A prueba: Fiat 500x y analizamos si compite o no con el Mini Countryman

El 500X es el primer crossover de la marca, desarrollado sobre la plataforma global del grupo FCA (misma en la que se fabrica el Jeep Renegade que parece que no llegará finalmente a México) y se percibe como un producto mejor concebido al controversial 500L. Visualmente retoma muchos elementos visuales del pequeño y carismático subcompacto, pero no puede negar una clara inspiración y meta de competir directamente con el Countryman de Mini, aunque con una orientación diferente.

Es algo más grande que el 500, con 4.2 metros de longitud por lo que no deja de ser un vehículo subcompacto, aunque con una carrocería muy alta (1.8 metros) que mejora la habitabilidad. De hecho, sorprende lo bien resuelto que está el espacio interior. Se puede llevar a cuatro adultos cómodamente o bien dar espacio a sillas infantiles pues se ofrece sistema de anclaje latch. A todo esto se le suma una cajuela mucho más que decente de 566 litros. Así es que la solución del espacio es muy buena, cumple con creces la orientación de ofrecer un crossover urbano en un tamaño contenido, pero con mucho estilo.

Visualmente, el modelo que tuvimos a prueba fue la versión Trekking que adhiere elementos muy atractivos y que le hacen lucir más rudo, como el cromo satinado en la parte baja del auto tanto adelante como atrás, junto con los asientos de cubo con vestiduras especiales. Se ve más rudo, digamos.

Impecable

Llama particularmente la atención el esmero y cuidado en todos los detalles. No hay superficie o elemento del auto que no tenga dos, tres o hasta cuatro diferentes tipos de materiales. Si bien en un principio me pareció demasiado recargado, conforme se usa y se compara con otros modelos, no necesariamente rivales, se percibe una muy buena calidad interior. La sensación generada es muy buena y de hecho hasta termina gustando. Esperemos que a la larga no genere ruidos, pero se agradece que todo lo que se toca sea suave, que se sienta cuidado, bien trabajado. Llaman poderosamente la atención los asientos, con piel combinada con una tela especial que no habíamos visto anteriormente, los emblemas del 500 e incluso otro tipo de material en los costados. Botonería, como los controles del aire acondicionado, tienen además un pequeño hule que permite girarlo con mayor precisión, mientras que la consola central echa mano de una pantalla touch muy efectiva, pequeña pero suficiente para controlar todas las funciones del auto, junto con el sistema de infotenimiento de Uconnect, con Bluetooth para smartphones. El clúster es también digital y cuenta con una computadora de viaje muy completa e incluso menús específicos para cada uno de los modos de manejo en donde podemos ver, por ejemplo, el reparto de torque entre ambos ejes cuando elegimos el modo de mayor adherencia (suponemos que para versiones de tracción integral que no hay en México), o bien la entrega de potencia del pedal del acelerador cuando estamos en el modo Sport. Queda claro el cuidado al detalle que ha puesto la marca.

Incluso hay algún equipamiento que nos extraña, como volante y asientos calefactables, mientras que hay otros que se agradecen, como alerta de punto ciego (aunque únicamente visual, no sonora), la cámara de reversa, con sensores de estacionamiento y alerta de tráfico lateral que nos avisa de si un auto, motocicleta o peatón viene de alguno de los lados a través de un alarma sonora, que remarca la clara apuesta de la firma por ofrecer un completo equipamiento en materia de seguridad. El 500X ofrece siete bolsas de aire, control de estabilidad y frenos ABS, mientras que rematan el climatizador doble y acceso y encendido sin llave, e incluso el asiento del pasajero es eléctrico.

Suficiente

Mecánicamente recurre a un motor grande para el segmento, que es más bien visto en niveles superiores. Hablamos del 4 cilindros de 2.4 litros con 180 caballos. A éste se le suma la nueva transmisión de nueve cambios del grupo, pero que realmente bajo ninguna circunstancia logramos colocarla en la novena relación. En otras palabras, una caja de seis sería más que suficiente pues no notamos ningún beneficio en términos de desempeño y consumo. La orientación general del auto es más citadina, no esperen una marcha y mucho menos una respuesta brutal del conjunto mecánico. En los números lo parece, pero la misma transmisión, aun en el modo deportivo, va más por el confort. También el bastidor y su dinámica son suaves, más bien confortables ante todo. Todo el conjunto apuesta por ello, ideal para salir del camino de manera intermitente pero garantizando un camino cómodo incluso en terracerías.

De hecho, el 500x agrega un interesante mando llamado Fiat Dynamic Selector, que modifica el control de tracción del auto en tres modos: Normal, para el día a día, Tracción para algunas salidas fuera del camino y Sport para condiciones de manejo más agresivas.

Si bien el nivel de equipamiento, calidad de materiales, junto con un muy buen diseño y calidad de marcha confortable, son de lo mejor, su precio lo desmarca del amplio segmento de crossover urbanos como el Chevrolet Trax, Honda H-RV o Mazda CX-3, por lo que debemos mirar hacia arriba. Frente a las marcas generalistas es alrededor de 90 mil pesos más caro que el modelo de Mazda y Honda. Entendiendo que la carga tecnológica (sistema de monitoreo de punto ciego, cámara de reversa, siete airbags, el motor y caja) los modos de manejo e infotenimiento (aunque Trax es incluso más competitivo con el Chevrolet MyLink), podrían ubicarlo por encima, tenemos que pensar entonces que el rival más directo para el 500X sería el Mini Countryman.

Fiat ha sabido colocar al 500x como un modelo aspiracional de muy buen nivel de equipamiento e imagen que sí, está por encima del segmento en precio y equipo, más bien apuntando a la parte superior o Premium, pero a un precio más contenido. Se puede ver de los dos modos, ¿a ti cuál te convence más?

Motor: 4 cilindros, 2.4L, 180hp

Consumo:

Ciudad N.D.

Carretera N.D.

Combinado N.D.

Tamaño: 4.2 metros

Cajuela: 566 litros

Precio: 411,900 pesos

 

Mini Countryman

A su favor un manejo extremadamente divertido gracias al empleo de un motor turbo efectivo y ampliamente reconocido por su empuje y eficiencia. La misma plataforma tiene un foco de corte más bien deportivo, contrario al 500x. La versión que se enfrentaría al modelo de Fiat sería la Countryman con caja automática de seis cambios y techo panorámico. El espacio es para cuatro y ofrece una cajuela más bien pequeña. Climatizador, seis bolsas de aire, frenos ABS y control de estabilidad se suman a la ecuación. En términos de infotenimiento suma Mini Connected con funciones como radio por Internet, conexión a Facebook y twitter y Dynamic Music. Si quisiéramos también los asientos calefactables agregan casi seis mil pesos.

Motor: 4 cilindros, 1.6L, 184hp

Consumo:

Ciudad 13.3 km/l

Carretera 18.5 km/l

Combinado 16.4 km/l

Tamaño: 4.1 metros

Cajuela: 350 litros

Precio: Mini Cooper S Countyman Chili 450,000 pesos