado que la Budd-e no debe de ser vista como una propuesta seria a mediano plazo, pero si como un experimento técnico que juega con la idea del auto como un lugar en donde pasamos gran parte de nuestras vidas y como un objetivo a alcanzar en el futuro en lo que a la tecnología de baterías respecta.