Audi RS 5 2019: 7 apuntes

El RS 5 es el único modelo de la gama deportiva de Audi que se vende a la fecha (agosto de 2019) en México. Aquí algunos aspectos en los que destaca este interesante coupé.

1. A las cuatro

Mientras se pone al día su competencia, el RS 5 de momento es el único con tracción integral pues un M4 o un AMG C 63 siguen enviando toda la fuerza hacia atrás.

Para algunos eso podrá ser bueno porque habrá muchas menos pérdidas de adherencia al acelerar con decisión en superficies más deslizantes y el manejo en general será mucho más dócil y fácil, para otros será un poco más aburrido debido a que algunos conductores prefieren una experiencia más desafiante en la que se requieran más manos para controlar el coche.

Sea como sea, el sistema quattro del RS 5 prioriza el eje trasero para que se induzca un comportamiento con un poco más de carácter y un balance en el que el eje delantero no se sobrecargue tanto, fenómeno que termina bajo exigencia en mucho subviraje.

2. Sin complicarse

Otra particularidad del RS 5, en común con hermanos de gama como los RS 6 o RS 7, es que no se eligió una caja de embragues robotizados, sea uno como en el Mercedes C 63 o de dos como en los M3 y M4. Prefirieron irse hacia una de convertidor de torque de ocho velocidades programada para ser más rápida al hacer los cambios y en sus reacciones.

El resultado es un funcionamiento más suave a bajas velocidades y, según nuestra experiencia, más confiabilidad a mediano y largo plazo pues las cajas de doble embrague o de embrague simple con automatismos son más delicadas en su mantenimiento, más cuando se trata de coches de alto desempeño.

3. Directo desde Porsche

Una de las grandes virtudes del RS 5 es el motor, un V6 de 2.9 litros extraído de Porsche, que lo usa en coches como el Panamera 4S pero aquí tiene que lidiar con menos peso, además de que se modificó para que entregue un poco más de potencia, con 450 caballos y 442 libras-pie.

No tiene ese sonido agresivo de un M4 ni la fuerza a bajas revoluciones del V8 4.0 en el AMG, pero al subirlo de vueltas, en especial de unas 4,500 rpm, se despierta un monstruo que lo catapulta a velocidades bastante ilegales en una cuestión de pocos segundos. Ahí está el encanto del RS 5.

4. No tan viajero

Los más modernos RS han migrado hacia un enfoque un poco más agresivo que antes y eso no solamente se refleja en su apariencia menos discreta sino en su puesta a punto: un M4 es rígido de suspensión, un C 63 también lo es y… sin excepción, el RS 5 también lo es.

Mentiríamos si dijéramos que este Audi un coche para viajes largos porque así los asientos, el silencio a bordo y el espacio o el equipamiento lo permitan, la dureza por más que haya amortiguadores variables no es para todos y más si partimos de que las vías en México están lejos de lo impecable.

Es un coupé mediano provisto de muchas comodidades, pero bien preparado para un camino montañoso revirado o una jornada ocasional en circuito entre lo firme, entre la rapidísima y precisa dirección o por la abundante tracción que provee el quattro.

5. Solidez

México es un país que por la variedad de caminos, superficies, temperaturas y el descuido de sus asfaltos sobre todo en las grandes ciudades, exige de más en automóviles de esta tipología y, en nuestra experiencia, eso se refleja en su vejez y no hablando siquiera de cómo soportarán el paso de los años… más bien de los meses.

En el último lustro nos hemos cruzado con unos Mercedes más desajustados antes de pasar los 5,000 km, unos BMW con las usuales delicadezas en temas de sellos o en consumo de aceite si bien todavía robustos y, para el caso de Audi, una confiabilidad que por el contrario ha crecido tras aprender de errores que en la última década le costaron más de un cliente enfadado.

La sensación que queda tras conducir el RS 5 de pruebas es la de una cabina mejor armada que en un AMG así esté revestida de materiales menos vistosos, un V6 que bajo un uso intensivo no se va a calentar de más y una caja que no expirará al acabar la garantía.

6. Competitivo

Aunque el factor económico puede que no influya demasiado en este tipo de compras, da gusto ver que un RS 5 tiene un precio de partida menor al de un AMG C 63, pues el Audi empieza en $1,569,900 sin opciones, 262,100 pesos abajo del Mercedes.

Con BMW es un poco más complejo el asunto, debido a que un M4 con 431 hp empieza solo 30,000 pesos más arriba, a menos que se elija un M4 CS con 460 caballos (más al nivel del Audi) y haya que estirarse hasta unos más discutibles $2,279,900… claro, el CS incluye de paso otras modificaciones que lo hacen más efectivo, ¿Pero qué tanto más?

7. Un poco de historia

La identidad del RS 5 no ha cambiado mucho desde su predecesor pues en su pasada generación, que también se vendió en México, era también el único con tracción integral.

Lo que sí es diferente es que el modelo de antes funcionaba con un V8 aspirado de alto giro de 4.2 litros con la misma potencia de ahora, siendo la evolución de su reemplazo un torque mucho mayor.

Eso fue en una época en la que el BMW también utilizaba un V8 sin sobrealimentación y en la que el Mercedes optaba por la fuerza bruta de otro V8, pero de 6.2 litros. Ahora, se estandarizaron hacia los turbos cuando en otros tiempos era todo lo contrario.

Ahora lee:


En la mayoría de los casos, https://soloautos.mx/ asiste al lanzamiento de vehículos nuevos por invitación de los fabricantes y/o distribuidores de vehículos a través de la editorial de Autología.

Los precios que se muestran son solo una "guía de precios", según la información que nos proporcionó el fabricante al momento de escribir el contenido editorial.
Al comprar un vehículo, siempre confirme el precio actual con el vendedor de un vehículo y/o los accesorios disponibles.

Las opiniones expresadas en la editorial de https://soloautos.mx/ son las del autor y no necesariamente del personal y colaboradores de soloautos.mx que asisten al extranjero y localmente a los eventos como invitados de los fabricantes e importadores.

Para más información, consulte nuestros Términos y Condiciones.

;