Análisis Especial: sistemas de iluminación ¿halógenos, xenón o LED?

El esquema de iluminación del vehículo es un punto de inflexión para nuestra seguridad y la de terceros. Es sumamente importante que así como mantenemos nuestro motor y elementos mecánicos, pongamos empeño en tener un buen sistema de luces en el coche.

Las industria automotriz crece a pasos agigantados y los sistemas que complementan a los vehículos actuales cada vez son más sofisticados y eficientes. Los faros halógenos tienen buenos resultados para manejos con poco kilometraje, pero en cuanto a vida útil, intensidad luminosa y alcance, los sistemas clásicos de halógeno presentan importantes limitaciones. El modo de trabajo de este tipo de iluminación es muy parecido a lo que vemos en las bombillas de nuestras casas.

Es claro que vehículos en versiones de entrada montan faros halógenos para reducir costos, pero en realidad no son tan eficaces como creemos. El equipamiento luminario en muchos fabricantes, sobre todo en nuestro país, se encuentra muy limitado, a pesar de que en otros mercados ya ofrecen faros láser y muchas funciones de iluminación adaptativa en versiones asequibles.

Incluso los sistemas de xenón están siendo sustituidos cada vez más frecuente por diodos luminosos y se han ido descartando por marcas que buscan otorgar una mejor oferta a su cliente.

Los LED por su parte, están convenciendo a los clientes y a las marcas debido a que ofrecen una vida útil de más de 10,000 horas, emiten una luz de 5,500 grados Kelvin y presentan un bajo consumo energético. Además, estos sistemas pueden iluminar la carretera con mayor precisión y resolución.

¿Vale la pena pagar un monto más por faros de Xenón o LED?

Hay temas en los que es mejor no ahorrar. En la totalidad de los casos los faros LED aumentan notablemente la visibilidad nocturna y al mismo tiempo la seguridad de los ocupantes del vehículo.

La seguridad que otorgan los nuevos sistemas de iluminación bien valen 5 mil pesos más. Además, hay que tener claro que estas mejoras también aumentan el valor de reventa del coche.

Por otro lado, entendemos que no siempre hay sistemas de iluminación opcionales, ya que los propios fabricantes suelen aprovecharse de los compradores y en la mayoría de los casos relegan los faros con nuevas tecnologías a las versiones más caras. Por el bien de la seguridad vial, se deberían cambiar estas políticas y ofrecer a los clientes un sistema actualizado que otorgue mayor seguridad, sobre todo en vehículos pequeños de bajo costo.