6 razones sencillas y fáciles de corregir por las que tu coche podría no pasar la verificación

La verificación vehicular en CDMX regresa el 2 de julio, y aquí te damos 6 puntos fáciles de revisar para que te asegures de que tu auto aprobará sin problema.

Antes, los usuarios llegaban a los verificentros confiados, casi seguros de que su auto pasaría la prueba siempre y cuando contara con la antigüedad estipulada. Ya no más, con el nuevo programa los rechazos han aumentado y en ocasiones las razones son tan sencillas como fáciles de enmendar.

Recuerda que con tu pago tienes derecho a dos intentos, por lo que si te rechazan en la primera ocasión es importante que revises los siguientes puntos antes de volver a tomar turno si no quieres ser rechazado de nuevo y entonces sí, tener que volver a pagar la cuota.

Checa los testigos

Es una de las principales razones por las que los autos no reciben la calcomanía ‘0’ ya que todo testigo relacionado con el motor que se encuentre encendido al momento de la verificación causará rechazo, incluso si dicho testigo parece no ser importante o si no refleja la condición real del auto.

Por ejemplo, para los autos que avisan sobre los intervalos de mantenimiento, es muy importante que verifiques si en la pantalla central no indica que está próximo al servicio y también que pidas al taller o concesionario que lo reinicie después de haber realizado el servicio de mantenimiento correspondiente.

Aguas con el mofle

Es una causa algo tonta, pero vale mucho la pena mencionarlo. Conforme los autos ganan edad, es posible que ciertas partículas consideradas como nocivas permanezcan en el tubo de escape y se acumulen con el paso de los años.

Cuando el operario del verificentro inserta la sonda para medir las emisiones, esta registrará a todas aquellas partículas almacenadas y dará por hecho que son emitidas por el motor en ese momento, por lo que tu auto será rechazado y deberás volverlo a intentar.

No importa que tu motor se encuentre en excelentes condiciones y que sus emisiones reales sean mucho más bajas, así que es conveniente que, con cada mantenimiento, pidas a tu concesionaria o taller que limpie en la medida de lo posible esta zona del auto.

Asegúrate el que sensor de oxígeno está activo

Es la falla más común, y una de las principales quejas de usuarios con autos nuevos. La cosa es así, cuando el auto rueda sus primeros kilómetros los sensores de oxígeno y su conexión con el OBD no se activan al momento, sino que por unos cuantos kilómetros se ‘aprenden’ tus hábitos de manejo y aceleración para acoplarse al entorno de la mejor manera posible.

Durante este periodo de tiempo, si llevas tu auto al verificentro la computadora que recibe la información del auto no podrá establecer una conexión y dará por hecho que algo anda mal con tu auto, aunque este sea prácticamente nuevo y se encuentre en la mejor de las condiciones.

Te sugerimos que preguntes en la agencia como proceder con la primera verificación de tu auto para que las personas de servicio te orienten al respecto, ya que los parámetros para cada marca son variables y dependen de la configuración propia de cada armadora.

Supuestamente, no deberías de tener conflictos verificando después de los 500 kilómetros, pero si llegaras a tenerlos tu concesionario deberá asistirte sin costo alguno.

Altas emisiones de monóxido de carbono

Es el factor por el que se rechazan más autos todos los días, y no necesariamente involucra fallas mecánicas demasiado costosas o complejas. La raíz es que hay más aire del que debería en la cámara de combustión en el momento de la ignición, pero esto podrás enmendarlo con un chequeo en tu taller ya que generalmente la causa específica es un sensor de oxigeno sucio que no está detectando correctamente la cantidad de aire y por lo tanto inyecta menos gasolina al cilindro. Un chequeo o limpieza no es en exceso costoso ni tardado.

Alta concentración de hidrocarburos

Tal cual, las emisiones de tu auto contienen un gran porcentaje de gasolina sin usar, cosa que también traerá consigo consumos más altos de los esperados. Todos los motores modernos inyectan al motor un poco más de gasolina de la necesaria y la porción que no se enciende tiene como función enfriar al motor para mantener las temperaturas bajo control.

Si se inyecta aún más gasolina, es cuando la concentración incrementa a niveles no permitidos y el auto es rechazado. Generalmente, la raíz de este problema es que tus bujías se encuentran en mal estado y tu auto ya requiere de una afinación o solamente están sucias, pero en ambos casos la solución es relativamente sencilla.

Otro motivo de esta falla es que la gasolina este contaminada con un componente secundario, que bien podría ser agua. En este caso, la reparación sí es más costosa ya que deberás retirar el tanque de combustible para drenarlo junto con todo el sistema de inyección y remplazar todas las bujías.

Falla en el conector del OBD

Una razón que quizá no sea frecuente, pero es tan sencilla que vale la pena mencionarla solamente para que te asegures de que no es por esto por lo que tu auto no pasa. Como con nuestros teléfonos móviles, es posible que uno de los pines del enchufe para el OBD esté sucio y no sea detectado al momento de llevar a cabo el proceso.

No obstante, cada que llevas tu auto a uno de sus servicios de mantenimiento se le conecta un escáner y si tu asesor de servicio no te comenta nada es muy probable que no haya problema en este sentido.

Ahora lee