6 cosas que debes hacer en la prueba de manejo

Para algunos, el proceso de compra de un auto nuevo puede ser un proceso estresante. En nuestro mercado ya hay más de treinta marcas y tomar una decisión puede ser complicado. En Autología estamos para ayudarte, no solamente con pruebas, comparativas y análisis de compra, también te decimos cuales son las 6 cosas vitales que debes de verificar en la prueba de manejo para asegurarte de que tomarás la mejor decisión y comprarás el auto que mejor se ajuste a tus necesidades, después de todo, es muy probable que el auto que compres sea tu compañero diario por algunos años.

No te estreses, el automóvil es la compra más importante que hacemos después de un bien inmueble. Disfruta el proceso de investigación, evaluación y decisión porque al final de cuentas, no se compra un auto nuevo todos los días.

1.- Maneja el auto tal cual lo vas a adquirir

Es común que, en algunas concesionarias, solamente tienen disponibles para prueba de manejo a las versiones tope de la gama, cuando la realidad es que a veces nos decantamos por una versión básica o intermedia. Trata de buscar un concesionario que tenga la versión que estás pensando comprar, o por lo menos, asegúrate de que el auto que vas a manejar tiene el mismo motor y transmisión.

Una vez en el auto, pide al asesor que te informe cuales son las diferencias entre una versión y otra para no generarte falsas expectativas.

2.- Lleva a la familia a la prueba

Si comúnmente usarás tu auto acompañado de familiares, llévalos a la prueba para asegurarte de que el auto tiene el espacio suficiente. Una vez en marcha, verifica que el auto responda de la manera adecuada aun cuando va cargado. Si usas la carreola para bebés, métela y sácala de la cajuela cuantas veces sea necesario para verificar que cabrá en tu auto nuevo.

3.- Pruébalo en las zonas en donde estarás usándolo frecuentemente

Busca un concesionario cerca de tu casa u oficina y manéjalo por las mismas calles en las que circulas diariamente. De esta forma, podrás asegurarte de que, por ejemplo, puede superar el tope o adoquinado por el que tu auto pasará todos los días.

En un camino irregular, puedes probar la calidad de marcha, si el auto brinca o absorbe las irregularidades correctamente. También debes probar que no se desarrollen ruidos extraños en este tipo de caminos.

4.- Ponte cómodo

Ajusta el asiento, volante y espejos a tu posición de manejo y verifica que te encuentres cómodo, que la visibilidad al exterior es buena y que hay espacio suficiente para los pasajeros.

5.- Checa la respuesta del motor y de los frenos

Nosotros hacemos nuestras pruebas con aceleraciones de 0 a 100 km/h y las pruebas de frenado las hacemos de la misma forma, de 100 km/h a 0. Entendemos que en un entorno urbano no es sencillo hacer este tipo de pruebas, pero al menos acelera hasta 60 kilómetros y luego has una frenada de pánico para que comiences a familiarizarte con el que podría ser tu auto por los próximos años.

Si conoces un camino sinuoso por la zona, llévalo para probar el comportamiento de la suspensión y dirección.

6.- Lleva tu dispositivo móvil y parealo con el auto

De esta forma, te asegurarás de que no existe un problema de compatibilidad como sucede cuando combinamos algunos dispositivos inteligentes con algunos autos. Si hace calor, prueba el aire acondicionado y asegúrate de que satisface tus necesidades.