A prueba: Acura MDX, la sorpresa más grande del segmento

Hay ciertos productos que nacen con estrella, que están destinados a ser exitosos, pero uno no lo entiende hasta que los maneja y es que a en la mayoría de las veces, la ficha técnica solo dice un poco de lo que el vehículo tiene para ofrecer y ese es justo el caso de la MDX. En el papel es muy buena, pero en la práctica es sobresaliente.

Recuerdo hace ya algunos años que tuve oportunidad justo de probar durante varias semanas la segunda generación de la Acura MDX.

En aquella ocasión recorrimos más de 2,000 km entre el centro y sur del país y me dejó un gran sabor de boca, sobre todo por su manejo bien coronado por un robusto V6 que le daba actitudes casi deportivas.

Por algo es considerada el SUV de lujo de tres filas más vendido de todos los tiempos con más de 700 mil unidades comercializadas justo al término de la segunda generación.

Nueva cara

Para este año modelo, Acura le otorga una actualización en varios aspectos para volverla más competitiva ante un segmento peleadísimo. Se ofrece un nuevo frente y trasera, destacando la parrilla diamante pentagonal vista en el Acura Precision Concept de 2013

El equipamiento también mejora sobre todo en el apartado de seguridad y ahora se incluyen sistemas activos en la conducción bajo el concepto AcuraWatch que incluye Forward Collision Warning con freno de emergencia, Lane Departure Warning con dirección activa para regresar al carril y Control de Velocidad Adaptativo.

A estos se le suman sistema de monitoreo de punto ciego y una alerta de tráfico posterior cruzado que debemos reconocerle su efectividad, pues detecta con mayor anticipación un posible objeto a diferencia de otros modelos que suelen avisarte cuando está demasiado cerca el vehículo o persona.

Donde hay una necesidad de mejora es en el sistema de infotenimiento. Se ve viejo frente a la competencia europea, es funcional pero no es atractivo e incluso es algo rebuscado además que extrañamos no contar con conectividad con Android Auto y Apple Car Play, aunque la actualización a ello está a la vuelta de la esquina.

Lo que agradecemos enormemente es el sistema de entretenimiento para las plazas posteriores, es una bendición en caminos largos. También ofrece dos cargadores USB en la parte posterior, dos más en la consola central de carga rápida (además de una clavija como de casa de 120v), además de conectores auxiliares para la pantalla posterior.

También se agradece el climatizador individual para las plazas traseras.

Multi dimensional

Por si no lo sabías, el anagrama MDX deriva del concepto “Multi-Dimensional Luxury” pensando para resumir la idea de un SUV de tres filas con el lujo particular de Acura. Y en eso no hay queja alguna.

La calidad de materiales no tiene nada que pedirle a las camionetas de lujo europeas: tenemos plásticos de muy buena manufactura, piel y algunos insertos en junto con detalles de madera cruda que le hacen lucir más elegante de lo esperado.

Los asientos de piel, calefactables y ventilados, ofrecen muy buena sujeción lateral, lo que nos deja claras las intenciones dinámicas de la MDX, además de tener muy buen firme que no hacen los caminos largos cansados, todo lo contrario.

La banca posterior se puede recorrer para mejorar el espacio en la tercera fila o bien la capacidad de carga y ofrece un efectivísimo sistema para abatirse y acceder a los últimos asientos tan solo presionando un botón. Vaya, hasta un niño puede hacerlo y eso es fantástico. De verdad es una joya de la ingeniería.

El espacio es bueno para cinco, todos con cinturón de tres puntos y además es efectivo para siete, aunque las plazas posteriores de la última fila son más recomendables para niños o si viajan adultos, que lo hagan en trayectos no muy largos.

Con las tres filas de asientos en función, tenemos un espacio de cajuela decente, de 425 litros, pero al abatir y dejar el piso plano de carga, tenemos hasta 1,076 litros, que la vuelve muy capaz para cargar con una buena cantidad de maletas e incluso cosas grandes como una carriola para correr que tienen la particularidad de ser robustas y con llantas grandes.

