50 años AMG, medio siglo de maravillas alemanas

Existen tres letras que son sinónimo del Driving performance y el alto rendimiento: AMG. Hace 50 años, dos ingenieros fundaron esta compañía que preparaba autos Mercedes-Benz; sus nombres: Hans-Werner Aufrecht y Erhard Melcher. Con el nacimiento de esta nueva empresa en Grobaspach, se completaban estas tres míticas letras. A y M por los apellidos y G por el lugar de nacimiento. Hoy en día forma parte de Mercedes-Benz y se dedica no solo a preparar los autos de la estrella, sino también a desarrollar vehículos propios Full AMG como el SLS “alas de gaviota” que estuvo en producción de 2010 a 2014 y toda la familia AMG GT que se presentó en 2015 y que continúa presentando nuevos integrantes año con año.

Durante 30 años se dedicaron a preparar los autos de Mercedes-Benz y tuvieron mucho éxito dentro y fuera de la pista. Con sede en Affalterbach, la compañía continuó cosechando importantes resultados y terminó por incorporarse a la familia Daimler para desarrollar los mejores autos de alto rendimiento y para crear autos y motores únicos.

Actualmente la marca tiene presencia en todos los segmentos que ocupa Mercedes-Benz: desde el compacto Clase A en su versión 45 hasta el majestuoso Mercedes-AMG S 65. Igualmente lo hace en las exitosas SUVs con Mercedes-AMG GLA 45, hasta llegar a la emblemática Clase G en versión 65. Así con motores de cuatro, seis, ocho y hasta doce cilindros, la gama de alto rendimiento de Mercedes-Benz sigue creciendo y otorgando la más amplia oferta de autos, todos ellos bajo la filosofía de Driving Performance.


Bien sabido es que la filosofía de AMG, “one man, one engine” existe ya que cada uno de los motores V8 y V12 salidos de Affalterbach, son ensamblados de manera manual por uno de los mejores ingenieros de la marca. Sin embargo, la incorporación de las motorizaciones más pequeñas como la 45 de cuatro cilindros y la 43 de seis, en motores producidos en masa, han sido un éxito.

Por su parte, el motor empleado en la gama compacta de los 45, es el de producción en serie, más potente del mundo con 381 HP. En cuanto al crecimiento al V6 de la gama 43, se ha vuelto el acceso de muchos clientes al Driving Performance que prometen las tres míticas letras.

Para complementar el éxito, en 2010 AMG presentó el primer auto desarrollado enteramente por la marca de Affalterbach, el SLS AMG. Tomando muchos atributos del exitoso y clásico 300 SL “Gullwing” el auto debutó de manera extraordinaria y tuvo un excelente recibimiento, incluso incursionó en las carreras y hasta un experimental eléctrico fue comercializado.

Posteriormente, la segunda generación de la marca vino con el AMG GT. En su versión coupé y la novedosa variante convertible, el deportivo se ha vuelto un hito del alto desempeño, apareciendo como auto de seguridad en la Fórmula 1, en la categoría de GT3 en el Campeonato Mundial de Resistencia y rompiendo el récord para un auto deportivo de tracción trasera en el exigente infierno verde. Con 7 minutos y 10.9 segundos, el Mercedes-AMG GT R se colocó como uno de los más rápidos en Nürburgring.

Texto original publicado en soloautos.mx