Análisis comparativo: Mazda CX-5, Ford Escape, Honda CR-V, Nissan X-Trail y Volkswagen Tiguan

Por Fred Shabot

La llegada del lavado de cara de la CX-5 demuestra que Mazda sabe muy bien que no hay porque arreglar lo que no está roto y refresca a su crossover estrella para seguir vigente en un mercado muy competido en nuestro país.

Recién arriba a México la rediseñada Mazda CX-5 que, si bien no tiene cambios estéticos notables, sí mejora en áreas claves para el consumidor mexicano al mismo tiempo que conserva los atributos que la han convertido en un modelo clave para la estrategia de la marca nipona en México. Sin embargo, en frente tiene nombres muy establecidos en el mercado que el cliente valora y aprecia.

Mazda CX-5

Llegó a nuestro país hace ya un par de años y apenas en su segundo año modelo recibió una nueva motorización más potente que para muchos era necesaria para adquirir mayor relevancia en el segmento. En el modelo 2016 recibe nuevas fascias y detalles exteriores como la iluminación LED y una nueva parrilla frontal con barras que reemplaza al diseño en panal, sin embargo, los cambios principales están en el interior de esta atractiva crossover compacta con detalles que no se verían fuera de lugar en un modelo Premium, como lo son el renovado sistema de info-entretenimiento, que ahora cuenta con una perilla para controlarlo como la hacen las marcas de lujo germanas y que la firma denomina Mazda Connect.

En el apartado del tren motriz las cosas no cambian, mantiene el motor con 2.0 litros de desplazamiento y 155hp para las versiones de entrada además de uno más poderoso con 2.5 litros para las versiones tope con 184hp. Ambos  propulsores vienen con tecnología SkyActiv que incluye inyección directa de combustible para mejores consumos.

El rediseño también incluye mejores materiales interiores con plásticos suaves al tacto y más espacio interior, sobre todo en la consola central en donde el botón del freno de estacionamiento electrónico reemplaza a la tradicional palanca.

Cuenta también con 6 bolsas de aire y control de estabilidad en todas sus versiones.

Sin embargo, su principal atributo sobre la competencia y lo que la separa de ésta, sigue siendo un manejo más deportivo y una calidad de marcha casi perfecta; no le asustan los caminos revirados y en mal estado ya que la suspensión filtra a la perfección las irregularidad brindando niveles únicos de confort en su segmento.

Los precios van desde los $327,900 de la versión i de entrada hasta los $445,900 para versión s Grand Touring 4WD.

Lo que sí: Motorizaciones económicas, look moderno, tecnología y conectividad.

Lo que no: Enfoque demasiado deportivo para algunos.

Consumo:

14.4 km/l ciudad

20 km/l autopista

17.8 km/l mixto

Cajuela:

450 L

Ford Escape

La SUV compacta por excelencia de Ford llegó a nuestro país en 2001. Para el 2013 recibió un cambio radical que la acerca más al segmento de las crossovers que al de las SUVs al cual pertenecía anteriormente, gracias al empleo de líneas más redondas y cambio de plataforma que le permiten tener mayor familiaridad con otros modelos de la marca como lo son el Focus o el Fusion.

Para 2015 la marca da prioridad al motor de el motor de 4 cilindros y 2.5 litros con 168hp que son suficientes para moverla en ciudad con soltura en ciudad. Aunque no desaparece del portafolio de motorizaciones el motor EcoBoost turbocargado, no hay precios disponibles. Imaginamos que es sólo bajo pedido. La transmisión es siempre una automática con 6 relaciones

Su principal atributo es la conectividad y sus sistemas de info-entretenimiento, ya que cuenta con el sistema Sync Applink de la firma norteamericana que la hacen amigable con aquellos clientes que buscan estar en contacto de forma rápida y segura. Adicionalmente las versiones tope cuentan con el sistema MyFord con pantalla touchscreen de 8 pulgadas. Debemos destacar que es el sistema más completo del mercado y que mejor funciona con los comandos de voz.

Tampoco escatima en equipo de seguridad y viene de serie en todas sus versiones con bolsas de aire laterales, frontales, tipo cortina y de rodillas para conductor, así como el sistema de control de estabilidad.

El rango de precios va desde los $322,900 para la versión S hasta los $399,900 para la Titanium. Como mencionamos, la marca no publica precios de la mercánica Ecoboost, pero debe rondar los 450 mil pesos.

Lo que sí: Buena calidad de acabados y conectividad.

Lo que no: Espacio en plazas traseras

Consumo:

9.8 km/l ciudad

11.9 km/l autopista

12.0 km/l mixto

Cajuela:

456 Litros

Honda CR-V

La preferida del público mexicano también se renueva para 2015. La que ha sido la crossover más vendida en nuestro país porta un diseño exterior con nuevos faros, fascias, parrillas, rines y luces traseras. Aunque bien con estos cambios evoluciona más que revolucionarse, sí se ve más fresca y moderna comparada con la CR-V que llegó en 2012 a nuestro mercado.

El interior se mantiene casi intacto, aunque abundan los huecos para guardar todo tipo de cosas y los terminados son los típicos de Honda, es decir, plásticos duros al tacto pero de gran calidad y que tanto éstos como las vestiduras son de los más aguantadores del segmento; por ejemplo, si tenemos una mascota, CR-V será seguramente la mejor opción al largo plazo para llevarla a pasear, por durabilidad y espacio. Se incluye el sistema HondaLink en la versión i-Style que permite sincronizar la pantalla de nuestro Smartphone Apple con la del vehículo para ver el sistema de navegación en la pantalla del mismo.

