A prueba: Renault Sandero RS y lo analizamos frente a sus rivales Seat Ibiza FR y Suzuki Swift Sport

El Sandero RS es un producto mucho más importante de lo que nos imaginamos para la marca francesa; es el primer modelo de la división Renault Sport concebido fuera de casa, para ser exactos, fue pensado y ejecutado en la filial brasileña de la marca.

Por su tamaño, precio y calidad general, este hatchback subcompacto se coloca en un pequeño escalón por debajo de los pocket rockets como Fiesta ST, Polo GTi, 208 GT o el propio Ibiza Cupra, y qué no decir de su primo hermano galo, el Renault Clio RS.

Con ello aclarado, debemos entender las pretensiones deportivas y visuales que ofrece: de hecho, creo que es una oferta muy sensata para quienes busquen un poco más que la versión de calle sin tener que desembolsar grandes cantidades de dinero y, aunque dinámicamente es contenido, si encontramos algunos detalles que ensalzan el sabor sport y le hacen lucir atractivo para este segmento de clientes.

Buenos acentos

Visualmente me parece que el trabajo de mejora o enfoque deportivo es muy bueno. La firma apuesta justo donde debe para hacer lucir al Sandero RS: rines negros que cuidan un perfil decente de las ruedas para sobrevivir a nuestras calles, alerón delantero y posterior, vidrios oscurecidos, calcomanías decorativas y un sendo y enorme logo de Renault con el acrónimo RS en el frente. Rematan las fascias especiales y las luces diurnas de LED con acentos muy actuales, lo que se ve en modelos más upscale.

Por dentro también hay detalles que suman, aunque un poco más contenido; se agradecen asientos con acentos en los colores de Renault Sport, el anagrama RS en las caberas y que son un poco más amplios, con unas riñoneras más decorativas que funcionales que no sacrifican el confort, pero no generan gran sujeción.

La marca agrega tres modos de manejo para el Sandero RS: normal, Sport y Sport+; presionando la tecla Sport contamos con un sonido del escape diferente y si mantenemos presionado el botón, el modo Sport+ desconecta el control de estabilidad.

Las suspensiones también me gustaron; son algo más duras de lo normal, pero no esperes el comportamiento brincón de un deportivo, pues aún así hay mucha transferencia de pesos sobre todo en trazos revirados y déjenme decirles que eso no es malo, se entiende, no estamos ante un producto deportivo de altos vuelos, es un bastidor concebido originalmente para un citadino que busca durabilidad ante todo.

De hecho, el bastidor es noble, se puede conocer fácilmente en dónde están las ruedas y jugar con la carrocería pues es bastante predecible. Mejorable la dirección, algo lenta a nuestras indicaciones.

Algo lejos

En términos de números sobre desempeño, se queda lejos de lo que oficialmente indica la marca. El 0 a 100 km/h lo conseguimos, en el mejor dato, en 13.3 s, bastante por encima de los 8 segundos oficiales que indica el fabricante (que bien sabemos lo hacen bajo condiciones ideales). Esta cifra se consigue prácticamente con modelos del segmento que no tienen orientación deportiva.

La gran culpable es la caja. Aunque Renault indica que la manual de seis está modificada para hacer cambios más cortos, en nuestra experiencia, en cada cambio llegando a la zona roja de corte de inyección, no está bien escalonada, el motor caía mucho, por debajo de la zona de entrega más contundente de torque que por cierto es bastante arriba (4,600 rpm según pudimos comprobar). Ello le restó contundencia para hacer mejor tiempo. Mismo caso para los frenos, se fatigaron un poco más de lo esperado (pensando en una oferta Sport).

Buena compra

Si bien nos decepciona un poco el tema del desempeño, tan lejos de los datos oficiales, el Sandero RS es una buena compra por el contenido de equipamiento y motorización. Es una oferta que viene a revivir el carácter RS de la firma pero desde una perspectiva algo diferente, para mercados que necesitan opciones como ésta pero sin tener que desembolsar mucho dinero, cosa que se agradece hoy en día. Es apenas más caro que las versiones normales de sus competidores y tiene cosas interesantes a su favor.

