A prueba: VW Crossgolf, ¿es superior a un SUV? Te lo decimos en un mes

En Autología nos encantan los coches, pero lo que más amamos es evaluarlos; manejarlos, ver sus consumos, si las sillas de bebé caben, si la cajuela es práctica y eso sin olvidarnos de analizar sus versiones, equipamientos y precios para ver qué tan buena compra es en el mercado.

Y aunque estamos una semana a bordo del auto en cuestión, sentimos que nos falta para sacarle todos los detalles que un usuario meta del producto pudiera fijarse. Por eso en esta ocasión haremos otro de nuestros particulares test de mayor duración, aunque ahora lo haremos únicamente por un mes con la poco considerada VW Crossgolf.

¿Por qué les digo que es poco considerada? El mercado de los SUVs se ha encargado de orillar estos productos a prácticamente el olvido, porque son más altas, con mayor capacidad de espacio y carga (supuestamente) y están muy de moda, pero para quienes amamos manejar, sabemos que las guayines son un verdadero tesoro escondido.

Para cinco

Basado en la plataforma del Golf VII, este Crossgolf aprovecha las bondades sobre todo de efectividad en la conducción. Frente a un SUV, por más efectiva que ésta sea, este guayín se maneja mucho mejor. Promete ser más preciso.

Por tamaño, 4.5m (crece en 32cm frente al modelo Hatch), podría considerarse rival de las SUV compactas más pequeñas del mercado, como una Kia Sportage, Hyundai Tucso o Seat Ateca y, por lo mismo, la oferta de espacio es similar: cinco pasajeros adultos, si acaso en la Crossgolf es un poco más bajo la altura respecto al techo, pero es realmente poco; Incluso sobresale en la cajuela con 605 litros de capacidad, muy por encima de los 500 litros, en promedio, que estás SUVs ofrecen. También tenemos la ventaja de contar con la altura respecto al piso mucho más baja por lo que cargar cosas es mucho más fácil.

Si dudan de la habitabilidad, echa mano también de un techo panorámico gigantesco que aboga mucho a la sensación de espacio.

Por fuera apuesta a un look un poco más agresivo al de una guayín normal: tenemos fascias y detalles en color negro, con acentos de plásticos en imitación aluminio . Completan unos rines de 17 pulgadas de diseño exclusivo, faros de niebla, rieles para carga en el techo y calaveras ahumadas. También es 10mm más alta que la guayín normal. De hecho, este modelo en Europa se denomina Alltrack y agrega, además, tracción en las cuatro ruedas.

Suficiente

En el equipamiento cumple con seis aribags y ABS, controles de tracción y estabilidad, sistema de monitoreo de presión de los neumáticos, los ya citados rines de 17 pulgadas y freno eléctrico.

Ofrece una pantalla táctil con conectividad de Android Auto y Apple Car Play, asientos forrados en piel leatherette, computadora de viaje, volante con controles para velocidad de crucero y funciones del radio, así como aire acondicionado.

Podríamos ponernos exquisitos con luces de xenón o LED, pero si ello encarecería mucho al producto, la verdad es que los halógenos cumplen con cabalidad.

El motor es el efectivo 4 cilindros de 1.4 litros con 150hp que, si parecen pocos en el papel, estamos seguros que van a lograr un buen mix entre consumo y eficacia para mover a una familia con todo y maletas, porque también tiene el sistema de apagado automático start&stop para reducir emisiones y consumo.

Mejor aún, este motor está acoplado a la DSG de siete cambios que promete alta eficiencia o deportividad, según se le requiera.

Las próximas cuatro semanas estaremos sacándole el máximo provecho tanto en ciudad como en autopista, pues es un auto que debería de cumplir con creces la opción de movilidad familiar en todos los terrenos. No se despeguen.

VW Crossgolf
Motor: 4 cilindros, 1.6L, 150hp y 184lb/pie
Transmisión DSG, 7 velocidades
Consumo oficial: Combinado: 18.6 km/l
Cajuela: 605L
Versiones y precios:
Crossgolf: 362,990 pesos