Acura NSX cumple 30 años de vida

Son tres décadas del superauto icónico de la firma japonesa, su arribo cambió inmediatamente la manera en como el mundo percibía los automóviles deportivos del sol naciente.

Desde su debut en 1989, la primera generación Acura NSX fue el primer auto exótico no europeo, superligero, liviano, con un monocasco totalmente de aluminio, calidad y confort de conducción extraordinarios para los autos deportivos de la época.

Fue el Salón del Automóvil de Chicago un 9 de febrero de 1989, y ahora la firma japonesa regresó al mismo salón en la ciudad de los vientos y mostró detalles íntimos del superauto nipon, que llegó y causo un impacto en el panorama automotriz, superando algunos superdeportivos europeos.

Esta pieza de la ingeniería japonesa tuvo su desarrollo en manos del piloto de Honda de F1, el brasileño Ayrton Senna, podría decirse que el auto quedó al gusto del tres veces campeón de la máxima categoría del automovilismo mundial.

Con nueva tecnología, carrocería de pieza única, chasis totalmente de aluminio y motor central V6 de 270 hp, logró sacar las capacidades del NSX. Senna, quién para muchos es uno de los pilotos más destacado en la historia de la Fórmula Uno llevó a la primera versión de este biplaza alcanzar los 265 km/h.

La nueva generación del superauto nipón esta cargada de más tecnología y ha sido mejorada en muchos aspectos, pero mantiene la misma esencia de manejo, con su carrocería de estructura espacial de material múltiple. Echa mano de un sistema de propulsión inédito, con un motor de gasolina y tres eléctricos para lograr un total de 573 hp y 473 libras-pie de torque.

Video relacionado

Ahora lee