8 claves del nuevo Acura RDX 2019 que ya está en México

El crossover más pequeño de Acura aterriza en México con su tercera generación, volviendo a incorporar mecánicas turbocargadas y con una propuesta de valor interesante.

Las compras de autos premium en México difícilmente son sensatas, porque el factor de valor-precio sencillamente esta más presente en autos de corte generalista con un precio más bajo y un nivel de equipamiento similar o incluso superior.

Ese no es el caso de la nueva RDX, porque aun en el espectro Premium, entrega un valor sobresaliente por cada peso pagado si la comparamos con otras camionetas de tamaño y enfoque similar. Ya la manejamos, y a continuación, resumimos los puntos más importantes en 7 claves.

Empecemos con el diseño

La nueva Acura RDX es mucho más atractiva que su antecesora, volviendo de cierto modo a las raíces de su primera generación, con un diseño más atrevido y enfocado en el dinamismo. Es más grande en cada cota y, sin embargo, la sensación es la de estar ante una camioneta más compacta y musculosa.

Toma la nueva parrilla de forma de diamante que ya tenía el resto de la gama, abandonando el controversial ‘pico cromado’ de la generación pasada. Los faros son más grandes, y aunque la apariencia es subjetiva, creo que el conjunto tiene mucha más personalidad.

Por atrás, la forma de las luces es más arriesgada y me recuerda un poco a lo que presenta el Accord 2018, mientras que la forma de la compuerta trasera y el espacio para matricula tiene un forma que recuerda a lo visto en la más reciente Mazda CX-5.

Por dentro

El interior es más familiar y común que el exterior, pero sigue siendo una evolución sustancial respecto a la generación saliente. El centro de todos los mandos es la perilla selectora de modos de manejo, para acceder rápidamente a los programas de Nieve, Comfort, Sport y Sport+.

Los materiales son de buena calidad, aunque algunos de ellos, especialmente en la parte baja, todavía recuerdan a los productos generalistas de su marca hermana, Honda.

Los asientos merecen una mención especial, tanto los delanteros como los traseros; se adaptan bien a las formas del cuerpo y tienen un estupendo soporte lateral.

Dos versiones: Tech y A-Spec

La estrategia de versiones es clave para la percepción de valor que nos ha dejado la nueva RDX 2019. El equipamiento es prácticamente el mismo en ambos casos, y muy completo, por lo que desde la versión de entrada Tech por 739,900 pesos ya incorpora asistencias de manejo, pantalla de 10.2 pulgadas, techo panorámico, rines de aluminio de 19 pulgadas, asientos eléctricos de piel con calefacción, control de clima bizona, iluminación LED  y el mismo tren motor.

La versión A-Spec es una variante deportiva, más que colocarse como una alternativa más equipada. Por 809,900 pesos, agrega el pack estético con acentos en negro y rines de 20 pulgadas, además de los faros antiniebla, acentos interiores en suede y sistema de sonido 3D.

Debido al diseño de la fascia trasera, el A-Spec pierde la capacidad de abrir la compuerta trasera con manos libres, y a no ser que necesites del aspecto deportivo y del sistema de sonido mejorado (que te hace sentir en una sala de conciertos), la mejor compra es la variante más accesible por un precio inferior a otras competidoras, con mejor equipamiento de serie y un tren motor más capaz.

Nuevo info entretenimiento

Afortunadamente, Acura al fin se olvida del confuso y poco intuitivo sistema de pantalla doble que todavía equipan sedanes como el TLX para dar paso a una interfaz totalmente nueva. Usa una sola pantalla de mayores dimensiones, y aunque los mandos táctiles generalmente son muy intuitivos, tienen un problema, porque involucran desviar la mirada del camino y estirar la mano para alcanzarla.

Acura resuelve esta forma de una forma muy práctica, la pantalla no es táctil, pero se controla desde un touchpad que imita a la pantalla; es decir, si tocamos la parte superior derecha del panel, estaremos seleccionando lo que sea que se encuentre en la parte superior derecha de la pantalla, y luego podremos presionar el mando para seleccionar.