El apartado en donde más cambios hubo con respecto al anterior modelo es bajo el cofre ya que el motor de 4 cilindros y 2.4 litros recibe un nuevo sistema de inyección directa de combustible para mejorar el consumo cortesía de la estrategia Earth Dreams de la marca japonesa. También desaparece la antigua caja automática de 5 relaciones para dar paso a una más moderna y eficiente continuamente variable CVT.

Todas las versiones incluyen como se espera de este segmento, 6 bolsas de aire y control de estabilidad y los precios empiezan en $330,900 para la versión LX hasta los $419,900 para el tope EX-L Navi 4WD.

Lo que sí: Utilidad y espacio interior

Lo que no: Actualizarse en sistema de info-entretenimiento

Consumo:

11.2 km/l ciudad

16.6 km/l autopista

13.1 km/l mixto

Cajuela:

589 L

Volkswagen Tiguan

La crossover más pequeña de la marca germana se ubica en nuestro país en un segmento competido ya con algunos años a sus espaldas. Estéticamente recibió un rediseño muy ligero que lo acercó a la imagen corporativa del grupo en 2012; aunque ya no se ve moderna, sí se mantiene fresca dentro de su segmento.

Su punto más fuerte reside en sus dos motorizaciones, un 1.4 litros turbo y supercargado con 160hp acompañado de una caja automática de doble embrague de seis relaciones y el conocido 2.0 litros turbo de 200hp con una caja automática convencional de 6 velocidades. A destacar que el motor más pequeño cuenta con el sistema Start-Stop que automáticamente apaga el motor cuando nos detenemos para optimizar el consumo de combustible y lo vuelve a arrancar en el momento en el que pisamos el acelerador para ponernos en marcha. Esta solución, sumada al eficiente y pequeño 1.4 litros, la convierten en una alternativa muy interesante para aquellas personas que se mueven constantemente en tráficos densos en la ciudad ya que los consumos de combustible seguramente serán de los mejores del segmento.

El interior muestra acabados excelentes, con una combinación de materiales suaves y duros pero una calidad de ensamble casi inmejorable que, como en la Mazda CX-5, recuerda a vehículos con nombres Premium.

Uno de sus puntos débiles respecto a la competencia es el espacio interior ya que será difícil que 5 pasajeros y su equipaje quepan dentro del vehículo ya que la cajuela es pequeña.

Los precios varian desde $356,900 para la versión denominada 1.4 hasta los $529,100 para la versión R-Line.

Lo que sí: Motorizaciones, calidad de acabados interiores, sistema de info-entretenimiento sencillo pero efectivo.

Lo que no: Precios algo altos, espacio interior.

Consumo:

12.3 km/l ciudad

18.2 km/l autopista

14.4 km/l mixto

Cajuela:

470 L

Nissan X-Trail

Se presenta como una opción completamente rediseñada y reimaginada dentro del segmento y que si bien es una X-Trail, por líneas y por el espacio que cubre dentro de la gama de Nissan es más una sucesora de la ahora desaparecida Rogue.

El equipamiento es vasto y desde la versión de entrada ya cuenta con, por ejemplo la cámara de reversa que, para tenerla en el segmento, es necesario escalarse a las versiones de media gama. Incluso la tope ya tiene el famoso sistema “eagle eye” con cuatro cámaras para poder ver todos los perfiles del auto.

Otro punto a destacar es que de esta comparativa es la única que se ofrece con una tercera fila de asientos opcional en algunas versiones y, aunque no es lo más recomendable para viajes largos o adultos, sí la hace más útil para mover niños o adultos no muy altos en distancias cortas.

El motor no cambia, es un conocido 4 cilindros de 2.5 litros con 170hp que se ajusta a lo que ofrecen casi toda la competencia dentro de este segmento y que trabaja en conjunto con una caja CVT continuamente variable. Si bien estas cajas no ofrecen el mejor desempeño, sí mejoran el consumo y el confort de marcha ya que los cambios con casi imperceptibles.

El interior ofrece buenos materiales (a tono con el segmento) y un diseño muy moderno en donde casi todo lo que el conductor y su acompañante necesiten estará a su alcance sin tener que desviar los ojos del camino.

Es la única del segmento en ofrecer un sistema de tracción 4×4 denominado por la marca como “inteligente” puesto que permite modificar la entrega de fuerza del motor mediante una perilla en la consola de la siguiente manera: 2WD que envía sólo tracción a las ruedas delanteras; 4WD que la convierte en un tracción integral que reparte torque entre ambos ejes de manera automática o el LOCK que bloquea el envío 50/50 adelante y atrás (desconectable después de 40km/h) pensado para salidas del camino más agrestes.

Los precios para esta nueva X-Trail arrancan desde los $322,900 para la versión Sense y terminan en $414,900 para la versión Exclusive 3 row destacando que las versiones de tres filas inician en los $336,900.

Lo que sí: Buena relación precio/contenido, tercera fila de asientos opcional

Lo que no: Motorización no muy moderna, pero efectiva.

Consumo:

12.3 km/l ciudad

16.5 km/l autopista

15.3 km/l mixto

Cajuela:

550 L (5 plazas)