7 puntos clave de la nueva Toyota Rav4 Adventure 2019 a 4,200 metros de altitud

En un primer contacto con la nueva SUV compacta de Toyota, pudimos manejarla en autopista y fuera del pavimento y estos son los puntos que nos gustaron y los que no tanto.

La quinta generación de la Toyota Rav4 aterriza para formar parte de la oferta para compra de auto en México totalmente renovada, y ya puedes leer un comparativo muy completo frente a los mejores exponentes de su segmento. En esta ocasión pudimos manejarla en una prueba a fondo, saliendo de la Ciudad de México y conduciendo hasta Orizaba, en el estado de Veracruz con un ascenso a más de 4,200 metros sobre el nivel del mar al Pico de Orizaba.

En estos siete puntos clave englobamos los puntos más destacados de la nueva oferta, que compite en un segmento durísimo frente a camionetas como la Honda CR-V, Mazda CX-5, Volkswagen Tiguan, Hyundai Tucson, Chevrolet Equinox o Kia Sportage.

Apariencia

Estéticamente, la nueva Rav4 ha tomado riesgos. Es la SUV más vendida del mundo y la realidad es que quizá no necesitaba hacerlo, pero lo agradecemos profundamente.

Todo el diseño está basado en dos octágonos contrapuestos, y aunque es difícil de apreciar de esa forma, sí podemos confirmar que tiene una presencia que anteriormente no se encontraba en este modelo, especialmente en la versión Adventure que probamos.

Las líneas son más angulares y le dan un carácter cercano al de una SUV real, con una parrilla que nos recuerda mucho a la de la Tacoma, pasos de rueda ensanchados y un trasero más audaz.

Equipamiento

La versión Adventure que pudimos manejar tiene diferentes atrbutos que la hacen muy interesante por un precio de 514,900 pesos. Cuenta por ejemplo con rines de aluminio de 19 pulgadas, faros de LED, techo panorámico eléctrico, pantalla de ocho pulgadas con navegación e interfaces para teléfonos inteligentes, asientos forrados en piel con ajuste eléctrico para el conductor y control de clima bizona con salidas para las plazas traseras.

La seguridad está bien cubierta, aunque en este segmento es equipamiento vital. Hay siete bolsas de aire para todas las versiones, control electrónico de estabilidad. También cuenta con anclajes ISOFIX y cámara de visión trasera.

Acabados

Es una de las mejoras más evidentes respecto a la generación pasada, porque como sucede con el Camry y con otros lanzamientos de recientes de Toyota, hay un salto cuántico en este aspecto.

Los plásticos en el tablero y en las puertas son suaves al tacto y transmiten la sensación de ser de un vehículo más exclusivo, mientras que el cuero en los asientos es también de buena calidad.

Para la versión Adventure, hay un tema con colores café, beige y naranja que la diferencian de la gama y de sus rivales, y le dan un aspecto más juvenil.

Conducción todoterreno

Es el diferenciador más grande en la Rav4, ya que en el mejor de los casos sus rivales ofrecen tracción integral solamente en las versiones tope de gama, pero la Rav4 lo contempla desde la versión XLE por 459,100 pesos, y solamente la LE de entrada no lo tiene.

Este sistema puede desacoplarse totalmente para tener un auto de tracción delantera cuando las condiciones no lo exigen y así reducir los consumos de combustible, pero cuando las condiciones se vuelven complicadas, tiene embragues gemelos en el eje trasero para enviar todo el par a una sola rueda. Incluso tiene una perilla para seleccionar los modos del sistema de tracción integral, que permite variar de lodo y tierra a terrenos rocosos o nieve.

En la carretera, el sistema está trabajando todo el tiempo con los sensores del acelerador, dirección y caja para enviar potencia a la rueda que más lo necesita, y aunque el conductor no podrá percibirlo, sí es posible ver cómo trabaja el sistema a través de un diagrama montado en la pantalla del cuadro de instrumentos. Por este precio, es la SUV más capaz que puedes comprar si piensas en usarla fuera del pavimento frecuentemente.

Suspensión y dirección

Es otra mejora notable respecto a la generación pasada, porque la dirección es mucho más precisa y también le transmite más al conductor para que de esta forma la Rav4 se convierta en un producto mucho más completo para aquellos que en verdad disfrutan de la conducción.

La suspensión es más bien blanda, pero ello nos ayudó en los tramos de terrenos complicados y con una marcha que filtra imperfecciones con facilidad.

Propulsor

La Rav4 2019 echa mano del mismo motor Dynamic Force de cuatro cilindros y 2.5 litros que se estrenó en el Camry, con 204 hp a 6,600 rpm y un par motor de 178 lb-pie disponibles entre las 4,000 y las 5,000 vueltas. En el Camry, ese propulsor nos pareció más que suficiente, pero en la Rav4 Adventure, con sistema AWD y 170 kilogramos más de peso que en el sedán mediano queda justo.

Hay la sensación de que el motor despierta solo cuando superamos las 4,500 rpm, porque la respuesta en bajos regímenes es pobre y hay que obligar constantemente a la caja a que haga cambios descendentes para adelantar o ganar velocidad con prontitud.

Sería interesante manejar la versión LE sin el sistema de tracción total, que con sus 1,550 kg y llanta de menor diámetro seguramente tendrá reacciones más similares a las del Camry.

Transmisión

El motor se acopla a una caja automática de ocho velocidades, que tiene cambios precisos y es contundente con la elección de cada marcha, algo poco común con cajas automáticas de tantas relaciones.

Sin embargo, el modo manual no es realmente eso, porque más bien limita a la caja a la marcha seleccionada como máximo, pero no la fija en esa velocidad. Este mismo síntoma lo notamos cuando la probamos en el Camry, y preferiríamos que fuera un modo manual puro y duro u no un modo low gear.

Ahora lee