Para ser sincero, me gustó que la marca ofrezca mayor nivel de equipamiento en todos los sentidos valorando y separando al RS del resto, no solo visualmente. De hecho es una buena compra para quien busque buen equipo de seguridad y confort y que no le importe si es o no “sport”.

Se incluyen cuatro airbags, ESP, frenos de disco en las cuatro ruedas y un motor que supera por mucho a cualquier rival de precio y tamaño similar (2.0 litros, 140 hp), además de un look muy atractivo como ya comentamos. El análisis nos permite entonces creer que por ello, si lo que más valoras es el equipamiento, por este precio, tienes una buena compra en términos generales.

Renault Sandero RS
Motor: 4 cil, 2.0L, 145hp y 129 lb/pie
Transmisión Automática, 6 relaciones
Consumo oficial: Ciudad: 14.5 km/l
Carretera: 20.9 km/l
Combinado: 16.9 km/l
Consumo pruebas: Ciudad: 10.3 km/l
Carretera: 19.2 km/l
Combinado: 13.8 km/l
Cajuela: 320 litros
*0 a 100 km/h: 13.3 s
*100 a 0 km/h: 45.2 m
Versiones y precios:
RS 252,139 pesos
*Datos obtenidos con el equipo de pruebas Vbox proporcionado por Vbox México

Sus rivales

Es un segmento pequeño, de subcompactos hatchback pero digamos que de un nivel algo inferior a los ya citados Polo GTI o Fiesta ST; lo interesante, como pudiste descubrir en la prueba, es que en este apartado Renault, Suzuki y Seat tienen modelos que satisfacen a los amantes de los deportivos que no quieren gastar mucho.

Seat Ibiza FR

Es de todos bien sabido que el Ibiza es uno de los reyes del segmento, gracias a un amplio portafolio de opciones y precios, cajas y motores. Hay casi un Ibiza para cada estilo y aunque sí cuenta con una división muy deportiva la marca para este segmento, el que nos compete en este análisis es el FR, una variante sport muy completa que echa mano de un motor TFSI que, si bien suenan pocos los 110hp, en la práctica son muy efectivos, aunque es por la que hay que pagar más en este análisis.

También es manual, con rines de aluminio de 16 pulgadas, tapicería especial con asientos con mejor sujeción, pantalla touch de 6.5” Media system plus, bluetooth, faros de niebla con función cornering, sí ofrece ESP pero solo 4 airbags (justo como el Sandero), aunque en Ibiza contamos con quemacocos. Es quizás el que goza de mejor sensación de manejo en términos de insonorización, calidad de marcha y materiales.

Seat Ibiza FR
Motor: 4 cil, 1.2T, 110 hp
Transmisión Manual 6 vel
Consumo mixto: 15.6 km/l
Cajuela: 292 litros
Versiones y precios:
Ibiza FR 276,800 pesos

Suzuki Swift Sport

Por prácticamente 270 mil accedemos a un motor vivaracho; creo que de mejor respuesta incluso que del Sandero, sobre todo por un mejor escalonamiento de la caja, que es también manual de seis cambios. Los 134 hp del 1.6 se sienten mucho mejor que los del 2.0 litros. El diseño es también ligeramente distinto con una parrilla más agresiva y faros de niebla. La dirección es asistida eléctricamente, complementada por los frenos de disco en las cuatro ruedas, con ABS y aunque ofrece seis airbags carece de ESP, lo que le resta puntos en el análisis y deja ver ya su veteranía como plataforma y producto. Sin embargo, en términos de conectividad se mantiene al día con Apple Car Play (Android no muchachos), faros bixenón, rines de 16 pulgadas, climatizador y asientos tipo cubo más deportivos y salida de doble escape.

Suzuki Swift Sport
Motor: 4 cil, 1.6L, 134 hp
Transmisión Manual 6 vel
Consumo mixto: 12.9 km/l
Cajuela: 210 litros
Versiones y precios:
Swift Sport 269,990 pesos