Así fue como una cinta adhesiva cambió totalmente el manejo del Ford Mustang 2018

En el loco e impredecible mundo de desarrollo y puesta a punto de los autos, controlado en gran medida por computadoras y datos exactos, a veces es necesario el toque humano. Jonathan Gesek y Mike Del Zio son la mejor prueba de que tanto el punto de vista objetivo como el subjetivo son parte integral del desarrollo de un auto.

Después de haber manejado un prototipo del nuevo Ford Mustang en un circuito de alta velocidades, Del Zio, ingeniero dinámico, descubrió que a pesar de que los números obtenidos en la pruebas en el túnel de viento indicaran lo contrario, el auto no respondía en las curvas como quería. Gesek, ingeniero en aerodinámica y también el subjetivo del equipo tuvo una solución rápida.

Gesek aplicó una simple tira de adhesivo en la parte baja de la parrilla. El objetivo era reducir lo que se conoce como elevación delantera, que sucede cuando el aire levanta el frente el auto a velocidades muy altas. Del Zio volvió a probar el auto, prestando atención en este problema y el resultado fue un vehículo más maniobrable a altas velocidades y una parrilla rediseñada.

“Esa pequeña tira de cinta adhesiva hizo toda la diferencia,” dijo Del Zio. “La clave es la confianza. Al fnal de la recta, ¿cuánta confianza tienes en frenar y entrar a la curva? Las cosas pasan rápido a 250km/h.”

Recientemente, Gesek y Del Zio han pasado centenas de horas buscando mejorar el desempeño aerodinámico del nuevo Mustang 2018, ayudando a mantener o mejorar los consumos hasta en un 5.6 por ciento.

Algunos cambios al frontal del auto incluyen una nariz rebajada con un difusor de aire más grande que suma carga aerodinámica y mantiene al auto pegado al pavimento en todo momento, y un panel que permite que al aire fluya más eficientemente debajo del auto.