Análisis especial: Un viaje por las generaciones de Chevrolet Corvette

Uno de los deportivos más icónicos de la historia ya prepara la llegada de su octava generación, pero antes hay que dar un repaso.

Chevrolet Corvette es un deportivo que ha marcado a la industria automotriz como muy pocos nombres lo han logrado; en el 2018 se cumplen 65 años de su lanzamiento, y qué mejor manera de rendirle un homenaje a este vehículo que dando un repaso por sus generaciones, desde la C1 hasta la C7, que ya va de salida.

Te llevaremos al pasado, para que conozcas la historia de un deportivo que en su origen quiso emular los diseños de roadsters europeos de los años cincuenta y el origen de su nombre, el cual se debe a las Corbetas, una serie de buques de guerra de los Estados Unidos famosos por su letalidad, rapidez y confiabilidad.

Corvette C1 (1953-1962)

GM buscaba un producto que enamorara a los clientes posguerra con un sentimiento nacionalista, que buscaban algo veloz, rudo y fuerte para sentirse identificados. Harley Earl, considerado como el padre de los conceptos de GM, salió al rescate con un diseño que desde su nacimiento marcaría a la industria.

En 1953, vería la luz el primer Corvette C1, que echaba mano de una carrocería de fibra de vidrio, una tecnología sin precedentes en ese entonces y bajo el cofre tenía un motor de 6 cilindros que no terminó de encantar a los americanos y es por eso que, en 1955, se adoptó por fin al bloque V8 que terminaría enamorando a todo un país.

Corvette C2 (1963-1967)

Solo 4 años rodó esta generación, pero marcó el inicio de la popularidad del modelo como lo conocemos hoy en día. El nuevo y radical diseño era obra de Larry Shinoda, y por primera vez veríamos un nombre que hoy en día evoca muchos sentimientos.

Stingray ofrecería mucha más potencia para aquellos clientes que en verdad estaban dispuestos a pagar por un deportivo, y fue obra de Zora Arkus-Duntov, ingeniero en jefe encargado de dotar de musculo al C2. Como dato curioso, el Corvette C2 fue uno de los primeros vehículos en ofrecer luces ocultas para mejorar el flujo de aire.

Corvette C3 (1968-1982)

Tomando el lugar como la generación más longeva en la historia de Corvette tenemos al C3, que fue creado de igual manera por Larry, pero ahora tenía a Bill Mitchell como apoyo en el diseño. Bautizado de manera cariñosa como Mako Shark II, este vehículo rompía con el esquema y lo hacía parecer otro modelo totalmente diferente con un vidrio trasero en forma de burbuja.

La curiosidad de esta generación se encuentra en el momento de su revelación pues en un esfuerzo de mercadotecnia, GM le ofreció a Mattel, fabricante de juguetes, la licencia para fabricar el modelo a escala que sería lanzado al mercado de manera simultánea al de tamaño real; un error de comunicación resultó en que Mattel lanzara su modelo a escala de forma anticipada permitiendo a la comunidad conocer de manera anticipada las nuevas formas del Corvette C3.

Corvette C4: (1983-1996)

La década de los ochenta se encontraba en pleno apogeo, y GM necesitaba darle una actualización contundente al Corvette para comenzar a atraer al público joven de la época. Para esta generación, Chevrolet fabricó 44 prototipos diferentes de Corvette previos a su lanzamiento y no fue sino hasta el 45 que recibieron la luz verde de producción por parte de GM.

Corvette seguía fiel a sus inicios fabricándose con fibra de vidrio, pero ahora daba un salto en tecnología gracias a la inyección electrónica y demás asistencias que facilitaban el uso del vehículo y que la gente pudiera usarlo para el día a día, o divertirse en la pista.

Corvette C5: (1997-2004)

La quinta generación de “Vette” nació en 1997 y fue la última en presumir el grupo óptico retráctil característico desde la segunda generación. Este modelo fue uno de los primeros de la marca americana en probar su poderoso V8 en circuitos europeos para ponerse al tú por tú a cualquier deportivo alemán.

Dependiendo la versión, este V8 podía dar desde 350 hasta 406 caballos de fuerza, que encontrábamos en la edición especial Z06, que también retocaba la suspensión trasera y sistema de dirección para dejar atrás ese estigma de que Corvette era un coche perfecto para líneas rectas pero soso para las curvas.

Corvette C6 (2005-2013)

Corvette tomó como inspiración las míticas 24 Horas de Le Mans para desarrollar esta generación, tenían en mente ganar la categoría GT de dicha competencia. Gracias a un buen trabajo mecánico, lograrían dicha hazaña dejando atrás a marcas como Porsche.

Quizá una de las versiones más recordadas de esta generación es el ZR1, que gracias a una serie de configuraciones especiales lograba dar un total de 640 hp a las ruedas traseras y de paso, sacarle uno que otro susto y sonrisa al piloto gracias a su complicado pero divertido manejo.

Corvette C7 (2013-Actualidad)

C7 llegó en el 2013 para enseñarnos que un Corvette puede ser capaz de muchas cosas, sobre todo en sus versiones radicales como Z06, Stingray o el recién estrenado ZR1, quien en esta ocasión eleva a la potencia a los 755 equinos de potencia.

Tocando el tema del ZR1 de actual generación, es el Corvette más potente de la historia y sirve como un homenaje de despedida para la actual generación que está por ser reemplazada.

El futuro Corvette C8 se tratará por una versión más moderna que ahora equipará un motor central, que piensa ponerse a la par de superdeportivos italianos y demostrar que los americanos también pueden hacer vehículos rápidos y continuar con un legado que se fundó hace más de 60 años.

Ahora lee: