Chevrolet Corvette debería tener una variante SUV, según Bob Lutz

La idea es transformar al nombre Corvette, de un modelo, a una submarca

El famoso ex ejecutivo de General Motors y otras marcas, ha comentado que Chevrolet debería crear una variante SUV del Corvette, para competir directamente con modelos como la Porsche Cayenne y se pudiera ofrecer dentro de la lista de autos en venta, por 100 mil dólares.

A pesar de puede parecer un movimiento difícil de entender, Bob Lutz tiene un razonamiento muy acertado en cuanto a esta controversial estrategia que propone desde el retiro.

Lutz comentó en una entrevista que General Motors necesita cambiar de rumbo en cuanto a la marca aspiracional del grupo, la cual debería estar comandada por Corvette y sus distintas variantes que incluyen precisamente una SUV.

Para esto, el exmandatario de GM propone que la versión SUV del Corvette sea capaz de entregar mucha potencia y bajo peso, aunque más grande que una Porsche Cayenne, con una producción limitada de entre 20 mil y 30 mil unidades a nivel global.

Una SUV construida sin compromisos, con un interior lleno de lujo y un tren motriz de alto rendimiento, aunque no deberían utilizar un V6, como principal regla de la marca.

No es la primera vez que se sugiere que Corvette se convierta en una submarca de General Motors, durante el paso de los años se ha escuchado ese rumor, junto con el desarrollo de un deportivo de motor central.

Pero es ahora, que, con la octava generación, Corvette podría convertirse en una marca independiente ofreciendo una gama de autos de “entrada” con motor delantero hasta uno tope con motor central y tecnología híbrida que sea capaz de entregar hasta 1,000 hp y, por que no, incorporando una SUV en el corto plazo.

Según Bob Lutz, el Corvette, aún y con toda su popularidad tiene un “futuro limitado”, porque si bien le puede ir muy bien al comienzo de su vida comercial, duda que el modelo pueda convencer a los compradores de Porsche 911 a cambiarse por un Chevrolet.

Además, la base de clientes va disminuyendo con el paso de los años, con cada vez menos clientes jóvenes interesados en la marca.

Pero precisamente ahí es donde entraría la nueva SUV de Corvette, expandiendo la gama, generando ganancias y asegurando el futuro del nombre Corvette, tal y como lo hizo Porsche con la Cayenne desde el 2003, a pesar de el rechazo inicial de los puristas de la marca.

Ahora lee: