A prueba: Kia Optima SXL, un sedán mediano con una relación valor-precio extraordinaria por menos de 450,000 pesos

Los sedanes medianos constituyen un segmento que en nuestro país no representa la gran mayoría de las ventas como sucede en nuestro vecino país del norte, sin embargo, en los últimos años con la llegada de ofertas turbocargadas estos sedanes han dado el paso que debían dar pues su principal atributo sobre los sedanes compactos se volvió tangible, ahora no solo encontramos más potencia en las versiones tope sino que también encontramos consumos de combustible contenidos si consideramos las dimensiones, el espacio y la potencia que ofrecen. Muchos de los autos tope de gama en este segmento ya comenzaron a dejar atrás a los motores V6 para pasarse a la inducción forzada que combina lo mejor de dos mundos, potencia y eficiencia.

Adicionalmente, las versiones tope de gama de estos autos incorporan mucho del equipamiento que generalmente queda reservado para automóviles de corte Premium sin el precio de un auto Premium y por eso creemos que son autos que deben ser tomados en cuenta si se busca todo lo ya citado anteriormente, sin llamar la atención en demasía y por un precio justo. El Kia Optima, que llegó a nuestro mercado hacia comienzos del año en curso es justo eso y por eso lo evaluamos a fondo durante una semana para contarte más sobre este auto y sus principales ventajas.

En su quinta generación, el Optima es un auto que se percibe maduro, tanto en su diseño como en su puesta a punto, echa mano de líneas modernas y frescas sin ser en demasía extrovertido o radical. Con tres volúmenes muy bien definidos es justo lo que se busca en esta categoría, un sedán de aspecto casi señorial o ejecutivo que funciona bien con los clientes potenciales, aunque no es del todo juvenil, creemos que es uno de los autos que más podría a atraer a compradores sobre la barrera de los 30 años que busquen un automóvil espacioso para la familia sin sacrificar un manejo divertido y balanceado.

Un interior sobrio y bien terminado

En el interior encontramos que todos los controles están en donde uno esperaría encontrarlos, es casi alemán en este aspecto, muy bien ordenado con los mandos del clima en la parte inferior de la consola central, los del audio en la zona media y rematada con una funcional pantalla táctil en la zona superior. Los materiales son de excelente calidad, no sacrifica absolutamente nada en este aspecto con plásticos suaves al tacto y unos ensambles sólidos y duraderos. Es sencillo encontrar una posición de manejo cómoda gracias a los asientos con ajuste eléctrico y en las plazas traseras entra en juego la longitud extra del auto respecto a autos como por ejemplo el Forte, pues aun si el conductor maneja con el asiento hasta atrás hay espacio para piernas de talla mediana en los asientos posteriores.

La pantalla táctil de esta versión SXL cuenta con cámara de reversa, que se suma a los sensores, para que aparcar un auto que puede ser considerado como grande gracias a sus 4.86 metros de longitud no represente mayores dificultades, también permite que carguemos nuestros Smartphones de forma inalámbrica con solo colocarlos en el portaherramientas de la consola central. La pantalla de 4.3 pulgadas ubicada en el cuadro de instrumentos es de fácil lectura y complementa con información a la pantalla principal de 8 pulgadas. El tacto de la piel en los asientos, volante y freno de mano es auténtico y ello suma a las buenas sensaciones que nos deja el interior del auto.

Un motor turbo equilibrado y serio

Las versiones de entrada LX, EX y EX Pack están motivadas por un bloque de 2.4L con inyección directa de combustible que desarrolla unos muy correctos 185hp, sin embargo, para la versión SXL que probamos se reserva al 2.0L turbocargado que desarrolla 245hp y 260lb-ft de torsión y que resulta una verdadera joya, ni el motor ni la caja de 6 marchas son radicales en su puesta a punto, no salen patinando llanta si aceleramos a fondo y el empuje es más bien lineal, dando la sensación de tratarse de un motor más grande del que en verdad tenemos. Sobra decir que con 260lb-ft disponibles a 4,000 vueltas por minuto cualquier adelantamiento en autopista se realiza sin drama y con mucha seguridad. Este tipo de motores ya los vemos en algunos de sus rivales como lo son Ford Fusion, Hyundai Sonata y Chevrolet Malibu y su gran ventaja es que cuando no se les exige potencia, rodando a velocidades constantes por debajo del punto en el que el turbocargador comienza a generar presión los consumos son similares a los de un bloque 2.0L de menor potencia sin turboalimentación, con la ventaja de que en el momento en el que se pisa el acelerador, la caja reduce 2 o hasta 3 relaciones para poner la turbina a girar y empujar con autoridad.