Acura lo llama True Touchpad Interface, y no hay que estar siguiendo un cursor. Toma unos momentos acostumbrarse, pero una vez que lo hacemos es sumamente amigable y fácil de usar. Por fin un sistema que está a la altura de sus pretensiones Premium.

Tren motor conocido

El tren motor no es otro que el excelso bloque turbocargado de 4 cilindros y 2.0 litros que tiene sus orígenes en el Civic Type R y que se usa en el Honda Accord, acoplado a la misma transmisión automática de 10 relaciones con modales fenomenales.

El motor pierde 1.5 litros y 2 cilindros frente al interior, y con 261 hp tiene 18 caballos menos, pero gana 28 lb-pie de par con 280 y las entrega en ambos casos es más constante que en el V6 de la pasada. El par máximo está disponible en su totalidad desde 1,600 hasta las 4,500 rpm.

Al acelerar, no hay un tambaleo o indecisión, pero tampoco mucho drama. Simplemente gana velocidad de forma de forma lineal, tampoco te pega al asiento cuando aceleras a fondo, pero sí hay una disposición especial de la caja para reducir hasta 4 velocidades en segundos cuando aceleramos a fondo para poner al motor en su punto optimo de funcionamiento para conseguir adelantamientos con facilidad.

Super Handling-All Wheel Drive

Una prueba más de que la nueva RDX recupera las intenciones deportivas que la anterior no tenía. Un más elaborado sistema SH-AWD toma el lugar del más común sistema AWD de la generación pasada, y ahora puede enviar hasta el 70 por ciento de la fuerza total del motor al eje trasero, pero de forma crítica, puede darle ese torque en su totalidad a una sola de las dos ruedas.

De esta forma es capaz de crear momentos de derrape controlado para sacar al vehículo de una curva, pero la magia está en que nunca lo percibes porque no espera a que el auto este perdiendo tracción para entrar en acción. No hay una sensación de como la potencia se mueve del eje delantero hacia el trasero, no se siente como un sistema de control vectorial de torque como el de muchos hot-hatches, y eso es lo más valioso en un SUV premium, que el sistema trabaja de forma efectiva y silenciosa.

Efectividad dinámica

Con más de 1,800 kilogramos de peso, el RDX no es un precisamente un peso pluma, pero consigue disimular muy bien los kilos extra.

No se comporta como un crossover deportivo a rajatabla, pero la sensación es la de estar al volante de un auto sofisticado y muy eficaz, de forma que no será difícil para conductores con poca experiencia subirse y llevarlo con agilidad en caminos tortuosos.

La dirección de relación variable es precisa y linear en todos los modos de manejo y la suspensión la deja atacar curvas con la serenidad de un auto que pesa 200 kilogramos menos, plana y con apenas balanceo de la carrocería. También es tan sofisticada como para rodar sobre empedrados con un filtrado efectivo.

Los modos de manejo tienen relación directa con la dirección, transmisión y sonido interior. Sport es perfectamente útil para todos los días y no se siente una diferencia notable con el modo Comfort, pero Sport+ exagera los sonidos del motor a través de las bocinas y vuelve a la dirección muy pesada, además de apurar los cambios descendentes hasta el punto en el que la caja hace cambios descendentes con solo insinuar el acelerador, por lo que es mejor dejarlo para conducción en caminos secundarios.

Snow retrasa todas las reacciones del auto, y la realidad es que no tiene un uso real en nuestro país a no ser que te encuentres en medio de un pavimento muy resbalozo.

Dimensiones y rivales

Con sus 4,755 mm de largo y 2,750 mm entre los ejes, RDX es un crossover mediano, pero el valor está en que por el precio de la variante Tech solamente accedes a crossovers compactas, como Audi Q3, BMW X1 o Volvo XC40 con un equipo similar.

Además, por ese precio será difícil acceder a un motor con más de 250 hp como el de la RDX en un auto de su tamaño. Esa es la propuesta de valor de la que hablábamos, está muy bien equipada y tiene un motor con potencia equivalente a los de los tope de gama en sus rivales por un precio menor.

Ahora lee