La evolución de Hyundai en México

Espacios creativos

Hyundai ha crecido a pasos agigantados en nuestro país, y poco a poco se ha ganado la confianza del público mexicano.

Hyundai ha crecido a pasos agigantados en nuestro país, y poco a poco se ha ganado la confianza del público mexicano. 2014 fue el año en que Hyundai se estableció oficialmente y comenzó a vender sus autos a través de concesionarios propios: Grand i10 desde 131,900 pesos hasta los 164,900 con el motor de 1.25 litros y 88 hp, el Elantra con motor de 1.8 litros y 145 hp desde 234,500 pesos y el ix35, que fue sustituido rápidamente por el Tucson de nueva generación. Todo con un enfoque más hacia la calidad para un público cada vez más exigente.

Para finales de 2014 tenían 20 concesionarios en México, 12 en CDMX, 1 en Puebla, 1 en Toluca, 2 en Guadalajara, 2 en Monterrey, 1 en Mérida y 1 en Tijuana. Actualmente, la red de concesionarios ha crecido notablemente, y ya tienen 60 puntos de venta y servicio en todo el país, abarcando estados como Campeche, Quintana Roo y Coahuila, entre otros.

El incremento en la red de concesionarios ha ido acompañado de la demanda de vehículos en sus diferentes modelos y versiones, la marca busca desde entonces facilitar el proceso de compra para el usuario final al contar con una red más amplia a nivel nacional.  Tras su primer año completo operando en nuestro país, en 2015, colocaron 26,251 autos y al día de hoy ya hay más de 100,000 unidades rodando en México.

Su mejor año fue el 2017, con 46,534 unidades que los mantienen dentro del Top 10; creciendo un 77.3 por ciento frente al 2015 y un 28.2 por ciento respecto del 2016, en el que vendieron 36,287 unidades.

En una industria que viene con tendencia a la baja, Hyundai es una de las pocas marcas que ha logrado crecer a doble dígito en lo que ha transcurrido del 2018.

Además, las garantías con las que entraron a México son sumamente agresivas, con 5 años o 100,000 kilómetros, abarcando incluso la protección de neumáticos, punto muy valorado por los compradores mexicanos porque la calidad de nuestros caminos tiende a dañarlos.

A través de estos 4 años Hyundai ha incrementado su oferta comercial contando al día de hoy con 11 modelos diferentes, 6 de ellos se lanzaron al mercado en el periodo entre 2017 y lo que va de 2018, siendo el más reciente el del Starex, con la incursión al segmento de los utilitarios.

En 2014 llegó Sonata (2.4 litros / 185 hp) y en 2015, Tucson (2.0 litros / 155 hp) remplazó a ix35 (2.0 litros / 152 hp). 2016 fue de suma importancia porque entraron de lleno en el segmento de los SUV subcompactos con Creta (1.6 litros / 121 hp), además de presentar a la nueva generación del Elantra (2.0 litros / 150 hp) y traer a México a Santa Fe Sport con motor turbo (2.0 litros / 240 hp).

En 2017 renovaron al Grand i10 (1.2 litros / 88 hp), llegó el rediseño de media vida del Sonata Fluid Sculpture (2.4 litros / 185 hp) e introdujeron a Santa Fe para 7 pasajeros (3.3 litros / 290 hp), pero destacan el Accent (1.6 litros / 121 hp), producido en México para el segmento de mayor volumen del país e Ioniq (combina un propulsor de combustión Atkinson de 1.6 litros capaz de producir 104 hp sumado al motor eléctrico sincrónico que agrega 43 hp adicionales), el primer híbrido de la marca coreana.

Hyundai ya prepara nuevos productos para la segunda mitad del 2018, esperamos que pronto lleguen a México las actualizaciones tanto de Creta como de Tucson, además de tener pendiente a la nueva generación de Santa Fe, develada en el Salón de Ginebra.

Quisiéramos ver a la gama deportiva N, especialmente con el Veloster que se comercializó en números muy limitados cuando la marca llegó a México pero que ahora estrena nueva generación y versiones deportivas con más de 270 hp.

Además, el Elantra GT es un hatchback derivado del i30 europeo que podría ser muy atractivo para un público joven que valora el aspecto exterior, tecnología, conectividad y buenas sensaciones de manejo.

Finalmente, la gama del Ioniq en otros mercados contempla versiones enchufables y eléctricas que darían un impulso a la imagen ecológica de la marca, además de pelear con productos como el Chevrolet Bolt EV o Nissan Leaf.

La marca es clara, busca estar presente entre los compradores mexicanos al ofrecer productos de alta calidad, acompañados de mejoras tecnológicas para que el usuario esté siempre conectado, algo que ya es fundamental en su día a día.  La oferta de los diferentes modelos lo vuelve atractivo para el consumidor, todo en pro de una mejor experiencia.

Espacios creativos

Ahora lee