Bill Ford le confirma a Trump que no trasladará la producción de Kentucky a México, de igual forma ese nunca fue el plan

Desde que inició su campaña, el ahora presidente electo de los Estados Unidos, Donald Trump, ha atacado a Ford Motor Company en diversas ocasiones acusándolos de querer recortar puestos de trabajo en nuestro vecino país del norte para moverlos a nuestro país. La realidad es completamente distinta, el Focus y C-Max si dejarán de producirse en Wayne, Michigan para comenzar a producirse en la nueva planta de San Luis Potosí, pero nadie perderá su trabajo en Michigan a causa de este movimiento meramente estratégico. Wayne dará la bienvenida en el transcurso de los próximos meses a la próxima generación de Ranger y a la completamente nueva Bronco.

El CEO de Ford Motor, Mark Fields, respondió con hechos probados al entonces candidato norteamericano y durante el pasado mes de junio, Bill Ford se reunió personalmente con Trump para solucionar el problema, pero aparentemente, Trump no estuvo satisfecho así que se comunicó vía telefónica con el Consejero de Ford y envió el siguiente tweet:

Just got a call from my friend Bill Ford, Chairman of Ford, who advised me that he will be keeping the Lincoln plant in Kentucky – no Mexico

— Donald J. Trump (@realDonaldTrump) November 18, 2016

“Acabo de recibir una llamada de mi amigo Bill Ford, Consejero de Ford Motor Company, quien me aseguró que va a mantener la producción de autos Lincoln en la planta de Kentucky, no se irán a México”

Primero que nada, aclaremos que la planta en Louisville, Kentucky no es únicamente de Lincoln, en esa factoría se producen indistintamente Lincoln MKC y Ford Escape, dos SUVs compactos que comparten chasis y otros muchos componentes. Ford si planeó, en algún punto, mover la producción del MKC a México, pero si ese hubiera sido el caso ningún trabajo se hubiera perdido en Kentucky ya que el espacio que hubiera dejado MKC en la línea hubiera servido para producir más Escape. Al final de cuentas, MKC se quedó en Kentucky y no se incrementó la cota de Escape, posiblemente esa sea una de las razones por la que, a partir de 2017, todas las Escape que se vendan en México serán exportadas de Valencia y no de Kentucky.

La planta de Kentucky entonces jamás iba a moverse a México y así fue como Bill Ford aseguró a Trump que no haría algo que de cualquier forma nunca planeó hacer, anunciándole que no iba a mover la producción a México cuando eso jamás estuvo presupuestado. Según medios estadounidenses, Ford confirma que dicha conversación telefónica entre Bill y Trump si ocurrió.