Audi Q5 2018: se coloca como la referencia del segmento

Considerada como una de las SUVs más completas del mercado, Audi Q5 históricamente se ha colocado como una de las favoritas del público. En sus años de vida, se han comercializado 1.6 millones de unidades a nivel mundial y para la marca en México es también uno de sus más grandes jugadores.

Esta nueva generación, tiene además de un sabor particularmente bueno puesto que será fabricada para todo el planeta en la nueva planta de San José Chiapa que Audi acaba de construir. Estamos hablando del primer producto de corte premium hecho en nuestro país y hoy tuvimos la oportunidad de conocer todo lo que hay detrás de su proceso de manufactura y conducirla por diversos tipos de caminos.

De hecho, México es de los primeros países a nivel mundial en recibirla, así es que somos de los primeros medios en conducirla.

Actualización bien cuidada

Esta nueva Q5 se basa en la nueva plataforma MLB del Grupo VW, desarrollada para vehículos con motores longitudinales. Se emplea también en el A4 que tuvimos oportunidad de manejar (y que nos dejó muy satisfechos), por lo que la expectativa sobre este nuevo SUV era alta.

El rediseño es dedicado, fino, efectivo y se nota caro, lujoso. La enorme parrilla sigue con lo visto en la marca mientras que los faros diurnos y las calaveras de LED acentúan más el carácter Premium de este SUV.

Por dentro, la versión que pudimos manejar fue la SLine, con una calidad de materiales, acabados y ensambles, me atrevo a decir, los mejores del segmento. Incluso hay un perfil de aluminio que parte todo el auto y que tiene una curvatura que adivinamos no debe ser fácil de producir.

Volante con insertos en aluminio, asientos combinando materiales como alcántara y piel, nuevo diseño de tablero y consola central, con lo último en carga tecnológica que puede ofrecer la marca, aunque eso sí, hay que pagar por ello. Creo que Audi hoy en día ya puede darse el lujo de subir un poco el listón en sus vehículos con materiales, equipamiento y precio.

Tuvimos oportunidad de ver el proceso de manufactura y controles de calidad de la marca en la planta de San José Chiapa y, créanme, no había visto nunca tal cuidado, obsesivo, por el detalle. Ahora entiendo por qué siempre me han parecido en los últimos tiempos los interiores de Audi como los mejores de los modelos Premium. Y si había duda de la “calidad” mexicana, señores, no tienen ni idea de lo que están diciendo.

Dinámica

En el inicio llegará un solo motor de 2.0 litros de 252 caballos acoplado a la ya conocida caja Stronic de siete cambios. El motor es muy efectivo en autopista, consigue mantener fácilmente ritmos de 150 km/h. Las recuperaciones son también muy efectivas y podemos pasar de 80 a 120 en un chistar. Sólo en ciudad, en incorporaciones a vías rápidas el turbolag, aunque se ha reducido, sigue presente.

En este primer acercamiento logramos consumos promedio de 7.2 km/l, pero consideremos que hicimos bastantes rebases para comprobar su efectividad, y también rodamos en ciudad con mucho tráfico al cruzar el bello Xalapa, Veracruz.

El bastidor se muestra muy efectivo, sólido, robusto. Queda claro que es una estructura preparada para recibir más dosis de potencia; de hecho, a finales del año llegará la versión SQ5 con el V6 de 3.0 litros y 354 caballos, junto con un look imaginamos, espectacular.

Esta versión S Line contaba con los modos de manejo para variar respuesta de motor, dirección y caja, además de unas suspensiones también modificables.

Equipamiento, versiones y precios

A México llegan cinco versiones con dos motores, el 4 cilindros de 2.0 litros potenciado hasta los 252 caballos y el 3.0 litros de 354hp para el SQ5 que ya comentamos llega a finales del año. Las versione son: Dynamic, Select, Elite y el tope de gama, S Line, que fue la que tuvimos oportunidad de conducir.

Arranca en los 699,900 pesos como modelo de entrada y revisando a detalle el equipamiento, honestamente me parece poco equipada para el precio. Sí, la calidad del producto, bastidor, materiales, tren motor y manejo, son impecables, pero no ofrece cámara de reversa, pantalla central (sea de 7 u 8.3”), conectividad con Apple Car Play o Android Auto, Navegador, quita las dos bolsas de aire laterales posteriores, pero extrañamente sí tenemos el sistema de Audi Drive Select de los modos de manejo. Incluso varios de estos ítems tampoco están, de acuerdo con la ficha de equipamiento, en la versión Select de 789,900 pesos. Todos son opcionales salvo el sistema de infotenimiento MMI que sí se incluye y el techo panorámico.

Digamos que ya la mayoría del equipo lo tenemos en la versión Elite por 869,900 que suma acabados den aluminio en el exterior, luces de LED, un espectacular sistema de sonido Bang & Olufsen en 3D y materiales como madera. S Line es la cereza del pastel con aluminio en el interior, asientos de corte deportivo espectaculares, materiales todavía mejores, un volante de mejor feeling con piel combinada, incluso también en la palanca de velocidades y una sensación de calidad muy superior.

Audi tiene en el Q5 un producto redondo y tiene muy bien estudiada a su competencia, pues a pesar del incremento del precio, por potencia y equipamiento de entrada sigue siendo una de las mejores ofertas del mercado de SUVs compactas.

Audi Q5
Motor: 4 cilindros 2.0L 252hp y 372 lb/pie
0 a 100 km/h en 6.3 s
Dynamic 699,900 pesos
Select 789,900 pesos
Elite 869,900 pesos
S Line 899,900 pesos
Motor: V6 3.0L 354hp y 367 lb/pie
0 a 100 km/h en 5.4s
SQ5 1,099,900 pesos