A prueba: Honda Accord Sport Plus 2018, cambio profundo

La nueva generación del sedán mediano de Honda presume de una renovación completa junto con un cambio de filosofía que lo pondría como el Accord más deportivo de su historia, pero ¿qué tan radical es la nueva generación?

Por fin tuvimos la oportunidad de probar a fondo el nuevo sedán mediano de Honda, que estrena plataforma y deja de lado a los motores de seis cilindros a favor de unas mecánicas turbo muy efectivas, que hemos podido ver en la CR-V. La marca asegura que el nuevo Accord, viene con muchos cambios, incluyendo un nuevo enfoque más orientado a la conducción dinámica.

Los sedanes medianos, es uno de esos segmentos en los que esperamos grandes cambios dentro de los próximos años, con un mercado volcado casi en su totalidad hacia los vehículos con carrocerías SUV o crossovers, pero que en mercados como el nuestro, todavía encuentran de una muy buena aceptación por parte del público.

Prueba de ello es la más reciente generación del Accord, viene con muchos cambios significativos que pudieran poner al nuevo sedán como la referencia del segmento, con un elevado nivel de calidad percibida, tanto en interiores como de marcha.

Diseño atrevido

Uno de los cambios más significativos del Accord, lo podemos ver directamente en el diseño, que se suma a la corriente que su hermano menor, el Civic vino a imponer y empieza a contagiar a toda la familia de vehículos de la marca.

El frente presenta una mirada agresiva con una enorme parrilla con muchos elementos horizontales, que se ven enmarcados por una moldura superior con un terminado cromado oscurecido, que resalta su carácter deportivo, envolviendo a unos faros de múltiples elementos con tecnología LED, con una estética heredada directamente de Acura. Más abajo, una fascia integra unos elementos sobresalientes, que junto con unas prominentes líneas de carácter en el cofre, complementan la agresiva vista frontal.

En el costado también encontramos cambios significativos que apuntan hacia su renovado carácter deportivo, comenzando con unas salpicaderas delanteras ensanchadas desde las que nace una marcada línea que sigue hasta los grupos ópticos traseros y una segunda línea en la parte baja muy interesante.

Unos rines deportivos 18 pulgadas que montan llantas de perfil muy bajo, no hacen más que sumar a la estética deportiva del Accord.

Pero en donde más destaca, es la línea del toldo que ahora se suma a la moda de los coupés de 4 puertas, en donde una moldura cromada remarca la caída del perfil hacia un tercer volumen más corto, tal y como lo podemos ver en el Civic

La parte trasera también presenta cambios orientados a resaltar su renovada orientación con unas calaveras que adoptan las formas generales envolventes de las que vimos en la nueva Oddyssey. Un alerón integrado en la tapa de la cajuela y unas grandes salidas de escape, logran que al menos en vista, si encontremos una intensión deportiva como no habíamos visto en el sedán mediano de la marca.

Interior casi premium

Dentro del habitáculo del Accord, encontramos una atmósfera muy amplia, con una calidad de materiales y ensambles sobresaliente, que además integra un nuevo diseño en el tablero con menos elementos visuales, que muestran un espacio más limpio y favorecen a la percepción de espacio interior.

Los asientos son cómodos, aunque creemos que quedan un poco cortos para el soporte de las piernas, sobre todo para personas altas, y la postura de manejo es baja, muy parecido a lo que percibimos en el Civic.

En la fila trasera, el espacio es abundante para las piernas de los pasajeros, y a pesar de ser una cabina espaciosa, el tercer pasajero viajará un poco apretado, porque el túnel de escape es bastante pronunciado lo que provoca invadir el espacio del resto de los pasajeros.

La calidad de los plásticos en el interior se nota de muy buena factura, no hay queja de ensamble ni de reflejos hacia el parabrisas por medio del tablero. Además, la inclusión de una amplia lista de equipamiento viene a reforzar su orientación más apegada a los autos Premium.

