Consejos: 5 puntos clave para extender la vida útil de tu embrague

Cada vez son menos las personas que manejan o adquieren autos con transmisión manual, pero los que lo hagan querrán extender la vida útil de su embrague lo más posible.

La caja manual, como los conductores que las eligen, son una especie en peligro de extinción, pero para esas personas que todavía disfrutan de los placeres de manejar un auto con tres pedales sin importar el tránsito o lo cansado que pueda ser en ciertas circunstancias, tenemos estos 5 consejos que les ayudarán a proteger el embrague para que dure tanto como sea posible.

El embrague, o clutch, es el componente de la transmisión que iguala la velocidad de giro del motor con el de la caja para que los cambios de relación se hagan de forma suave posible, y como tal, no es económico, por eso no querrás tener que cambiarlo con frecuencia.

Usa el freno de mano para arrancar en pendientes

Es uno de los trucos más conocidos de un auto con transmisión manual, y uno de los favoritos de los novatos al volante. Usando el freno de mano para evitar que el auto ruede hacia atrás en pendientes, estarás reduciendo la carga que pones en el embrague y con ello, extendiendo su vida útil.

No ‘deslices’ el pedal para empezar a moverte

Va de la mano con el consejo número uno. Algunos usan al embrague para detener al auto en pendientes y que este no se deslice hacia atrás. De esta forma, haces que el embrague entre en fricción y se caliente, reduciendo su vida útil.

Usa punto neutro cuando estés detenido

Se trata de usar el embrague lo menos posible para que dure más. Cuando te detengas en un semáforo o cruce, evita mantener la primera marcha engranada con el pedal presionado antes de arrancar. En vez de eso, deja al auto en punto muerto y embraga para activar la primera marcha unos segundos antes de arrancar, cuando el semáforo se ponga en verde.

No recargues el pie izquierdo en el pedal

Los autos tienen un reposapiés del lado izquierdo del clutch, y si está ahí es para que recargues el pie cuando no uses el embrague. Detrás del pedal existen componentes que chocan y generan calor cuando recargas el pie en el embargue, porque técnicamente estás pisando el pedal, aunque no del todo.

No fuerces el embrague en vano

Es otro punto fácil de conseguir, al arrancar, procura que las rpms del motor no estén demasiado altas, intenta acelerar solo lo necesario para que, al soltar el embrague, puedas poner al auto en movimiento con la menor tensión posible en los componentes de la transmisión.

De todos modos, los autos modernos son capaces de entregar una buena dosis de par motor desde muy pronto, razón por la que a menos que estés en una pendiente, podrás arrancar con apenas presionar el acelerador.