Como parte del desarrollo de un nuevo motor V6 turbocargado, Acura planea el regreso de la insignia Type-S en sus futuros vehículos

Como parte del debut global del prototipo de Acura RDX, la marca ha aprovechado para dejarnos conocer un poco más los planes que tiene a futuro, entre ellos, el regreso de la mítica versión de competición Type-S, un nuevo motor V6 turbocargado que equiparán algunos de sus futuros vehículos y la expansión de las variantes A-Spec a sus principales modelos futuros.

“Hemos asumido el firme compromiso con Acura de dar vida a cada elemento del desempeño elaborado con precisión mediante una nueva generación de productos”, declaró Toshiaki Mikoshiba, presidente y CEO de American Honda Motor Co., Inc. “Acura seguirá una estrategia de sistema de propulsión única que resalte el legítimo lugar de la marca como la división de alto desempeño de Honda” finalizó.

Tomando cierta experiencia y atributos del actual motor del superdeportivo de Acura, NSX, la firma se encuentra en etapa de desarrollo de un motor totalmente nuevo de 6 cilindros en posición V, el cual será turbocargado, exclusivo para el uso de Acura y será acompañado de la última generación del sistema de tracción total de Acura que lleva el nombre SH-AWD, el cual será estrenado en el RDX 2019.

Al mismo tiempo, Acura anunció la expansión de las versiones A-Spec para los modelos principales en desarrollo de la marca, entre ellas una nueva variante de TLX A-Spec con motor 2.4 litros el cual veremos disponible en primavera de este año y una variante con este mismo emblema del nuevo RDX 2019.

La cereza del pastel en todo este anuncio es sin dudas el regreso del emblema “Type-S”, una variante deportiva que vimos por última vez en el Acura TL del 2008, el cual estaba enfocado a pista con un chasis con puesta a punta diferente, motor y frenos con mejor desempeño, neumáticos de alto rendimiento y detalles externos con orientación a la deportividad. Las versiones Type-S estarán disponibles en las nuevas generaciones de vehículos Acura.