La versión que tuvimos a prueba corresponde a la Sport Plus, e integra insertos plásticos que imitan fibra de carbono a lo largo del tablero, un detalle muy acorde con la intensión del exterior. Justo en el centro del tablero, encontramos una gran pantalla tipo flotante, de 8 pulgadas, mediante la cual controlamos el sistema de sonido y entretenimiento, con gráficos de muy buena calidad y una facilidad de uso sobresaliente. Destaca que Honda incluyó en el Accord una serie de botones y perillas para controlar los mandos de audio, lo que facilita mucho su utilización.

El sistema de infornetretenimiento, incluye la conectividad con las plataformas de los dispositivos móviles de Android y iOS y contamos con dos entradas de USB y tomas de corriente para mantener conectados nuestros aparatos.

Más abajo, los mandos de aire acondicionado se muestran simples y con la misma facilidad de uso que presenta el sistema de audio y presenta una curiosa manera de hacernos saber que estamos modificando la temperatura del sistema, a través de que el fondo de la perilla se ilumina en color rojo o azul, dependiendo la temperatura seleccionada.

En la consola central, se sitúan la palanca de velocidades junto con los selectores de tipo de manejo y el freno de estacionamiento electrónico con función de Auto-Hold., además de 2 portavasos de buen tamaño.

En el cuadro de instrumentos encontramos una segunda pantalla de 7 pulgadas a color que nos muestra información múltiple del estado del vehículo, el sistema de audio entre otras cuestiones.

Y al menos en esta versión Sport Plus del Accord, encontramos detalles sobresalientes como los pedales metálicos que complementan muy bien la estética deportiva del interior.

La cajuela  tiene 472 litros de capacidad, lo cual se encuentra dentro de la media de la categoría y lejos del líder en este aspecto, el Toyota Camry, pero permite llevar suficiente equipaje pata un viaje con la familia.

Soltura suficiente

Otra de las novedades que Honda propone con esta última generación del Accord, es la eliminación de los motores de 6 cilindros, y los encargados de mover con soltura al sedán mediano de Honda son solamente 4 cilindros en línea, en esta versión encontramos el motor de 1.5 litros de desplazamiento con 188 hp y 192 lb/pie de torque.

Toda esta potencia es capaz de llegar a las ruedas delanteras a través de una transmisión tipo CVT, que incluso tiene paletas detrás del volante para jugar con las relaciones virtuales de la caja.

Dentro de la gama del nuevo Accord también encontramos la integración del motor de 2.0 litros turbo que viene asociado a la nueva caja de 10 velocidades, como la que monta la minivan Oddyssey del fabricante japonés, disponibles en la versión más equipada que la marca denomina Touring.

Pero volviendo a nuestra unidad de pruebas y su máquina de 1.5 litros turbocargado, nos encontramos precisamente con la versión más deportiva que se haya hecho del Accord, pero tampoco es que se trate de un bólido, ya que la entrega de par y potencia mediante la caja continuamente variable, deja sentir que el pequeño motor tiene más que ofrecer y se queda un poco corto en efectividad.

La calidad de marcha es buena y si presenta un claro foco deportivo, que es acentuado por la integración de unas llantas con un perfil muy bajo que transmite muchas de las irregularidades del camino, a través de una suspensión que también muestra un tacto mas firme a lo que estábamos acostumbrados a bordo de un Accord, cosa que va muy bien con su nueva faceta dinámica, pero que quizás no sea del agrado de los clientes tradicionales del producto japonés.

Durante nuestras ya obligatorias pruebas dinámicas, encontramos que el Accord con este tren motriz y caja, consigue cifras de aceleración de 10 segundos. Destaca que, al momento de activar el modo Sport, que modifica la respuesta del acelerador y la caja. El tablero digital cambia a una tonalidad roja haciéndonos saber de sus capacidades.

El sistema de frenos presenta una configuración de discos en las 4 ruedas con sistema antibloqueo que presenta muy buena sensación de mordida y resistencia a la fatiga, entregando cifras en las pruebas de frenado de emergencia desde los 100 hasta los 0 km/h, en 47.3 metros.

