Análisis: Toyota Camry Hybrid, confirmado para México en unas semanas

Ya se confirmó que el Camry será el próximo híbrido en la gama de Toyota en nuestro país, pero ¿qué podemos esperar de esta variante que llega a finales de año?

Hace solo unas semanas Toyota anunció algunos de los planes de producto para lo que resta del año 2018, después de revelar los números obtenidos en un primer semestre en el que tuvieron lanzamientos muy importantes: principalmente los renovados Yaris en carrocerías sedán y hatchback, el mini-SUV C-HR y el Prius C, el híbrido más accesible en el mercado.

El Camry Hybrid no será un modelo de tan alto volumen como lo son Prius y Prius C, y con mucha seguridad será más costoso que estos últimos, pero con una orientación diferente como un auto más potente y mejor adaptado para viajes largos en autopista, además de tener la ventaja añadida del estatus que viene con un tradicional sedán mediano y de poder camuflajearse bajo una carrocería casi idéntica a la de un Camry regular.

En Estados Unidos, el Camry Hybrid se ofrece con dos opciones de batería diferentes en función de la versión, aunque en ambos casos trabaja en conjunto con el motor Dynamic Force de 4 cilindros y 2.5 litros, que en el híbrido tiene una relación de compresión más alta (13.1 vs 14.1) para lograr una mayor eficiencia térmica.

El motor de combustión entrega 176 hp y 163 lb-pie de par, frente a los 201 hp y 178 lb-pie que eroga en el Camry regular, y ahora se acopla con una transmisión de variador continuo controlada electrónicamente (eCVT) en lugar de la automática con convertidor de par de 8 relaciones.

Para versiones LE, la batería es de ion-litio (LI) y en versiones SE y XLE tenemos una de hidruro de níquel-metal (Ni-MH), lo que le da una ventaja de consumos a las versiones de acceso. No obstante, el voltaje máximo del motor eléctrico es el mismo en los tres casos, con 650V y números de 118 hp y 149 lb-pie de torsión, con una potencia máxima del sistema de 208 hp, mayor incluso que las versiones regulares de gasolina.

De forma sorprendente y basándonos en los números de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de Estados Unidos, las versiones LE entregan consumos casi a la par con los del Prius, de 51 millas por galón en ciudad y 53 en autopista, que equivalen a 21.7 y 22.5 km/L respectivamente.

La configuración que creemos que vendrá a México es la de la batería de hidruro de níquel-metal con un nivel de equipamiento más completo, acompañando al acabado XLE. En este caso los números son ligeramente inferiores, de 44 y 47 millas por galón en ciudad y autopista, que equivalen a 18.7 y 20 km/L, respectivamente. De cualquier modo, los consumos del Camry Hybrid son muy superiores a los 11.9/16.6 km/L del Camry regular; especialmente en manejo urbano en donde la diferencia es de más del 50 por ciento.

De momento, el rival más directo del Camry Hybrid será el Ford Fusion Hybrid, aunque otras marcas como Honda y Hyundai también tienen variantes electrificadas de sus sedanes medianos, pero no han anunciado su llegada a México. En función del precio, Camry Hybrid podría competir con el BMW 330e iPerformance plug-in hybrid, aunque se trata de un sedán de corte Premium que tiene un rango eléctrico más amplio por ser enchufable, y suponemos que arrancando en 834,900 pesos será considerablemente más costoso también.

Si Toyota logra mantener los valores que tanto nos gustaron del Camry en sus versiones convencionales, sumando mejores consumos y un tren motor ligeramente más potente, podrían sumar a otro ganador a su gama de híbridos, que por lo que muestran los números de ventas ya tiene a dos de esos en Prius y Prius C.

Ahora lee