La puesta a punto del chasis es correcta, en caminos revirados se comporta a la altura y mantiene a los 245 caballos bajo control, sin embargo, tampoco en demasiado dura, no se vuelve saltarina en caminos irregulares y eso se agradece porque entendiendo el foco de este automóvil no debería de serlo, entrega el mejor balance entre un extremo y otro. La dirección es de tacto suave y gana algo de peso cuando seleccionamos el modo de conducción Sport a través del botón en la consola central. Este modo de conducción también retrasa los cambios hacia a arriba de la caja y apura los cambios hacia abajo para que, en conjunto con la caja, pueda colocar el motor en el punto en donde mejor empuja, aunque gastando algo más de combustible. En contra, el modo Eco hace precisamente lo contrario y busca siempre las relaciones más largas en pro de los consumos de combustible.

#EnImágenes: Conoce al completamente nuevo Rio 2018 que llegará a México el año entrante

Finalmente, las sensaciones que percibimos del sistema de frenos son correctas, debemos entender que, aunque se trate de un automóvil potente y con un modo de conducción deportivo su orientación no es la de un sedán de sensaciones puramente deportivas y su enfoque es más bien familiar. Los frenos detienen al auto con ganas, aunque pueden fatigarse si el estilo de conducción es brusco o si queremos detenernos constantemente, aun así, creemos que para lo que busca Kia con este auto resuelven muy bien las situaciones que puedan presentársele en el manejo convencional de ciudad y autopista y se encuentran en la media de lo que presentan sus rivales.

Así es como Kia, la marca más fresca en el mercado mexicano llegada hace poco más de un año pone a competir en el peleado segmento de los sedanes medianos a una alternativa con cartas muy válidas para encontrar un puesto dentro de los más populares de la categoría, un manejo sólido, un motor eficaz y un completo equipamiento son los atributos a los que nos referimos, a los cuales hay que sumarle la garantía de 7 años en tren motriz que ofrece la marca coreana en México, el sistema de asistencia en el camino Kia Assistance y el esquema CVIS para el servicio post-venta.

Consulta la oferta de Kia Optima nuevos y listos para entrega en SoloAutos.mx

Precios y versiones:

LX – $339,900

EX – $369,900

EX Pack – $409,900

SXL Turbo – $449,900

Motor:

L4 2.4L GDI; 185hp @6,000rpm y 178lb-pie @4,000rpm

L4 2.0L turbocargado; 245hp @6,000rpm y 260lb-ft @4,000rpm

Transmisión:

Automática; 6 velocidades

Unidad probada: Kia Optima SXL; $449,900

Conusmo medio en ciudad:

11.9km/L

Conusmo medio mixto:

14.3km/L

Espacio en cajuela:

450L

Consideramos como rivales principales del Optima a los autos de dimensiones similares con motores turboasistidos en sus versiones tope, hablamos de automóviles con un foco en el confort sin perder la noción de un manejo dinámico, mas no deportivo y con un alto contenido tecnológico y de seguridad, como es el caso del Optima. Claro, por tratarse de automóviles medianos, también podrían aparecer en la mente de los compradores autos como el Honda Accord, Nissan Altima, Toyota Camry o Volkswagen Passat que no equipan motores turbo pero que podrían también ser considerados.

Debemos poner especial atención a los precios de las versiones más equipadas del Optima y de sus rivales y entonces encontraremos su punto más fuerte, es uno de los pocos que con el motor más capaz y completo equipo no supera los 450,000 pesos.

Chevrolet Malibu

Se remodeló recientemente y toda percepción que pudiéramos tener del auto ha cambiado, en gran parte porque el automóvil es completamente nuevo y lleva tecnología de conectividad de última generación por un precio razonable. Es el único sedán mediano que equipa motores turbo en todas sus versiones, pues, las de entrada, en lugar de estar equipadas con un motor 4 cilindros de 2.4 o 2.5L normalmente aspirado, reducen su tamaño hasta los 1.5L de desplazamiento, pero gracias a la inducción forzada entregan números a la par de lo que vemos comúnmente en sus rivales. Por todo lo que ofrece, verdaderamente es uno de los automóviles en este segmento que deben ser tomados en cuenta pues la alternativa de la firma estadounidense es muy seria aunque la pega que podríamos ponerle al Chevrolet Malibu es que los precios de lista son un 10% más altos que los del Optima, versión por versión.

#FrenteAFrente: Chevrolet Malibu vs Volkswagen Passat

Precios:

LS – $373,900

LT – $393,900

LT 2.0L – $475,900

Premier – $499,900

Motor:

L4 1.5L turbocargado; 160hp @5,600rpm y 184lb-ft @2,000rpm

L4 2.0L turbocargado; 250hp @5,300rpm y 258lb-ft @2,000-5,000rpm

Transmisión: 

Automática; 6 velocidades

Automática; 8 velocidades

Consumo mixto estimado: 17.5km/L

Volumen en cajuela: 447L

Ford Fusion

Recibió un lavado de cara estético recientemente que lo mantiene competitivo en un segmento muy duro, la carta más fuerte del Fusion es el chasis y la puesta a punto de la suspensión, una de las más deportivas y atrevidas dentro de su categoría. Las versiones de entrada echan mano de un conocido pero efectivo bloque de 2.5L con 175hp mientras que los más equipados montan un bloque EcoBoost con 2.0L y 245hp, en la media de lo que vemos en estos autos por potencia. Otro punto a favor es que es actualmente, el único sedán mediano que ofrece un motor híbrido eléctrico como opción con consumos superiores, muy bajas emisiones de gases contaminantes y que queda exento de la verificación vehicular.

