Análisis Futuro: El nuevo Renault Megane RS aparece antes de tiempo en las oficinas de patente

Aparentemente, la cuestión de patentar los diseños de sus vehículos se ha vuelto un arma de doble filo para las armadoras de autos, ya que como sucediera en su día con el Volkswagen Golf y Arteon, ahora es el Megane el que queda a la vista de los ojos curiosos.

El nuevo Megane RS ya apareció en un evento oficial hace unos meses, cuando Niko Hulkenberg, piloto del equipo de Renault Sport Fórmula Uno lo condujo con camuflaje en el marco del Gran Premio de Mónaco.

Entonces, no pudimos apreciar más que su silueta, pero ahora, tras conocer algunos datos oficiales, ya sabemos cómo se distanciará de sus hermanos civilizados y convencionales en el apartado estético.

Lo primero que salta a la vista es la ausencia de una versión de 3 puertas, como ya sucede con otros hatchbacks deportivos con los que compite. Estéticamente, muestra salpicaderas ensanchadas y fascias totalmente rediseñadas en ambos extremos del auto.

En el frente, encontramos una toma de aire inferior sobredimensionada, que será la encargada de alimentar al intercooler con aire fresco. Por debajo, las tomas de aire estarán para canalizar aire al sistema de frenos y mantenerlo en optimas temperaturas.

Las salpicaderas lo hacen ver más agresivo, pero también tienen un fin aerodinámico, extrayendo aire turbulento para mitigar el levantamiento del eje delantero a altas velocidades, también son necesarias porque, si los reportes que tenemos son precisos, el Megane RS tendrá una suspensión delantera especial con manetas desacopladas para reducir el famoso torque-steer que caracteriza a los autos potentes con tracción delantera.

Se especula que ambas fascias serán de plástico inyectado para reducir el peso, y que el aluminio hará su aparición en cofre, techo y compuerta trasera. Según sabemos, el Megane RS intentará romper el récord de Nürburgring para hatchbacks de tracción delantera, que actualmente ostenta el Civic Type R.

El motor lo tomará prestado del Alpine A110, se trata de un bloque supercargado de 1.8 litros de desplazamiento, pero en este caso ha sido mejorado para entregar cerca de 300 caballos de fuerza. Las transmisiones serán manuales de 6 marchas o bien, una automática de doble embrague y la potencia irá dirigida al eje delantero, luego que ingenieros de la marca francesa desmintieran la posibilidad de contar con tracción integral.

A pesar de que la versión con caja automática cuenta con launch control y puede cambiar de marcha más rápidamente de lo que cualquier humano podría hacerlo, la versión manual será 25 kilogramos más ligera, por lo que los tiempos de aceleración favorecen a la caja manual. Se espera, para todas las versiones, tiempos por debajo de los 6 segundos.

También tendrá dirección en las cuatro ruedas, y a pesar de que el peso agregado con este sistema, alrededor de 40kg, puede hacer los tiempos de vuelta más lentos, se ha dicho que el manejo y la estabilidad a altas velocidades justifica el incremento en peso, por lo que todas las variantes montarán de serie este sistema, llamado 4Control.

El auto será presentado en toda su gloria en el próximo Salón de Frankfurt, el 12 de septiembre. No hay confirmación de su llegada a México, pero entendiendo que el único producto europeo que Renault comercializa en México es el Clio RS, hay posibilidades de que lo veamos en pavimento azteca para competir con el SEAT León Cupra y el ya citado Honda Civic Type R.

Imágenes | Motoring

Nota original publicada en SoloAutos.mx