Chevrolet confirma la llegada de las nuevas Silverado y Cheyenne 2019

Llegarán a los concesionarios durante el primer trimestre del año próximo con tres motores; son fabricadas orgullosamente en Silao, Guanajuato.

Presentadas en el pasado Salón de Detroit, la nueva generación de pick-ups fullsize de Chevrolet arrancará comercialización en México en las primeras semanas del año que está por comenzar. El detalle de precios no ha sido dado a conocer, pero ya sabemos qué versiones llegarán.

La gama arranca con la Silverado, como la alternativa más utilitaria de la gama y enfocada principalmente a la venta de flotillas. Esta versión se distingue por tener detalles exteriores en plástico desnudo y un motor V6 de 4.3 litros con 285 hp y 305 lb-pie de par con una caja automática de 6 relaciones.

Se incrementa la capacidad de carga hasta los 1,025 kg y la de arrastre hasta los 3,629 kg, con versiones de cabina regular y doble cabina y la posibilidad de elegir entre la tracción posterior o 4×4.

Como auto de trabajo, se contempla OnStar 4G LTE con todas sus funcionalidades, incluyendo Commercial Link que permite al administrador de la flota conocer la ubicación de todas las unidades en tiempo real y poner alertas en caso de que las unidades excedan los límites de velocidad o se alejen de la zona estipulada de trabajo. Además, tiene la alerta de robo que avisa al usuario a través de un mensaje de texto al celular si se han activado las alarmas del auto.

Luego arranca la gama de Cheyenne con motores V8 y un foco más recreativo, que, aunque mantiene las capacidades de una pick-up robusta, es más lujosa y busca ser un vehículo de uso cotidiano. El nombre Cheyenne es exclusivo del mercado mexicano, puesto que en Estados Unidos y Canadá se mantiene como Silverado en todas sus versiones.

Las capacidades de la Cheyenne 2019 mejoraron para ofrecer hasta 934 kg en cuanto a capacidad de carga. La capacidad de arrastre incrementó para ofrecer hasta 4,355 kg y el volumen de caja pasa a 1,781 litros.

Cheyenne presenta dos versiones totalmente nuevas, que se han incorporado a la gama de la nueva generación; RST y Trail Boss. Ambas tienen como objetivo atraer a compradores más jóvenes, pero la primera de ellas lo consigue con una orientación hacia la conducción más precisa en el pavimento y la segunda, con llantas y suspensión específica, será la más robusta y capaz cuando se termine el pavimento.

La Cheyenne RST anuncia acabados exteriores al color de la carrocería, emblema delantero y estribos de color negro, rines de 20 pulgadas y suspensión Z71. La Trail Boss suma detalles exteriores en color negro brillante, una supensión 50 mm más alta, asistente de descenso para pendientes, molduras protectoras y estribos tubulares.

Pasando a las versiones más lujosas, reaparece LTZ con quemacocos eléctrico, detalles exteriores en cromo, asientos de piel y pantalla táctil de 8 pulgadas con mapas de navegación en tiempo real. El motor para las versiones RST, Trail Boss y LTZ es el conocido V8 de 5.3 litros con 355 caballos y 383 lb-pie de par, acoplado a una caja automática de 8 relaciones y con tracción 4×4.

La High Country suma emblemas exteriores, estribos retráctiles y propulsor más potente de la gama, tomando prestado el V8 de 6.2 litros de Corvette y Camaro, pero con 420 hp y 460 lb-pie y acoplado a la nueva transmisión automática de 10 relaciones.

Ahora lee