AMG Performance Tour 2015

Cuando se mencionan las silgas AMG en un vehículo, se habla de poder, pasión, adrenalina, y clase al mismo tiempo; Merecedes-Benz se respalda por un equipo que no solo diseña autos de carreras, sino que aplica toda su tecnología a coches de producción en masa.

En esta ocasión nos tocó evaluar a la gama más intensa de la firma de la estrella en el Centro Dinámico Pegaso. El carácter de estos bólidos se puso a prueba con diferentes ejercicios que nos hacían sentir a detalle sus capacidades dinámicas. De primera instancia, se nos presentó un “Slalom” donde exigimos la estabilidad y aplomo de los Mercedes AMG, después comprobamos la aceleración y la aptitud del sistema de frenado con ejercicios en línea recta, y finalmente, la oportunidad de exprimir todo el poderío en pista abierta, aquí fue donde realmente pudimos sentir el empuje y la técnica deportiva de cada coche, sobre todo la entereza y el predominio del hermoso AMG GT S.

AMG GT S

Se nos dio la oportunidad de llevar a este monstruo alemán con pista libre, únicamente teníamos por delante al auto guía (GLA 45 AMG). Al momento de tomar la primer curva entendimos que éste necesitaría a todos nuestros sentidos en el volante, el AMG GT S transmite lo más cercano a un coche de carreras y pura pasión al pavimento. Este significativo modelo representa la fascinación de un auténtico deportivo con todas las ciencias tecnológicas del momento sin descuidar su idoneidad para el uso en ciudad.

Durante los modos Sport y Sport Plus, el comportamiento del GT S es veloz y enérgico aunque se percibe “controlado”, cuando se acciona la modalidad Race, el teutón se transforma significativamente y concede a su ocupante todo un arsenal de caballos y libras para divertirse por horas. Por su parte en el interior abundan los materiales de enorme calidad y un espacio muy destacable a pesar de ser biplaza.

C 63 AMG

La variante AMG de la Clase C es verdaderamente rápida y divertida; basta probarlo un vez para no querer soltarlo, está enfocado para conductores que aprecian la tecnología, el poderío de la firma y los excelentes acabados en todos sus puntos. Este C 63 es sinónimo de poder y conducción dinámica pura, desde que se pone en marca su V8 (507 HP) hasta que se aborda un lavadero y se desconectan las ayudas de manejo. Ahí es cuando realmente se aprecia su ciencia.

A45 AMG

Además de ser el vehículo cuatro cilindros más potente en el mercado, posee grandes capacidades de pista. Su mayor virtud la encontramos en su agilidad; el que mejor sentimos en el “Slalom”. La deportividad se expresa tanto en el exterior como en el interior, atesora una aceleración única y más aún cuando se acciona el “launch control”, un verdadero cohete de bolsillo.

GLA 45 AMG

Tuvimos a este SUV compacto dispuesto a sacarnos muchas sonrisas, y lo logró. Es importante mencionar que aunque tiene el mismo motor que el Clase A AMG, su estructura y su peso no lo dejan desempeñarse igual; no obstante, este deportivo familiar está enfocado hacia otro lado, y para su fin, funciona más que perfecto. Cuenta con interiores excelsos, atacando el apartado “Sport” y la clase simultáneamente.

Salimos con una gran sonrisa en el rostro, finalmente eso es lo que un AMG te regala al pisar el acelerador a fondo. Lastimosamente no pudimos ponernos tras el volante de los CLS 63 y G 63 AMG.