Conoce a fondo el lavado de cara del Ford Fusion para 2017 que ya está en los distribuidores

Precios:

S – $388,200

SE Advance – $436,900

SE Luxury Plus – $483,200

Titanium – $515,200

SE Híbrido – $550,600

SE Lux Híbrido – $584,800

Motor:

L4 2.5L; 175hp @6,000rpm y 175lb-ft @4,500rpm

L4 2.0L turbocargado; 240hp @5,500rpm y 275lb-ft @3,000rpm

L4 2.0L híbrido; 141hp @6,000rpm y 129lb-ft @4,000rpm

Transmisión: 

Automática; 6 velocidades

Automática; CVT

Consumo mixto estimado: 14.0|29.0km/L

Volumen en cajuela: 453L

Honda Accord

Con 40 años en el mercado internacional, el Accord es uno de los más reconocidos dentro de este segmento y en el tiempo que se ha vendido en nuestro país se ha ganado la fama de confiable y durable como el resto de los autos en la familia Honda. Es uno de los que todavía echa mano de mecánicas de seis pistones para entregar la potencia en versiones tope y ello le pasa factura porque puede ser algo gastalón comparado con los motores turbo de sus rivales. Las versiones Sport nos parecen una buena mezcla entre diseño, deportividad, equipo y eficiencia a pesar de las transmisiones con variador continuo que, debemos decir, se comportan bastante bien y no exhiben el comportamiento poco refinado que caracteriza a las CVTs a bajas velocidades.

A prueba: Honda Accord V6 y el análisis del segmento

Precios:

LX – $365,900

Sport – $399,900

EXL Navi – $433,900

EXL Navi V6 – $485,900

Motor:

L4 2.4L DI; 185hp @6,400rpm y 181lb-ft @4,000rpm

L4 2.4L DI; 189hp @6,400rpm y 182lb-ft @4,000rpm (Sport)

V6 3.5L; 278hp @6,200rpm y 252lb-ft @4,900rpm

Transmisión: 

Automática; 6 velocidades

Automática; CVT

Consumo mixto estimado: 11km/L

Volumen en cajuela: 447L

Hyundai Sonata

El sedán mediano de Hyundai comparte muchos de sus componentes mecánicos con el Optima dado que las marcas que los hacen pertenecen al mismo grupo. Nos parece una excelente noticia saber que, por ejemplo, utiliza el mismo motor turbocargado que tanto nos agradó por su empuje y elasticidad. También lleva materiales de excelente calidad y, como el Optima, es más económico que sus rivales lo que le trae una excelente relación valor-precio. Los principales diferenciadores de estos dos autos del mismo consorcio son el diseño, que se percibe más sobrio en el Sonata y la puesta a punto de las suspensiones con un enfoque más hacia la suavidad que a la rigidez.

A prueba: Hyundai Sonata Turbo

Precios:

GLS – $340,235

Premium – $371,650

Limited Navi – $416,650

Sport 2.0T – $446,650

Motor:

L4 2.4L GDI; 185hp @6,000rpm y 178lb-pie @4,000rpm

L4 2.0L turbocargado; 245hp @6,000rpm y 260lb-ft @4,000rpm

Transmisión: 

Automática; 6 velocidades

Consumo mixto estimado: 14.1km/L

Volumen en cajuela: 462L

Volkswagen Passat

Dentro de los autos que montan motores V6 en sus versiones más potentes es uno de los más económicos a pesar de contar con un tren motriz avanzado, con inyección directa de combustible y transmisión automática de doble embrague, el único de la categoría que lo incorpora. Las versiones de entrada echan mano de un especial, aunque no por eso menos gastalón, bloque de 5 cilindros y 2.5L que entrega 170hp y hacen del Passat un sedán más rápido de lo que se podría esperar viendo la cifra de potencia. Es también uno de los más espaciosos y a pesar de que ahora se ensambla en los Estados Unidos en lugar de venir desde Alemania mantiene los buenos modales a altas velocidades como ocurría con la anterior generación y la marcha es soberbia en caminos irregulares. Por todo lo que ofrece es otro a los que hay que seguir muy de cerca.

La prueba del sedán alemán del segmento de los medianos y lo enfrentamos con sus rivales

Precios:

Comfortline – $354,990

Sportline – $387,990

Highline – $427,990

R-Line – $452,990

V6 – $475,990

Motor:

L5 2.5L; 170hp @5,700rpm y 177lb-pie @4,250rpm

V6 3.6L DI; 280hp @6,200rpm y 258lb-ft @2,500rpm

Transmisión: 

Automática; 6 velocidades

Consumo mixto estimado: 13.3km/L

Volumen en cajuela: 529L