También se puede configurar 50/50 la tercera fila lo que mejora la carga y transporte de personas.

Debemos mencionar, también, que es portón posterior es eléctrico y la MDX tiene una función muy particular que nos gustó: si nos bajamos por si misma hace un par de check lock y se puede cerrar sola sin que tengamos que hacerlo desde el control. También tiene una función de bienvenida que, cuando te detecta cerca activa las luces de cortesía para indicarte que está lista para recibirte.

Sobresaliente

Lo que merece mención aparte es el manejo de la MDX. Se consigue gracias al empleo de una de las mejores plataformas medianas que puedan existir en el mercado. Sirve de base para productos como la Honda Pilot que nos sorprendió particularmente por su efectividad, pero también para el desarrollo de modelos como la Honda Odyssey.

Para la MDX el motor, el V6 de 3.5 litros con 290 caballos le permite ser una de las más efectivas y de mejor respuesta; vaya, no se espera que un auto de tales dimensiones acelere y tenga un paso de curva de tal manera.

En el primer caso el empleo de la nueva transmisión de nueve cambios es uno de los grandes responsables pues son cambios cortos, efectivos y muy suaves. Sólo nos gustaría una respuesta más rápida en los descendentes donde tarda un poco en reaccionar a pesar de que contamos con paletas de cambio detrás del volante.

Aun así, la caja nos permite tener una buena combinación entre desempeño y consumo, pues a pesar de los casi 300 hp, logramos consumos citadinos de 8, a 8.5 km/l, nada malos considerando peso, potencia y cuántas personas podemos mover.

Y si hablamos de su agilidad (reconocemos que la dirección podría ser un poco más directa pero aun así es tiene una efectividad sorprendente), uno de los grandes culpables, además de la sólida estructura fabricada con aceros de alta resistencia, es el sistema de tracción Super Handling All Wheel Drive, uno de los all wheel drive más efectivos y elaborados que existen en el mercado.

Éste mide constantemente ángulo del volante, pedales, giro de cada una de las ruedas y es capaz de mandar hasta el 70% del torque a una rueda con tal de permitir un mejor paso de curva. Eso la vuelve ágil, comunicativa y muy agradable de conducir.

En el segmento se enfrenta a rivales de muy buena reputación: Audi Q7 y Volvo XC90, la parte alta del lujo en SUVs con tres filas de asientos, pero que superan casi hasta por 300 mil pesos al modelo de Acura.

Se coloca por encima en concepto a modelos como CX-9, para eso está Pilot, de Honda. El rival que consideramos más directo podría ser la GMC Acadia, una oferta mejor equipada y con mejores materiales que la Traverse, por ejemplo, y con un foco más claro en el lujo, tal y como Acura lo hace con la MDX partiendo de la Pilot.

Frente a la Acadia, MDX se coloca hasta 80 mil pesos por encima, aunque con un mejor manejo y una percepción de calidad superior. Aun así, el rival americano sobresale con un completo nivel de equipamiento salvo algunos factores de calidad percibida en materiales que no van de acuerdo al segmento al que pertenece.

La MDX mantiene sus características principales de manejo muy efectivo, agilidad y solidez, a las que se le suma una imagen exterior mucho más agresiva y elegante que le agrega carisma y comienza a conquistar a quienes buscan de un familiar de muy buenos modos y amplio espacio interior.

Acura MDX
Motor: V6, 3.5L, 290hp y 267lb/pie
Transmisión Automática 9 velocidades
Consumo oficial: Ciudad: N.D.
Carretera: N.D.
Consumo en pruebas: Autopista: 11.3 km/l
Combinado: 8.1 km/l
Cajuela: 442L
*0 a 100 km/h:
*100 a 0 km/h:
Versiones y precios:
Acura MDX SH-AWD: 864,900 pesos
Datos obtenidos con el equipo de pruebas Vbox de Vbox México