5 trucos para salir bien librados de los odiados valet parking

Nos ha pasado, llegamos a un restaurante, centro comercial o evento y la única alternativa para aparcar nuestro automóvil es el valet parking ya que, por razones de ‘seguridad’ no permiten que nadie externo a ellos pase al estacionamiento y pueda estacionar su coche por sí mismo para guardar las llaves y asegurarse de que nadie más estará andando por ahí con nuestro coche. Tenemos claro que nadie cuida lo ajeno tanto como lo propio, por eso, en Autología preferimos usar los parquímetros en nuestra ciudad o de plano, si sabemos que nos dirigimos a un lugar en donde un valet será la única forma de dejar nuestro auto, usar los servicios de Uber o de un Taxi y de paso, evitarnos las altas tarifas que cobran.

Estas son las siete razones principales por las que odiamos a los valet parking y también te diremos como puedes esquivarlos cuando te das cuenta que aparentemente, la única opción será dejarles tu auto.

¿Por qué los odiamos?

  1. Manejan como maniáticos

Los hemos visto, ya sea en vialidades muy pequeñas o dentro de los estacionamientos públicos en donde operan, toman un automóvil y lo manejan como si estuvieran en un monoplaza de Fórmula 1 compitiendo en el GP de México. Si nosotros cuidamos nuestros coches para que no tengan desgastes prematuros, ¿por qué tendríamos que estar de acuerdo con que alguien más los maltratara?

Checa estos 8 consejos para alargar la vida de tu auto

  1. Si tu coche es rápido o de lujo, no dudes que vayan a presumirlo con sus amigos

Así es, si tienes la mala suerte de tener un auto Premium o deportivo y lo dejas en el valet parking, es muy probable que lo presuman con sus compañeros en el trabajo, revolucionando los motores para que todos sepan quien está manejando el auto más poderoso y hasta haciendo pequeños arrancones, con embrague quemado y todo el show incluido (los hemos visto hacerlo).

  1. Nos ganan los lugares en las calles de forma grosera

Sucede mucho en las zonas de Polanco y La Condesa en la Ciudad de México, cosa que afortunadamente se ha erradicado en cierta medida con la implementación de los parquímetros. Imagina que tienes casi media hora buscando un lugar y cuando finalmente ves uno que está por desocuparse, te lo ganan de forma grosera y aparte argumentan que es su lugar de estacionamiento. Nunca va a ser posible ganarles un lugar porque generalmente, cuando desocupan uno, ya tienen a otro compañero esperando para estacionar otro auto.

  1. Si dejaste objetos de valor en tu auto y no los reportaste, estos desaparecerán como por arte de magia

No importa de qué se trate, desde una computadora portátil (que recomendamos no dejar nunca en el auto), un reproductor Mp3, ropa o hasta cambio en monedas. Si les entregas el coche y olvidaste reportarles algunos de estos objetos puedes dar por hecho que no van a estar en el auto cuando te lo devuelvan. Si dejas el auto, cosa que creemos no debes hacer jamás a no ser que verdaderamente sea tu última opción, más vale que bajes absolutamente todo y lo lleves contigo. Ojo, si alguno de sus clientes necesita alguna refacción para un auto como el tuyo, probablemente la tomen para venderla, ya sean herramientas, llantas de refacción, tapones y tapas del motor y seguramente no te des ni cuenta.

  1. Si tienen tiempo para descansar, lo más probable es que utilicen uno de los autos de sus clientes para pasar el rato

Si por alguna razón tienen un momento para descansar porque no hay clientes o porque están en su hora de comida y tu coche es el más cercano, no dudes que usen tu auto con ese fin, prenden el motor y usan gasolina, que no es nada barata, para encender el aire acondicionado y sentirse confortables porque es probable que nadie se dé cuenta. Si deben comer algo, lo harán en tu auto y ello implica que, si se derrama, tu tendrás que lavarlo y desodorizarlo.

  1. Si dañan tu coche, usan el argumento de ‘ese golpe ya lo traía’ para salirse con la suya

Uno de los puntos más claros por los cuales odiamos a los valet parking, en el momento en el que recibes tu boleto estás aceptando que si lo dañan ellos tendrán que repararlo, pero siempre bajo sus reglas y en el momento en el que a ellos más le convenga pues generalmente tienen convenios con algunos talleres de hojalatería por su zona. No importa que tengas un auto último modelo que deba ser llevado a la concesionaria para ser reparado con piezas y pintura original, si ellos lo dañan esto no sucederá.

Eso es en el mejor de los casos, la mayoría de las veces será incluso difícil que acepten y su responsabilidad y terminarás reparando tu auto por tu cuenta y con tu dinero.

  1. Porque si te estacionas en su zona de valet y no les das tus llaves, seguramente van a hacerle algún daño a tu coche

Este punto se explica solo, pero sí, aparentemente tienen zonas designadas, mismas que les compran a los gobiernos municipales para estacionar los coches. Mentimos, pero, ¿a poco no se comportan como si en verdad hubieran pagado por comprar una parte de la calle?

Si dejas tu auto en una de las zonas que ellos creen que les pertenece, seguramente no lo encontrarás como lo dejaste, le va a faltar algún espejo, aire a las llantas o tendrá un rayón en la pintura abarcando todo el largo del automóvil.

¿Cómo salir bien librado?

  1. Diles con educación que tu auto está fallando y pide que te dejen estacionarlo

En el equipo de Autología, este argumento nos ha funcionado por años y hemos podido estacionar nuestros coches por nuestra cuenta y dejarlos seguros. Aun en lugares en donde el valet es obligatorio, nadie quiere quedarse con un coche que ya no funciona a mitad de la calle. Si argumentas que tiene un fallo en el clutch, frenos o que se sobrecalienta y pides que te libren un lugar en donde no estorbe y no tengan que moverlo, a cambio de que les pagues el boleto, probablemente accederán.

Te pueden interesa también estos consejos para la época de lluvias

  1. Argumenta que es el auto de tu compañía y di que tienes documentos en la cajuela que no puedes bajar contigo

Siempre funciona, nadie quiere la responsabilidad de tener la llave de un auto que contiene una gran cantidad de documentos sin valor monetario, pero de suma importancia para dueño del auto. Pide que te hagan un lugar y deja tu auto, siempre quedándote con tus llaves.

  1. Es el coche de tu jefe o suegro y necesitas que esté seguro y a la vista

Créanlo o no, hay dos personas con las que nadie quiere tener problemas jamás y esos son los suegros y los jefes. Tampoco nadie quiere ocasionarle a alguien más problemas con el suegro o el jefe. Si parece que tendrás que dejar el auto para que lo lleven a estacionar lejos y sin que nadie lo vea, este argumento puede salvarte.

  1. Si frecuentas algún lugar, hazte amigo de los valet de la zona

Si el trato con ellos es constante, hazte su amigo. Hay muchas maneras de que te aprecien y cuiden tu auto que no son en exceso caras, muchas veces, un refresco o una botana adicional a la propina las primeras veces son más que suficientes. Sabemos que a la larga puede parecer costoso, pero si eso te evitará conflictos, costosas reparaciones y te ahorrará minutos para encontrar un lugar, creemos que bien vale la pena.

  1. Habla siempre con propiedad y no caigas en provocaciones

Educación ante todo y sin importar que la persona con la que estés tratando no la tenga. Recuerda que en el pedir está el dar y será difícil llegar a un acuerdo a gritos e insultos. Adicionalmente, si los insultas y terminas dejando tu coche cerca, tienen como dañarlo y no podrás probar nada.