En el apartado de consumo, la mancuerna de motor turbo y caja CVT nos dejo con una cifra de 10.4 km/l en ciudad, algo esperado, dado a que el funcionamiento de las transmisiones continuamente variables, es sensible al abuso del pedal del acelerador, de modo que si no se cuida es fácil disminuir hasta los 8 km/l sin mucha dificultad.

La utilización de los modos de manejo si hacen perceptible los cambios de respuesta del conjunto mecánico, sobre todo en el modo Eco, que sí retrasa la respuesta del acelerador, otorgando una sensación de entumecimiento al momento de arrancar en un alto, que ayuda a mantener un consumo menor, pero que puede resultar desesperante.

Seguridad

La lista del equipo de seguridad que monta el Accord en la versión Sport Plus es suficiente, con la integración de 8 bolsas de aire, frenos ABS, control de estabilidad y tracción, para mantener a los ocupantes protegidos en caso de un accidente, además de que la fabricación del Accord está basada en la plataforma ACE II, y ofrece de una protección estructural sobresaliente, de acuerdo a las pruebas de la NHTSA, el organismo encargado de las pruebas de seguridad en el vecino país del norte.

Sin embargo, el paquete de asistencias a la conducción que incluyen sistema de mantenimiento de carril, el sistema de Lane Watch de Honda, asistencia de frenado en caso de colisión y control crucero adaptativo con sistema de seguimiento en baja velocidad, están reservadas para la versión Touring.

Aún así, la versión Sport Plus, incluye cámara de reversa con 3 ángulos de visión y guías dinámicas, además de sistema de anclaje para sillas de bebé en las plazas traseras con el sistema LATCH.

Deportivo para ser un Accord

La renovación total del sedán mediano de Honda apunta a un cambio muy marcado respecto a la anterior generación, en donde el aumento de la calidad de los materiales al interior es bastante notorio, al igual que el nuevo carácter deportivo que la marca quiso imprimir en ésta su décima generación.

No obstante, y a reserva de manejar la versión con el motor más potente y con la caja de velocidades de 10 cambios, podemos concluir que, si bien el nuevo Accord presenta una nueva faceta de intenciones deportivas, regresa como una de las referencias del peleado segmento, pero conserva en el Mazda 6, también recientemente renovado, a su mayor rival en términos de calidad percibida y de sensaciones dinámicas.

El Accord se ofrece en nuestro país en 3 versiones, EX, Sport Plus y Touring, con precios que van desde los $445,900 para la versión de entrada, hasta los $556,900 de la versión Touring con todo el equipo disponible. Mientras que el modelo Sport Plus que tuvimos a prueba se encuentra disponible por $506,900 en los distribuidores de la marca.

Su rango de precios lo ubican con respecto a los demás competidores, an la parte alta del segmento, pero gracias a la excelente sensación de calidad en general, tanto de materiales, como de ensamble, el nuevo Accord vuelve para poner el ejemplo en la categoría, con un producto muy completo que de seguro conquistará a muchos clientes que todavía aprecian a los sedanes por encima de las SUV.

Honda Accord 2018
Motores: 4 en línea, 1.5L Turbo de 188hp y 192lb/pie
4 en línea, 2.0L Turbo de 247hp y 273lb/pie
Transmisiones: CVT (motor 1.5 l)
Automática 10 Vel. (motor 2.0 l)
Consumo oficial: Combinado: N.D.
Consumo en pruebas: Ciudad: 10.4 km/l
Autopista: N.D.
Combinado: N.D.
Cajuela: 472 L
*0 a 100 km/h: 10.0 s.
*100 a 0 km/h: 47.3 m
Versiones y precios:
EX $445,900
Unidad probada SPORT PLUS $506,900
TOURING $556,900
*Datos obtenidos con el equipo de pruebas Vbox proporcionado por Vbox México

Ahora lee