Análisis especial: 5 vehículos únicos propulsados por motor bóxer que no son Porsche

Famoso por su uso en Porsche, el bloque bóxer de 6 cilindros ha tenido varias aplicaciones en la historia y aquí te decimos algunas de las más curiosas.

Los motores de seis cilindros en posición bóxer han sido clasificados como unas de las mejores configuraciones mecánicas de los últimos tiempos. Combina ese sonido tan característico de los 6 pistones con el centro de gravedad bajo y un tamaño compacto, tan compacto que puede ser montado por detrás del eje trasero del coche y lo hemos visto durante años gracias a Porsche.

Pero, ¿qué sucede cuando queremos un “flat-six” y no queremos que sea Porsche? Algunas marcas se preguntaron lo mismo en algún punto de su historia y es por eso que te traemos una lista de 5 vehículos que han sido propulsados por un motor con dicha configuración pero que no llevan el emblema de la marca de Stuttgart en el cofre.

1. Wilson-Pilcher Car.

Creado en 1900, este vehículo fue el primero en explorar la configuración bóxer y ofertaba motores de 4 o 6 cilindros, un avance tecnológico sin dudas importante para la época. Este motor estaba enfriado por agua y como dato curioso, ningún ejemplar de 6 cilindros sobrevivió al paso del tiempo, pero sí existen 2 ejemplares con 4 cilindros en manos de una colección privada.

La potencia neta de este motor no se conoce, pero se sabe que el bloque de 4 pistones tenía un desplazamiento de 2.7 litros y el de 6 cilindros presumía de casi 4.1 litros.

2. Subaru SVX

Un coche que data de 1991 y se presentó como la opción japonesa para dominar a Porsche. Conocido en Japón como Alcyclone, Subaru SVX fue el resultado de ingeniería aplicada a los trazos del famoso Giorgetto Giugiaro, quien también diseñó una versión guayín de este vehículo que jamás salió a la venta porque los números de ventas de SVX no resultaron tan positivos como se esperaba.

El tren de poder de este vehículo constaba de un bloque bóxer de 6 pistones, 3.3 litros de desplazamiento y una transmisión automática de 4 velocidades, dando como resultado 231 caballos de fuerza.

3. Tucker 48

Una vez terminada la segunda guerra mundial, sobraba acero en el mundo, específicamente en Estados Unidos, por lo que las industrias manufactureras de automóviles comenzaron a surgir y  no escatimaron en el uso de este material; una marca llamada Tucker lanzó al mercado el Tucker 48, pero no duró mucho tiempo en el mercado y solo se produjeron 51 unidades gracias a que la marca se fue a la quiebra por una cuestión de fraude interno.

El Tucker 48 echaba mano de un motor de 5.5 litros de 6 cilindros bóxer enfriado por aire capaz de desarrollar 166 caballos de fuerza enviados a las ruedas traseras, estas características le hicieron ganar el título de deportivo en la época y hoy en día están muy bien cotizados en el mercado, alcanzando cifras de hasta 7 dígitos en dólares.

4. Chevrolet Corvair

Quizá una de las marcas más conocidas en esta lista con uno de los vehículos más populares en la década de los 60’s para nuestro vecino del norte. Corvair fue pensado por Chevrolet como el Beetle americano para enamorar al pueblo y pensaba hacerlo con un motor bóxer de 6 cilindros bajo el cofre; este motor es de los primeros en usar una cantidad considerable de aluminio en su construcción.

La potencia no era nada ostentosa, al menos en la primera generación de Corvair, pues solamente contaba con 80 caballos de fuerza, pero para 1965, el bloque ganó un turbocargador extraído directamente del Corsa y vio una mejora considerable para dejarlo en 180 hp.

5. Lykan HyperSport.

Quizá el HyperSport no tendría que estar en esta lista ya que el motor que encontramos en las 7 unidades fabricadas están desarrolladas por Porsche, sin embargo, Lykan les dio su toque personal y realizó algunas mejoras, por lo que creemos que sí clasifica para entrar a nuestra lista.

Este superdeportivo ultra raro cuenta con un motor de 3.7 litros y 6 cilindros con doble turbocargador de origen Porsche, pero Lykan ha realizado configuraciones en los pistones, cigüeñal y sistema de inyección para lograr los 780 caballos de fuerza y enviarlos directo a las ruedas traseras. ¿0 a 100? 2.8 segundos. ¿Velocidad máxima? 391 km/h.

Ahora lee: