Análisis futuro: Conoceremos al nuevo Ford Focus este mes de abril

La cuarta generación del Focus será presentada oficialmente en un evento privado durante el próximo mes de abril y no en el marco del Salón de Ginebra en marzo como se creía que sería originalmente. El compacto del ovalo azul iba a producirse en la nueva planta de San Luis Potosí para todo el continente, pero tras la cancelación de dicho complejo el año pasado se dijo que habría una inversión en Hermosillo para que el nuevo auto se fabricara junto a su hermano mayor, el Fusion.

Ahora sabemos con total seguridad que el nuevo auto vendrá a México desde China, en un intento de Ford de darle mayor relevancia global a sus operaciones productivas en el gigante oriental, aprovechando que el nuevo Focus no será un producto de alto volumen en nuestro continente.

Dicho producto será lanzando el próximo mes de abril y llegará primero al viejo continente, en donde estos autos todavía representan un volumen de ventas importante. Es muy probable que, siguiendo los pasos que Volkswagen tomó con el Jetta, Ford deje de vender a la version de tres volúmenes en Europa, dejando solamente a las carrocerías hatchback y variant en producción en la planta alemana de donde sale actualmente.

La producción del auto para Norteamérica se detendrá durante el tercer trimestre de este año, y la producción en China de la nueva generación no comenzará sino hasta mediados o finales de 2019, por lo que es probable que haya una escasez de autos y versiones en México en ese periodo de tiempo.

Aquí sí habrá una variante sedán, además de que también podrían llegar las versiones Active de estilo aventurero e incluso el Focus Vignale como una alternativa de alta gama, con completo equipo de confort, detalles exclusivos en el exterior y mejores materiales al interior para seguir empujando al auto hacia arriba, buscando competir con las versiones más costosas de su rivales y con Audi A3 Sedán y Mercedes-Benz Clase A Sedán.

Los ST son prácticamente un hecho, aunque llegarán de Alemania y no de China, con un motor similar al del actual, pero potenciado, para hacer frente al SEAT León Cupra, principalmente. Tambien debería de haber una versión con caja automática de doble embrague, cosa que no tiene el actual Focus ST, y un diferencial de deslizamiento limitado similar al que lleva el ya citado León Cupra y el Hyundai i30 N en Europa.

La generación actual se lanzó en 2012 y ya muestra su edad en un segmento competente que incluye autos como el Honda Civic, Mazda3, Volkswagen Jetta, Kia Forte y Hyundai Elantra, entre otros. El auto experimentó en 2018 su peor año a nivel comercial, desde el lanzamiento de la tercera iteración hace 6 años. Mecánicamente, el nuevo auto deberá echar mano de un nuevo motor turbo de 1.5 litros con alrededor de 180hp, acoplado a una caja automática convencional, dejando de lado a las Powershift de doble embrague.