Análisis: Volkswagen quiere una pickup y tiene tres alternativas

La marca alemana ya tiene a Amarok como su pickup mediana global, pero no la comercializa en Estados Unidos.

Cuando decimos que Volkswagen tiene la mira puesta en la conquista del mercado estadounidense, no es en vano, ya que se sabe que es una de sus grandes cuentas pendientes y que quieren conquistarlo a cualquier precio.

Ya han dado algunos pasos hacia ese objetivo, con un Volkswagen Jetta que por primera vez en cuarenta años está pensado exclusivamente para atraer al comprador estadounidense y no se vende fuera de nuestro continente, un Passat de bajo costo fabricado en Chattanooga o la propia Teramont, un crossover grande de más de cinco metros de largo que solamente se vende en EUA y en China.

Son acercamientos interesantes, pero lo cierto es que para acechar realmente al mercado necesitan ofrecer una pickup con urgencia, ya que Amarok no puede venderse en nuestro vecino país del norte porque al no producirse en Norteamérica tendría impuestos altísimos que la harían poco competitiva.

Volkswagen ya ha dicho que una pickup grande no es el objetivo, porque las tres grandes de Detroit ya acaparan ese nicho y sus supuestas competidoras japoneses, especialmente Toyota Tundra y Nissan Titan, no han conseguido establecerse.

La alternativa entonces parece ser atacar al nicho inferior, en donde participan la Ford Ranger, Toyota Tacoma o Chevrolet Colorado, y hay tres opciones iniciales con una sola limitante. Para evitar el chicken tax del que hablábamos hace unas líneas, tiene que poder fabricarse en México, Estados Unidos o Canadá.

Ford Ranger

Volkswagen y Ford anunciaron un acuerdo de colaboración durante el pasado Salón de Detroit, que establece que Volkswagen desarrollará vanes comerciales para ambas marcas, mientras que Ford se hará cargo de una plataforma para pickup que será inicialmente utilizada por la siguiente generación de la Ranger, aunque Volkswagen tendrá acceso a dicha arquitectura.

No es tan sencillo como tomar a la Ranger y ponerle logotipos de Volkswagen. Ford entregará solamente la plataforma y lo que Volkswagen haga con ella después es solamente su responsabilidad.

Eso quiere decir que no tendremos a dos camionetas idénticas, sino que estéticamente e incluso mecánicamente serán muy distintas. Por ejemplo, la Ranger podrá utilizar motores de la familia EcoBoost, propios de Ford, mientras que la pickup que se derive para VW echaría mano de bloques TSI o FSI de desarrollo alemán, completamente distintos.

El producto terminado estará listo para el año 2022, y entonces sabremos exactamente qué representa este acuerdo para ambas marcas. Mientras tanto, podemos darnos una idea con esta mula de pruebas de la nueva Ranger.

Esta pickup podría retomar el nombre Amarok y tener un carácter global, aunque compartiría las líneas de producción en Michigan con la Ford Ranger para evitar el chicken tax.

Volkswagen Atlas Tanoak

En el Salón de Nueva York del 2018, Volkswagen sorprendió a propios y extraños con el Atlas Tanoak Concept, una pickup basada en la arquitectura MQB B que usa la Teramont/Atlas. Esto es, un monocasco con motor delantero transversal y tracción frontal, en lugar del acomodo tradicional de las pickups, con un chasis de largueros, motor longitudinal y propulsión posterior.

Incluso está motivada por el mismo motor que la Teramont, el VR6 de 3.6 litros con 276 hp, acoplado a una caja automática de ocho cambios.

De esa forma, la Atlas Tanoak sería muy parecida a la Honda Ridgeline, tomando la base de un crossover, pero dejando atrás ciertas cualidades de rudeza características de una pickup, cambiándolas por una marcha más parecida a la de un auto y entregando una mejor pickup para uso recreativo pero con una capacidad de carga y arrastre menor.

La clave de la Atlas Tanoak es que podrían fabricarla a lado de la Altas/Teramont SUV, en Chattanooga, Tennessee, para evitar el impuesto a todas las pickups extranjeras y venderla a un precio competitivo.

Volkswagen Tarok

La Tarok es una pickup compacta que toma una receta muy parecida a la de la Atlas Tanoak, pero una escala por debajo. Sí, la arquitectura es de monocasco y el motor va montado en posición transversal, pero en este caso echa mano de la plataforma MQB A, la misma que la Volkswagen Tiguan Allspace.

Se presentó en Sao Paulo el año pasado y Volkswagen decidió llevarla a Nueva York este año para probar suerte en Norteamérica y evaluar el proyecto con base en la recepción obtenido por sus clientes objetivos, los estadounidenses.

Como tal, sabemos que este proyecto está confirmado para Sudamérica. Se ensamblará en Argentina para competir con la Renault Oroch y FIAT Toro, pero si el mercado estadounidense la pide, bien podrían trasladar la producción a Puebla, dado que la base mecánica y estructural es la misma que la de la Tiguan que ya se ensambla allí.

De esta forma, podrían evitar el impuesto a las pickups que vienen de fuera de la región, aunque nos queda la duda de si la Tarok tiene las dimensiones mínimas ncecesarias para conquistar a un país que prefiere coches más grandes, especialmente si se trata de pickups. Incluso el motor puede ser muy pequeño, un 1.4 litros TSI de 150 hp, idéntico al que monta el Jetta.

Ahora lee