Chevrolet Corvette: Seis años de mala suerte impidieron que el C7 estableciera tiempos en Nürburgring

Con el Chevrolet Corvette C6 se establecieron tiempos de vuelta muy competitivos en Nürburgring, pero el Corvette C7 no tuvo ningún número oficial.

Durante el ciclo de vida del Corvette C6, que duró casi una década, Jim Mero visitó el Infierno Verde varias veces, pero en el ciclo de vida del C7, entre 2013 y 2018, nunca vimos un tiempo o un video oficial de General Motors porque, aunque los autos iban al circuito constantemente, Jim Mero dice que hubo un tipo de maldición. Por eso, quiere aclarar muchas cosas ahora que se le termina el tiempo al C7 y que el C8 está por llegar.

Jim Mero trabajó en General Motors por 34 años, de los cuales los últimos 15 fueron como ingeniero de marcha y maniobrabilidad del Corvette, hasta su retiro en septiembre del 2018. No es un piloto profesional, pero cuando había que establecer un tiempo en Nürburgring, subía a un avión e iba por ello.

Primero, Jim le cuenta a Road & Track que con el Corvette C7 recién salido del horno en el 2013 quisieron salir a imponer un tiempo en el Z51 Stingray y agendaron ocho intentos para ello, pero en todos hubo niebla o lluvia. De hecho, platica que en esa misma ocasión salieron en un Camaro Z/28 que sí pudo terminar la vuelta, pero el Corvette, que iba aproximadamente tres minutos atrás en el circuito, se encontró con una tormenta repentina que les impidió superar los 7:37.9 del Porsche 911 Carrera S que tenían como objetivo.

En ese entonces, la oportunidad para una vuelta rápida era en la última del día y la pista le daba a cada marca que lo pidiera un chance por semana. Luego, Jim cuenta que alguien canceló en un viernes y GM tuvo oportunidad de intentarlo de nuevo, pero tras cometer un error que le hizo perder un segundo, se presionó, salió de la pista y perdió otros dos segundos. Logró un tiempo de 7:39 pero General Motors no quizo publicarlo porque no superaron el objetivo del Porsche 911.

El Z06 entra en escena…

Siguieron cinco años de intentos en el Z06 de 650 hp y, más recientemente, con el ZR1 de 755 hp. En 2014 no pudieron hacer una vuelta rápida porque en la época del año en la que fueron, durante el otoño, es muy complicado encontrar buen tiempo en Nürburgring y en la primavera del 2015, unos meses después, consiguió un tiempo de 7:10 en el Z06 con la calibración de 100 octanos que no se ofrecía al público, y cuando Chevrolet la puso a la venta, el departamento de mercadotecnia consideró que ya no era relevante.

En el 2016, fueron con un Grand Sport (460 hp) y con un Z06 (650 hp). Jim tuvo un accidente con el Z06 y aunque no tenían intención de salir con el Grand Sport, lo intentaron porque ya no tenían el otro coche de todos modos, consiguieron un tiempo de 7:27 que superaba por más de 10 segundos al del 911, pero olvidaron cargar la cámara y la única vuelta que se grabó fue la de calentamiento. De acuerdo con Jim, el tiempo siguió corriendo y sí se grabó el audio, pero como se congela la imagen por un par de segundos justo antes del final, prefirieron no mostrarlo.

Tampoco con el ZR1

Según Jim, no poder imponer un tiempo en el Corvette ZR1 fue muy decepcionante. Por nuevos protocolos en el circuito, no pudieron calentar las llantas y eso les costó varios segundos. Oficialmente, hicieron 7:05 que es increíblemente rápido para un auto tan potente con propulsión posterior; habla del balance del chasis y de la eficacia de la aerodinámica del auto, pero querían menos de 7 segundos y no aceptarían nada más.

El día siguiente, el auto tuvo un problema con el sistema de enfriamiento que lo hizo entrar en modo de protección y limitó la potencia máxima a 625 hp. Con 130 hp menos que los 755 que realmente tenía el coche, la información que tenían indicaba que era posible bajar de los 7 minutos, con lo que habrían superado al Viper ACR para convertirse en el auto estadounidense más rápido. Jim incluso quiso posponer su retiro unas semanas para volverlo a intentar, pero no se dio la oportunidad.

Al final de cuentas, los tiempos en el ‘Ring se han convertido en un estándar para los entusiastas, pero no basta con ser un conductor competente y tener un gran auto, también hay que tener suerte.

Jim sabe que GM lo volverá a intentar con el Corvette C8 de motor central y que seguramente tendrán éxito, pero quería mostrarle al mundo y al cliente del C7 lo capaz que era el auto, según le comenta a nuestros colegas de R&T.

Ahora lee