5 cosas que debe que tener el hipotético sucesor del Nissan Tsuru

Nissan anunció oficialmente que la producción del venerable Tsuru ha cesado después de más de 30 años, y que las ventas lo harán tan pronto como se agoten las ultimas unidades que ya fueron fabricadas.

El Tsuru destacó durante su largo ciclo de vida por ser un auto que entregaba movilidad económica para las familias mexicanas, con un amplio interior, a cambio de una plataforma antigua y muy poco estable, que no contaba con ningún sistema de seguridad y, por consiguiente, obtenía la calificación más baja en las pruebas de impacto de Latin NCAP, cero estrellas.

A continuación, mencionamos 5 atributos que deberá de tener su sucesor, de forma que mantenga los puntos positivos pero mejore aquellos puntos débiles.

1.- Economía

El Tsuru fue un auto que atrajo un gran volumen de ventas porque, por un precio relativamente bajo, entregaba un sedán de dimensiones que el mexicano promedio consideró suficientes para transportar a la familia. Es importante que su sucesor, cualquiera que sea, mantenga esta relación entre economía y espacio, porque realmente fueron esos dos factores los que lo hicieron tan exitoso.

Con esto, no nos referimos solamente a que debe ser económico de adquirir, también debe ser económico de mantener. Debido a que el Tsuru estuvo muchos años a la venta sin cambios mecánicos importantes, las refacciones estaban disponibles prácticamente en cualquier lugar y por un precio digerible para el mexicano promedio.

También es importante mencionar que, al no tener que invertir en el desarrollo de nuevos componentes, los existentes ya estaban amortizados y permitían que el precio de venta al público fuera bajo. Para lograr que el nuevo auto sea económico, seguramente habrá que aprovechar una plataforma existente, pero más nueva. Por estas razones, el Tsuru no fue solamente el favorito de familias, sino que también lo prefirieron taxistas, flotillas y hasta los servicios policiales locales.

2.- Seguridad

Es uno el punto más débil del Tsuru. La plataforma era tan antigua que ni siquiera contemplaba la posibilidad de equipar bolsas de aire frontales o frenos antibloqueo. La rigidez estructural del chasis era pobre y las pruebas de colisión frontal no se comportó a la altura de las expectativas de estos días, fue aceptable en los noventas, pero quedaba muy por detrás de los estándares actuales.

Hoy, existen plataformas económicas, pero con un mejor comportamiento ante las fuerzas que se generan en un impacto. Estos factores serán de suma importancia para que el sucesor del Tsuru tenga éxito como el nuevo auto para las masas.

Entendemos que el Tsuru deberá mantener un precio por debajo de los 180,000 pesos, y será prácticamente imposible que se incorporen bolsas de aire laterales o de tipo cortina y control electrónico de estabilidad por ese precio, pero sí deberá contar con una plataforma más moderna y resistente con, al menos, dos bolsas de aire y frenos antibloqueo en todas sus versiones.

3.- Confort

El confort es uno de los factores por los que brilló el Tsuru y que, por consiguiente, deberá mantener su sucesor. Por aproximadamente 150,000 pesos, el Tsuru ofrecía un nivel de habitabilidad que otros autos de precio similar no podían igualar, hablamos de hatchbacks como el Volkswagen up!, FIAT Mobi, Chevrolet Beat o el propio Nissan March.

Será de suma importancia que el ‘nuevo’ Tsuru mantenga la carrocería sedan por dos factores: status y volumen de carga. En nuestro país, los sedanes son vistos como autos más maduros y también se les aprecia por contar con un volumen de carga más amplio.

4.- Confiabilidad

Punto clave, hemos preguntado a taxistas qué es lo que más valoran de sus autos y una de las respuestas más comunes es que ‘nunca fallan’. Una familia que hace el esfuerzo económico por adquirir un auto nuevo no puede afrontar que este se encuentre en el taller por largos periodos de tiempo, y tampoco pagar reparaciones costosas constantemente. Imaginemos ahora que pasa con un taxista, que requiere del auto para trabajar, es su única y principal herramienta.

Será vital que el auto que vaya a suceder al Tsuru utilice un motor probado, con un muy bajo índice de fallas, esquemas de suspensión sencillos y aguantadores y cuyas refacciones o piezas de recambio estén disponibles rápidamente y por un precio digerible.

5.- Bajas emisiones

Muchos no los saben, pero de forma oficial, el Tsuru sale de producción por sus altas emisiones contaminantes, ya que si por seguridad fuera, hubiera podido seguir vendiéndose hasta el año 2019 cortesía de nuestra permisiva y atrasada NOM 194.

Para ejemplificar, el Tsuru 2016 con dirección hidráulica emite 186 gramos de CO2 por kilómetro y 55 gramos de gases tipo NOx por cada 1,000 kilómetros, estos últimos son considerados tóxicos y causantes de muerte prematura en quienes los inhalan.

Por otro lado, tenemos como ejemplo al Nissan Versa, que con un motor de idéntica cilindrada y potencia similar emite 167gCO2/km y solamente 18gNOx/1,000kms. El motor del Versa es mucho más moderno, y cuenta con tecnologías más avanzadas de control de emisiones, por eso es que es más limpio.

Será importante que el sucesor del Tsuru sea confiable, pero también limpio y respetuoso con nuestra atmósfera. Esto solo se podrá lograr con un bloque más moderno, sin la necesidad de sacrificar algunos caballos de fuerza, aunque claro, podría ser más costoso.

Vídeo relacionado: Nissan Tsuru Buen Camino