Bosch pone sobre la mesa a los combustibles sintéticos con emisiones neutrales para motores de combustión

Bosch, uno de los proveedores más importantes de componentes para toda la industria automotriz, asegura que ha encontrado un proceso de manufactura para el desarrollo de combustibles sintéticos que haría a los motores de combustión totalmente neutrales en sus emisiones de carbono.

Este proceso, que convierte al CO2 en una sus materias primas, puede fabricar un combustible sintético que si se usa en motores de combustión puede reducir la huella de carbono hasta en 2.8 giga-toneladas para 2050 tan solo en Europa.

“Hasta hace unos meses, un motor de combustión con cero emisiones era cosa de ensueño. Ahora esto podría convertirse en realidad,” dijo la compañía alemana en un comunicado de prensa. “El secreto está en los combustibles sintéticos, cuyo proceso de manufactura captura CO2 en lugar de liberarlo.”

En este sentido, dice Bosch, los gases de efecto invernadero se convierten en el componente principal del cual la gasolina y diésel pueden ser producidos con ayuda de electricidad renovable. “Los combustibles sintéticos pueden hacer a los coches motivados por gasolina y diésel totalmente neutrales, y contribuir de forma significativa a limitar el calentamiento global,” dijo Volkmar Denner, presidente del consejo de Robert Bosch GmbH.

Bosch dice que para el año 2050 el uso de estos combustibles como suplemento a la electrificación en la flota europea puede reducir las emisiones en 2,800,000,000,000 kilogramos de CO2 – tres veces las emisiones de Alemania en el 2016.

Junto con el uso de tecnologías eléctricas, el cambio hacia los combustibles sintéticos podría ayudar a cumplir con las normativas impuestas en la conferencia de París, que busca reducir las emisiones en un 50 por ciento para las próximas 4 décadas, y en un 85 por ciento en economías avanzadas.

“Alcanzar nuestros objetivos futuros de requiere de otras soluciones inteligentes aparte de la electro-movilidad,” dijo Denner. Bosch menciona que los autos producen solamente una pequeña proporción de las emisiones de CO2 porque aún con todos los coches electrificados, los aviones, barcos e incluso los camiones seguirán usando gasolina o diésel.

“Los motores de emisiones neutras que funcionen con combustibles sintéticos son un camino promisorio para explorar – también para autos de pasajeros,” dijo Bosch. “Adicionalmente, los combustibles pueden ser diseñados para quemar la mezcla sin generar hollín. De esta forma, los costos de tratamiento para los gases del escape se reducen.”

“Nada cambiará para los conductores de autos más antiguos, porque hasta los autos clásicos pueden modificarse para funcionar con gasolina sintética – en términos de estructura química y las propiedades fundamentales, sigue siendo gasolina.”

Bosch calcula que hasta un tiempo estimado de vida de 160,000 kilómetros el costo total de propiedad de un auto híbrido con gasolina sintética puede ser menor al de un eléctrico, dependiendo del tipo de energía renovable que se utilice.

“Técnicamente hablando, ya es posible fabricar combustibles sintéticos,” dijo Bosch. “Si la electricidad usada es generada de renovables y libres de CO2, dichos combustibles son libres de emisiones y muy versátiles.

“El hidrógeno que se produce inicialmente puede ser usado para celdas de combustible, mientras que los combustibles creados más adelante en el proceso se pueden usar para motores de combustión o turbinas de aviones.”

Los proyectos pilotos para comercializar diésel sintético, gasolina y gas ya están en camino en Noruega y Alemania, pero Bosch alerta que “esfuerzos considerables serán necesarios antes de que los combustibles sintéticos se establezcan totalmente,” principalmente porque las instalaciones de procesamiento son costosas de construir.

El combustible sintético será costoso en el futuro cercano, aunque los estudios sugieren que las tarifas podrían oscilar entre 1.0 y 1.4 euros por litro en el largo plazo. También hay que hacer énfasis en que a diferencia de los bio-combustibles, estos no son una elección entre usarse para comer o para el tanque de gasolina.

“Si se usan energías renovables, los sintéticos pueden ser producidos sin las limitaciones de volumen que se esperan con los bio-combustibles por factores como el espacio de territorio disponible para su producción.”

Bosch comenta que estos compuestos se pueden hacer solamente con la ayuda de energías renovables. En una primera etapa, se adquiere hidrógeno del agua y más adelante se agrega carbón para generar un combustible líquido.

Este carbón puede ser reciclado de procesos industriales o hasta capturado del aire usando filtros especiales. Combinando el hidrógeno y el CO2 resulta en el combustible sintético, que puede ser gasolina, diésel, gas o hasta queroseno.

Información | Motoring